El desempeño registrado a noviembre de 2015 estuvo por debajo de las expectativas; sin embargo, hubo un avance moderado en relación al mismo periodo de 2014.

A diferencia de años previos, cuando el sector exportador fue el principal motor del crecimiento económico de México y el mercado interno presentaba un gran rezago, en lo que va del año (al cierre de la presente edición), aunque a un ritmo ligeramente superior a lo registrado en 2014, es la demanda doméstica la que ha impulsado el crecimiento del país.

Los primeros nueve meses de 2014, la economía mexicana creció 2.13%, mientras que al mismo periodo, un año después, se observó un repunte anual de 2.5%, de acuerdo con el reporte oficial del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

 

El sector servicios creció 3.2% hasta el tercer trimestre.
El sector servicios creció 3.2% hasta el tercer trimestre.

 

De enero a septiembre México creció 2.5% anual.

 

Los sectores servicios y de la construcción son los únicos que están creciendo a un ritmo superior al presentado en 2014, mientras que las manufacturas perdieron fuerza y desaceleraron su ritmo.

Por su parte, el sector servicios avanzó a una tasa anual de 3.2% en los tres primeros trimestres de 2015, con lo que superó lo observado en todo el año previo que fue de 1.9 por ciento. A su vez, la industria de la construcción logró una expansión de 3.6% en los nueve primeros meses del año en curso, por encima del 2% que registró un año antes.

En contraste, todo el sector industria creció 1.2% de enero a noviembre, por debajo del 2.6% que logró durante todo el 2014.

 

Demanda interna

 

De acuerdo con analistas de Banorte-Ixe, a pesar del lento aceleramiento en el ritmo de expansión económica, algo positivo que se observa es el mayor dinamismo de la demanda interna.

“Mantenemos nuestro estimado de crecimiento para la economía mexicana en 2.5% anual durante 2015. A pesar del moderado avance que ha registrado la economía mexicana en los primeros tres trimestres del año, continuamos pensando que la dinámica de crecimiento de la actividad económica será más favorable en los próximos meses”.

En particular, agregan, la demanda interna continúa mostrando un mejor desempeño derivado del aumento en el poder adquisitivo de los hogares mexicanos y de la mayor inversión que han realizado las empresas ante la perspectiva más positiva que predomina para México, dada la aprobación de las reformas estructurales.

Los especialistas prevén que el gasto interno continuará recuperándose debido a tres factores primordiales:

La notable mejoría en la dinámica de crecimiento por la que pasa el mercado laboral mexicano.

La trayectoria descendente que se estima continuará respecto a la inflación durante 2015.

 

Turismo y comercio impulsan el desempeño del sector servicios.

 

 

Y la recuperación registrada por las ventas minoristas, la cual se ve registrada como un mejor desempeño en los reportes de ventas publicados tanto por la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (Antad) como por el Inegi.

Por su parte, Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA Bancomer, opina que el consumo del sector privado ha mejorado su desempeño a partir de la segunda mitad de 2014, lo cual se reflejó en una tasa de crecimiento ascendente. Asimismo mencionó que si bien el crecimiento del consumo privado ha mejorado, su tasa de expansión anual durante los tres primeros trimestres de 2015, todavía resulta moderada, a un ritmo ligeramente superior al 3%; igualmente estimó que el progreso en el consumo privado es resultado de la mejora en el salario real, principalmente por la caída de la inflación a mínimos históricos; la creación de empleos formales y el efecto positivo de la depreciación cambiaria en el sector turístico, así como las remesas, mismas que han repuntado a lo largo del año.

En particular, destacó el desempeño del sector servicios que se vio favorecido, en primer lugar, por el turismo y, en segundo, por el comercio.

Analistas de Santander consideran: “Claramente el gasto del sector privado, tanto de consumo como de inversión está determinando el crecimiento de la actividad económica, mientras que los factores limitantes provienen de la caída en la producción petrolera y del escaso dinamismo de la inversión gubernamental (sector público, estados y municipios)”.

Por su parte, expertos de Banamex señalaron que los ingresos de los comercios al por menor se incrementaron a una tasa promedio anual de 5.2% durante los primeros nueve meses de este año, por arriba del incremento promedio del 2.5% que tuvieron en el mismo periodo de 2014. Con base en lo anterior, los ingresos de los comercios al por menor consolidarían la tendencia alcista en septiembre, luego del fuerte avance de 1.5% que registraron en agosto (6.4% anual), el cual en su momento sorprendió al alza. En todo caso, los resultados recientes (a septiembre), aunque no fueron satisfactorios, apuntan todavía a una mejoría en la dinámica del gasto de consumo privado durante el tercer trimestre de 2015.

“Estimamos que el consumo privado continuará con esta tendencia durante los siguientes meses (prevemos su crecimiento anual en el cuarto trimestre mayor a 3% aunque ligeramente por debajo del tercero) toda vez que el crecimiento del empleo en el sector formal se ha mantenido relativamente firme, así como el del salario real, las remesas y el crédito al consumo”.

 

 

Especialistas estiman que el consumo privado crezca 3% en el cuarto trimestre.

 

Riesgos latentes

 

Para Serrano, de BBVA Bancomer, la reducción en el precio internacional del petróleo, un menor crecimiento al esperado de Estados Unidos y el limitado gasto en infraestructura han resultado en un menor ritmo de crecimiento de la economía mexicana.

“Los datos de crecimiento del PIB para los primeros nueve meses del año sugieren un desempeño económico moderado en el que el crecimiento anual del PIB en 2015 estaría por debajo de 2.5 por ciento.

 

Industria de la construcción tuvo un crecimiento de 3.6 por ciento.
Industria de la construcción tuvo un crecimiento de 3.6 por ciento.

 

 Si al punto anterior se agrega la perspectiva de un entorno internacional poco favorable para el país, dado por un bajo precio del barril de petróleo de exportación, una posible alza en las tasas de interés en los mercados internacionales y un moderado ritmo de crecimiento económico de Estados Unidos –el principal socio comercial de México–, se estima un desempeño moderado en la economía del país en el último trimestre del año e inicios del año próximo”, concluyó.

Dada la desaceleración global, la cual pueda afectar a la industria manufacturera y el comercio mundial, analistas de Barclays también vislumbran riesgos a la baja; aunados a condiciones internas, donde, tanto la producción de petróleo, podría estarse afectando, así como el sector de construcciones, que podría seguir siendo débil. A pesar de lo anterior, coinciden con los analistas de Banamex, en incrementar su pronóstico de crecimiento para el año 2015 de 2.3 a 2.5%, nivel que Santander mantiene como pronóstico desde meses atrás.

 

 


Texto:Ricardo Vázquez

Foto: Milliken Chemical, CJS, DOR, FRZ, RDV, FORBES