El puerto aéreo de Berlín, construido durante la segunda guerra mundial, se transformará en la zona verde urbana más grande de Europa.

El alcalde de Berlín, Alemania, Klaus Wowereit, anunció que convertirá el antiguo aeropuerto de Tempelhof en la zona verde urbana más grande de Europa y que será un pulmón para la ciudad y un mitigador de dióxido de carbono (CO2), gas de efecto invernadero.

Argumentó que el complejo constará de 4,700 viviendas, oficinas para 7,000 trabajadores, una gran biblioteca y espacios deportivos para la sociedad berlinesa. “Esta es una oportunidad única que cualquier otra gran ciudad nos envidiaría. Tan solo el año pasado llegaron a Berlín 50,000 nuevos vecinos. Para esta gente necesitamos nuevos espacios a un precio razonable. Si no podemos construir alrededor de la mayor superficie vacía de la ciudad, ¿entonces dónde?”, enfatizó Raed Saleh, el líder parlamentario del Partido Socialdemócrata Alemán, posible candidato a suceder en la alcaldía en 2016 a Klaus Wowereit.

 

Tempelhof se convertirá en un área de disfrute para los ciudadanos de Berlín.
Tempelhof se convertirá en un área de disfrute para los ciudadanos de Berlín.

 

El proyecto de la transformación del antiguo aeropuerto de Tempelhof tendrá una inversión de 61.5 millones de euros.

 

Tempelhof no es un lugar cualquiera. Se trata del aeropuerto concebido en los años treinta del siglo anterior por Ernst Sagebiel como muestra de lo que debía ser la arquitectura del Tercer Reich. Es el lugar que en 1948 sirvió para evitar el bloqueo de las fuerzas soviéticas al Berlín occidental. El puente aéreo unió a Berlín con el resto de la República Federal Alemana durante casi un año. Los aviones con alimentos y otros bienes de primera necesidad llegaron a aterrizar y a despegar cada 90 segundos.

Después de largas discusiones y de un referéndum para decidir su futuro, el aeropuerto de Tempelhof se cerró el 31 de octubre de 2008. La razón fue su cercanía al centro de la ciudad que impedía la ampliación tanto de sus pistas como de sus terminales, y sus pequeñas dimensiones para el aterrizaje de las grandes aeronaves modernas.

En 80 años Tempelhof fue testigo de muchos acontecimientos de la convulsa historia alemana, pero, a pesar de ser un ícono histórico, el elevado costo de mantenimiento y su reducido tamaño limitaban su capacidad para acoger el actual volumen de tráfico aéreo.

 

Primera etapa (en operación) 2010-2013: Uso deportivo y cultural.
Segunda etapa 2010-2016: Revitalización de la zona de Kreuzkölin, al sur de Berlín

La enorme zona VERDE URBANA

 

Este gran espacio será el escenario del mayor jardín urbano de Europa. Una iniciativa que no abunda últimamente y que contrasta con aquello que ocurre en otros países, donde los planes para la construcción de nuevas zonas verdes en ciudades se han reducido a la mitad en los años recientes.

Dos empresas escocesas, Gross Max y Sutherland Hussey, serán las encargadas de llevar a la práctica la reconfiguración del antiguo aeropuerto de Berlín, en un proyecto que se completará en 2017, justo a tiempo para acoger la Exposición Internacional de Horticultura.

 

El aeropuerto de Tempelhof cerró en octubre de 2008. La razón, su cercanía al centro de la ciudad que impedía la ampliación tanto de sus pistas como de sus terminales y sus pequeñas dimensiones para el aterrizaje de las grandes aeronaves.

 

Las firmas Gross Max y Sutherland Hussey se encargarán de la reconfiguración del aeropuerto.
Las firmas Gross Max y Sutherland Hussey se encargarán de la reconfiguración del aeropuerto.

 

Se calcula que el costo total del proyecto será de 61.5 millones de euros, aproximadamente. Y, para calmar los ánimos de los nostálgicos, el proyecto promete ser respetuoso con la historia del aeropuerto. Por ejemplo, se prevé conservar el edificio semicircular, de más de un kilómetro de longitud, que Albert Speer diseñó como terminal aérea en los años treinta. El plan de trabajo también incluye la construcción de vistosos jardines verticales.

En más de 400 hectáreas, el sitio será uno de los parques urbanos más grandes de Europa y es, sin duda, una de las comisiones más importantes hasta la fecha de las prácticas basadas en Edimburgo.

Daniel Reiser, jefe de proyectos de Gross Max dijo:

“Esta es la culminación de varios años de trabajo exitoso en las licitaciones en Berlín y estamos muy contentos de haber ganado esta comisión para diseñar uno de los proyectos más importantes y singulares de Europa”.

Para Sutherland Hussey, este triunfo es otra comisión internacional de alto perfil para añadir a varias ganados por la firma escocesa de diseño en diferentes lugares de Europa.

Mientras se completa este proyecto, los berlineses ya pueden utilizar el antiguo recinto aeroportuario como lugar de recreo, ya que desde mayo de 2010 el lugar se encuentra abierto para visitas, durante las que se pueden realizar distintas actividades, desde paseos, juegos de pelota hasta días de campo.

 

En más de 400 hectáreas, el sitio será uno de los parques urbanos más grandes de Europa.

 

Reconversión del aeropuerto Tempelholf de Berlín

Diseño Original:

Ernst Sagebiel

Superficie del terreno:

400 hectáreas

Viviendas:

4,700

Oficinas para 7,000 trabajadores

Despachos encargados del proyecto

Gross Max y Sutherland Hussey

Año aproximado de conclusión

2017

Inversión

61.5 millones de euros

 

El plan incluye jardines en todo el terreno.
El plan incluye jardines en todo el terreno.

 

Pulmón para Berlín

 

La remodelación servirá para hacer de Berlín una ciudad más sustentable. Además, la construcción de este enorme jardín urbano cobra relevancia si tenemos en cuenta su proximidad con el centro de la ciudad, pues unos seis kilómetros separan Tempelhof de la célebre Alexanderplatz -en el corazón de Berlín- por lo que se considera que está dentro de la ciudad, concretamente en la zona sur. Además, su tamaño, de casi 400 hectáreas, es superior al Central Park, de Nueva York.
La apuesta de Berlín por los espacios verdes está clara. La capital también destaca en lo que se refiere a la rehabilitación urbana ecológica, por su considerable número de huertos urbanos o techos verdes. La capital alemana cuenta con más de 4,000 hectáreas de huertos urbanos.

Nerea Morán, investigadora de la Universidad Humboldt de Berlín, escribe que aunque desde mediados del siglo XX la tendencia es a la disminución de huertos urbanos, “es posible que se esté produciendo un punto de inflexión“.
A juicio de esta investigadora, nos encontramos en un momento en el que “surgen nuevos proyectos y los existentes se reafirman gracias a la mayor conciencia ambiental de la sociedad, el interés por los alimentos sanos y producidos localmente, así como las posibilidades de cooperación en iniciativas relacionadas con la salud, la educación, el empleo y la
inclusión social“.

“Con un cuidadoso desarrollo podemos hacer una transición sustentable y polivalente de los barrios vecinos hacia este espacio abierto”, asegura Axel Wunschel, director ejecutivo de la Asociación de Empresas Constructoras
de Berlín.

Es un ejemplo que varias ciudades de Latinoamérica, entre ellas México, deberían tener en cuenta, pues en ellas cualquier zona verde que está disponible se utiliza para la construcción de enormes edificios de apartamentos o grandes centros comerciales, y las áreas verdes públicas son escasas.

 

Su tamaño, de casi 400 hectáreas, es superior al Central Park, de Nueva York.
Su tamaño, de casi 400 hectáreas, es superior al Central Park, de Nueva York.

 


Texto:Elvira Ocampo

Foto: TAGEES PIEL, WPS, SGPID HR, WKP, SIEGERENT WURF, BERL