Nuevos conceptos En centros comerciales

Los conceptos de los centros comerciales han cambiado de acuerdo con las nuevas necesidades y hábitos de los consumidores y usuarios, por lo que de lugares de abasto se han ido convirtiendo en lugares de entretenimiento y de placer.


Interior del centro comercial mundo E|GRUPO MAC

Según estudios recientes el paraíso para los comerciantes no es el segmento de alto poder adquisitivo, como se pensaba, sino las nuevas clases media y media alta, a las que se considera un segmento en crecimiento con solidez económica que está transformando rápidamente sus hábitos de entretenimiento, afirmó Francisco Muñoz, vicepresidente de CB Richard Ellis.

El especialista explicó que el hecho de que este año el sector inmobiliario tenga previsto invertir sólo en el Valle de México 2 mil millones de dólares en el desarrollo de nuevos centros comerciales se debe a la recuperación del poder adquisitivo.

Comentó que además de las fuertes inversiones se observa un cambio importante en los conceptos y oferta de los centros comerciales. En la década de los 70 los desarrolladores concebían los centros comerciales como un conjunto de establecimientos ligados a una tienda ancla, pero la mayoría no incluían espacios para la diversión, como salas de cine, el fast food o las áreas de entretenimiento infantil, como ahora.

Dijo que, como en las familias actuales hay varios sueldos, debido a que los padres trabajan o los hijos se quedan a vivir más tiempo en casa y pagan menos renta, los jóvenes, y en general las familias, disponen de más recursos para el entretenimiento.

“Esto se traduce sobre todo en un aumento en la demanda de bebidas, alimentos, prendas de vestir, conciertos, música, cine y deportes. De igual forma, las familias ya tienen el hábito de salir a comer una o dos veces por semana”, comenta Muñoz.

En ese sentido, los centros comerciales se están adaptando a la vida cotidiana porque representan para este sector de la población lugares seguros para el consumo y el esparcimiento, aseguró el agente inmobiliario.

“Incluso, antes la estrategia comercial era diferente. Hoy un centro comercial está rodeado de franquicias prestigiadas y tiendas departamentales. Los cines también cambiaron radicalmente la manera de ver las plazas comerciales y ayudaron mucho a revitalizarlas. Las cosas han cambiado pues antes había quienes creían que un buen restaurante no podía crecer en un centro comercial y hoy es todo lo contrario”, señaló.

 

Fin de semana en el centro comercial

El incremento en el número y competencia de marcas ha obligado a los centros comerciales a eficientar la distribución espacial en pasillos y áreas comunes. Por ello, en los últimos seis años la mayoría de las plazas comerciales, sin importar su clasificación, han sido objeto de renovación.

Además, cada vez es mayor el número de personas que en un centro comercial buscan no sólo ir de compras, sino también diversión y esparcimiento. Por ello ha ido quedando atrás el viejo esquema de la tienda ancla unida a una pequeña zona comercial.

Los nuevos giros de los actuales centros comerciales están dirigidos a atender las necesidades de una población más interesada en la salud, el deporte, la nutrición, la convivencia familiar y la recreación.

Por poner un ejemplo, la tradicional Plaza Universidad de la Ciudad de México, hay un par de firmas que organizan actividades didácticas los fines de semana y en los periodos de vacaciones para los niños y concursos como el armado de rompecabezas. Esto cada vez es más constante en los diversos centros comerciales de la Ciudad de México y de todo el país. Algunos de los más recientes proyectos comerciales en Polanco y Narvarte son el resultado de la alianza entre empresarios e inmobiliarios para atender a la nueva población que llegará a vivir en los nuevos desarrollos de la ciudad, como Saint Regis, Reforma 222 y demás proyectos de la zona.

Antara Polanco, de Grupo Sordo Madaleno, inauguró en julio el restaurante La Taverne, de comida francesa, perteneciente a la cadena de restaurantes que operan dentro y fuera de los hoteles de Grupo Presidente en todo el mundo: Au Pied de Cochon, Alfredo di Roma, L’Alsace y Balmoral.

Otro caso es el de Grupo Danhos, en alianza con Liverpool y Sport City, construye dos nuevos proyectos comerciales Parque Lindavista al norte, de reciente inauguración a mitad de noviembre, y Parque Tezontle, al oriente del Distrito Federal. Además, el año pasado inauguró el Parque Delta que reúne tiendas departamentales, restaurantes, locales comerciales y salas de cine.

El director general de Grupo Danhos, Jorge Gamboa de Buen, afirmó que se siente orgulloso del resultado de la nueva plaza comercial, a la que se pretendió dar un sello de belleza y sofisticación.

Dijo que entre las sorpresas que los visitantes encontrarán al arribar al centro comercial están una serie de murales y un salón de la fama dedicados al antiguo parque de béisbol donde ahora se ubica la plaza comercial; el ambiente parisino que se trató de dar a sus pasillos, al permitir que algunas marcas conocidas como McDonalds y Starbucks ocuparan stands para ofrecer helados y café, y que una de las salas de Cinemex cuenta con un restaurante. Algo similar se puede observar en el recién inaugurado Parque Lindavista.

Ubicación estratégica


Mundo E|GRUPO MAC

Otro factor que será decisivo en el éxito de los nuevos centros comerciales será el emplazamiento, pues ante la competencia, una buena ubicación es determinante, comentó Jorge Gamboa de Buen. Por ejemplo, aunque su terreno es pequeño (145 mil metros cuadrados), Parque Delta se ubica en el cruce de dos importantes avenidas, Viaducto y Cuauhtémoc, lo que le permite recibir actualmente 1 millón de visitantes al mes, y su llegada ha facilitado la renovación del parque habitacional de la zona, que hace unos años lucía un poco abandonado. “Nosotros hemos empezado a meternos fuerte al sector de los centros comerciales pero buscando localizaciones muy buenas. Si la plaza no tiene clase y no tiene una buena ubicación, no funciona. Los centros comerciales son lugares apetecibles pero en los años recientes no había terrenos donde construir en la ciudad”, afirmó.

De lugares de abasto, los centros comerciales se han ido convirtiendo en lugares de entretenimiento y de placer; además, son negocios para profesionales y requieren una gran inversión y buen mantenimiento, por lo que se tienen que planear con mucho cuidado, indicó Gamboa de Buen.

El desarrollador inmobiliario afirmó que el auge de los centros comerciales constituye un fenómeno socioeconómico que está cambiando en forma radical el surgimiento de plazas comerciales en nuevos emplazamientos e incluso diluye las categorías hasta hoy conocidas. Puso como ejemplo “un mall en Dubai tiene una pista de esquí en pleno desierto, claro, es una ciudad de servicio para los emiratos adjuntos abundantes en petróleo, donde se pueden hacer inversiones multimillonarias. En México, los centros comerciales, van variando ligeramente, dependiendo de las necesidades del mercado, algunos ponen más énfasis en la moda, los jóvenes, el entretenimiento o en los niños”, afirmó.

Además de la inauguración del nuevo Parque Delta, este año Grupo Danhos comenzó la construcción del nuevo Parque Tezontle, en Iztapalapa, en un terreno180 mil metros cuadrados ubicado frente a la Central de Abasto, al oriente del Distrito Federal.

El director general de Grupo Danhos aseguró que el nuevo centro comercial contará con las mismas características de la firma inmobiliaria que en Parque Delta, Parque Duraznos, Parque Lindavista o Puerta Alameda. Y que el proyecto se justifica porque se trata de cubrir una necesidad que hay en la zona.

“En todo Iztapalapa no hay un Sanborns... Es algo similar a lo que sucede en Lindavista, la gente tiene que ir a Polanco a comprar y por ello Parque Lindavista tiene como ancla a Liverpool. En Iztapalapa no habrá diferencia, tiene que haber una misma oferta en cualquier zona de la ciudad donde se construya. Es el mismo producto, de alta calidad, porque sentimos que el público lo va a apreciar”, dijo.

 Fuertes inversiones

La construcción de centros comerciales está en auge, así lo demuestra el crecimiento en los montos de inversión y en las ventas que registra el sector, las cuales se reportan por arriba del crecimiento anual del PIB.


Interior de metrópoli Patriotismo|CH

Sólo en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, que conforman el DF y el Estado de México, se captaron inversiones en nuevos proyectos por un monto de 2 mil millones de dólares. Además, el inventario de plazas comerciales también registra un crecimiento a partir del 2003 mediante nuevos proyectos en 13 estados del país. Las ciudades donde se construyen los nuevos proyectos son el Distrito Federal, Guadalajara, Monterrey, Estado de México, Ciudad Juárez, Querétaro, Toluca, Culiacán, Chetumal, Guadalajara, La Paz Baja California y Cancún. Y en el Estado de México, los municipios de Atizapán, Coacalco, Ixtapaluca, Ecatepec y Metepec captaron inversiones de nuevos centros comerciales provenientes de los Grupos Ara, EAC, Frisa y Retail Partners, entre otros.Ante este panorama, las estrategias que establecerán los centros comerciales para consolidar este crecimiento y enfrentar la competencia pasan por hallar una mejor ubicación, una mayor diversidad y especialización de los servicios y desarrollar estrategias para entender con el máximo detalle las necesidades de sus clientes.

Aunque las ventas totales del sector en el 2005 registraron un crecimiento de 8.9 por ciento, cifra que de acuerdo con el presidente de la Asociación Nacional de Tiendas Departamentales (ANTAD), Vicente Yánez, es tres veces mayor que el crecimiento anual del PIB nacional, el reto es consolidar un crecimiento nacional que articule todos los esfuerzos.

Por ejemplo, el sector privado considera que las tiendas departamentales gubernamentales constituyen una competencia desleal porque concentran el 8 por ciento del mercado con precios no siempre menores a los de las cadenas privadas. Por otro lado, la venta callejera promueve la oferta de artículos cuya procedencia se desconoce pero que en múltiples ocasiones tiene su origen en el robo al comercio organizado.

En entrevista, Yánez explicó que la necesidad de un mayor número de empresas de exponer sus marcas o establecer sus centros de entretenimiento en puntos de venta estratégicos, como las salas cinematográficas, y las alianzas entre grupos inmobiliarios también ha influido positivamente en el auge del sector.

Añadió que el crecimiento de la inversión en plazas comerciales en México obedece a la estabilidad económica, a las bajas tasas de interés y a la competencia entre cadenas comerciales.

Así, al primer trimestre del 2006, el inventario de centros comerciales y tiendas en el país llegó a 42 mil 445 centros comerciales, de los cuales 10 mil 764 pertenecen a la ANTAD.

En el Valle de México, la cadena con más presencia es Comercial Mexicana, con casi 200 mil metros cuadrados de tiendas y bodegas. Le siguen Liverpool, Grupo Gigante, Palacio de Hierro, Chedraui, Home Depot, Office Depot, Sears y Sanborns, y la cadena Comercial Oxxo, que en forma dispersa suma más de 28 mil metros cuadrados en 255 tiendas.

Como lo sostienen las agencias inmobiliarias, la ANTAD confirmó que entre 2003 y 2004 se pusieron en marcha 75 nuevos proyectos en todo el país que se terminarán de inaugurar en el 2008 y donde destacan la construcción de 22 shopping centers, 12 fashion malls y 10 centros de entretenimiento.

La aparición de nuevos y modernos malls está obligando a los antiguos centros comerciales, como por ejemplo Plaza Aragón, ubicado al nororiente de la zona metropolitana de la Ciudad de México, en Ecatepec, Estado de México, a iniciar un proceso de renovación para atender a los más de 2 millones de visitantes que recibe al mes.

A fines del 2005, Grupo Frisa comenzó un programa de remodelación en la plaza, en tres fases, que concluirá en el invierno de 2006 e incluye la renovación total de bancas, pisos y áreas comunes, la construcción de dos nuevos niveles de estacionamiento, el cambio de la tienda Wal Mart a su nuevo formato Supercenter, así como la remodelación total de 6 mil metros cuadrados de zonas comerciales.

Otro caso es el de Pabellón Cuauhtémoc, ubicado en la zona de hospitales del DF, en la colonia Roma Sur, comenzó un programa para mejorar la accesibilidad de los visitantes a la plaza que incluye la construcción y puesta en marcha de un nuevo puente peatonal de cristal sobre Avenida Cuauhtémoc. Estos son tan sólo algunos ejemplos de los grandes cambios que están ejerciendo los centros comerciales ya existentes.