En México, la adquisición de pólizas para la protección de vivienda es casi nula. Un claro reflejo de ello es que de los 30 millones de viviendas que existen en nuestro territorio, sólo entre el 2.5 y 3% cuentan con un seguro de vivienda, es decir unas 750 mil.

Especialistas del sector asegurador indican que los mexicanos tienen poca atracción por la compra de pólizas de seguros. En el caso de las coberturas de bienes inmuebles el desinterés se agudiza debido a que la mayoría tiene la idea de que este tipo de productos resultan costosos e inaccesibles para sus bolsillos.

Aunado a ello, quienes sí se interesan por comprar una póliza de seguro, se inclinan por prevenirse ante sucesos como robo del automóvil, gastos médicos, y muerte, comentan los especialistas del sector, quienes explican que la gente se siente más vulnerable ante otras situaciones de riesgo.

 

El patrimonio de bienes inmuebles puede verse afectado por situaciones que ocasionan su perdida parcial o total.
El patrimonio de bienes inmuebles puede verse afectado por situaciones que ocasionan su perdida parcial o total.

 

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), el patrimonio puede verse afectado por situaciones que ocasionen su pérdida parcial o total como incendio, explosión de tanques de gas, calentadores o fallas eléctricas, terremotos, erupción volcánica, fenómenos hidrometereológicos como huracanes, inundaciones, nevadas, vientos.

 

La mayoría de mexicanos prefieren segurar el automóvil, ya que para muchos representa su verdadero patrimonio.

 

La cobertura de las pólizas para la protección de vivienda abarcan, además de los siniestros ya mencionados, robo con violencia, así como otros derivados de responsabilidad civil en que pueda incurrir alguno de los integrantes de la familia, detalla la asociación.

Francisco Irena, responsable técnico de riesgo sencillo de Seguros Mapfre, indica que si bien existe una participación de entre el 2.5 y 3% de las pólizas para hogar en ese mercado, es importante aclarar que muchas de estas coberturas han sido establecidas de manera obligatoria mediante créditos hipotecarios otorgados por instituciones financieras. “Si quitamos los seguros que han sido adquiridos de manera forzosa, tenemos que en México existen solamente entre 250 mil y 300 mil viviendas que cuentan con una cobertura de manera voluntaria”.

 

 

Causas de siniestros en hogar

  • Incendio
  • Explosión de tanques de gas, calentadores
  • Fallas eléctricas
  • Terremotos
  • Erupción volcánica
  • Fenómenos hidrometeorológicos como: huracanes, inundaciones, nevadas, vientos

Otros factores de cobertura son:

  • vandalismo
  • colisión de naves aéreas u objetos caídos de ellos
  • humo
  • roturas o filtraciones accidentales de tubería o sistemas de abastecimiento de agua o vapor
  • caídas de antenas de uso no comercial
  • robo del contenido del inmueble
  • daños a terceros

 

“Cuando la vivienda está hipotecada quiere decir que el inmueble es propiedad de la institución financiera, no de la persona que solicitó el crédito, lo que hace a las entidades financieras buscar de alguna forma la manera de proteger ese patrimonio mientras el acreditado termina de pagar su deuda”, explica Irena.

Sin embargo, Arturo González, líder de seguros de hogar en la Aseguradora Axa, subraya que las pólizas que incluyen los créditos hipotecarios no protegen la vivienda en sí, sino más bien, la inversión de la institución financiera. “Muchos de los seguros sólo protegen la deuda, no necesariamente el bien, por lo que los interesados deben tener cuidado en ese sentido”.

 

"Si quitamos los seguros que han sido adquiridos de manera forzosa, tenemos que en México existen solamente 250 mil y 300 mil viviendas que cuentan con una cobertura de manera voluntaria".

 

Otros factores que limitan la demanda de los seguros para el hogar es que la mayoría de los mexicanos prefieren asegurar el automóvil, ya que para muchos representa su verdadero patrimonio, explica González. “No nos damos cuenta de que una vivienda tiene un mayor valor que un coche”.

En ese sentido, los especialistas coinciden en que contrario a lo que la mayoría de la población cree, el costo de las pólizas para hogar son accesibles.

Irena detalla que el valor de este tipo de coberturas depende de varios factores como la ubicación geográfica de la vivienda, los riegos a los que está expuesta ya sean hidrometereológicos, sísmicos, etc. Calcula que los rangos para pagar una póliza de vivienda oscilan entre los $3,000 y $3,500 pesos al año, lo que representa un costo de unos $300 pesos mensuales. Sin embargo, los costos dependen de cada aseguradora y lo que incluya de protección.

 

 COMPARATIVA CONDUSEF 
  Seguros Hogar  
Vivienda de interés social    Valor superior a 500 mil pesos 
$1,500.00 a $2,000.00 anuales    $3,000.00 y $8,000,00 anuales
  Seguro de auto con valor de 150 mil pesos   
  $7,000 y $8,000 pesos  

 

"Muchos de los seguros solo protegen la deuda, no necesariamente el bien", Arturo Gonzáles, líder se seguros de hogar en la Aseguradora Axa.

 

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), los seguros para hogar son equiparables a los de un automóvil. Las viviendas de interés social pagan una prima promedio anual de entre 1,500 a 2,000 pesos, mientras que las de valor superior a 500 mil pesos pagan entre 3,000  y 8,000 pesos anuales. En contraste, el seguro de un auto con valor de 150 mil pesos, la póliza es de entre 7,000 y 8,000 pesos.

 

Casa habitación La Loma.
Casa habitación La Loma.

 

El especialista de Axa indica que la mayoría de la gente tiene la idea de que su vivienda está libre de todo riesgo y que nunca le pasará algún percance. “Sin embargo, en la naturaleza no hay nada escrito”.

Un referente es que tan sólo en 2009 se reportaron más de 63 mil siniestros asociados a eventos catastróficos, muchos de los cuales podrían haber tenido una cobertura, señala un documento de la CONDUSEF, institución que recomienda a quienes adquieran una póliza de este tipo tengan claro sus derechos, obligaciones, obligaciones, tarifas y restricciones con el fin de evitarse sorpresas o malos entendidos.

Los entrevistados admiten que el sector asegurador debe realizar un mayor esfuerzo para fomentar la cultura de los seguros entre la población mexicana y prevén que el sector de la vivienda mantendrá un comportamiento similar al reportado durante los últimos años.

 


Texto:Valeria Reyes