Centros comerciales: ¿Necesidad o capricho?

Muchos extranjeros, principalmente norteamericanos, me preguntan a qué se debe el crecimiento o boom que los sectores de centros comerciales y vivienda han tenido en México, ya que en los últimos cinco años el desarrollo de centros comerciales ha sido mucho mayor que en años anteriores. Es decir, en los últimos cinco años se han desarrollado más metros cuadrados de centros comerciales que en los 10 o 15 años anteriores.

 

¿Por qué se ha dado este fenómeno? La respuesta más sencilla es que la banca y otras instituciones financieras empezaron a liberar créditos desde el 2000, logrando que la gente empiece a tener acceso a dinero, a través de crédito al consumo o tarjetas de crédito. Como consecuencia, el crédito al consumo creció 34 por ciento en los últimos tres años. Algo parecido ocurrió en vivienda, ya que desde que se "destaparon" los créditos hipotecarios el sector de vivienda media se reactivó y se logró un crecimiento exponencial.

Con esto quiero decir, una vez que hay dinero o que la gente tiene acceso a recursos ciertos sectores despegan. Sobre todo si consideramos que desde 1995 no había habido ningún tipo de crédito, ni en tarjetas de crédito ni en hipotecario, y si lo había era muy caro para la mayoría. Esto trae otro tipo de riesgos para el sistema financiero, pero eso es tema de otro artículo.

Respecto del consumo, comenzó a crecer de manera consistente y se empezaron a desarrollar centros comerciales que cumplían con dos funciones:

Satisfacer la demanda no atendida en años pasados por la falta de desarrollo, derivado de una época de ajuste y crisis que todos pasamos, mediante la construcción de centros comercialesy tiendas de autoservicio. Satisfacer la necesidad que tiene la sociedad de tener espacios públicos para recreación.

Es sobre este último punto donde quisiera concentrar mi reflexión en este artículo, ya que la sociedad debería contar con espacios públicos para la distracción y esparcimiento social, gracias al pago de nuestros impuestos y a una buena planeación urbana hecha por los gobiernos.

La realidad es que las autoridades locales cuidan poco ese aspecto, por lo que una de las funciones de los centros comerciales es dar un espacio seguro, cómodo y con distracciones a la gente, que ayude a pasar el tiempo y sustituya a los parques que o no existen o están pésimamente mantenidos o son inseguros. Entonces podemos ver que los centros comerciales no sólo satisfacen las necesidades de consumo de la gente, sino que además cumplen con una función "social" de dar espacios a las personas para que puedan pasar el rato. Pero, ¿cómo está el desarrollo de centros comerciales en México?, ¿existe todavía "espacio" en el mercado para seguir desarrollando centros comerciales?

Mediante una comparación simple, pero efectiva, comparando el sector con el mismo en Estados Unidos, como se muestra en la tabla 1, podemos ver que existe espacio para seguir desarrollando este tipo de inmuebles.

(1) Mediante una comparación de PIB per capita: si el PIB per cápita de México es el 20 por ciento del de Estados Unidos, entonces se ajusta el número de metros cuadrados de centros comerciales per capita al 20 por ciento de Estados Unidos.

Este análisis simple nos da una idea de que todavía hay oportunidad de crecimiento, quizá por lo próximos tres a cuatro años, para luego entrar en un periodo de estabilidad, administración y consolidación del sector comercial en México.


Jorge Girault Facha.


Conclusiones

Existe necesidad de seguir desarrollando espacios comerciales para satisfacer las necesidades de compra y servicios de una población que exige mejores precios y mayor cercanía a sus hogares.

Los centros comerciales se han convertido en lugares de esparcimiento social o punto de encuentro para la gente, por lo tanto, una necesidad para muchos.