La transformación del mercado que hemos visto desde la aparición de la certificación LEED para edificios ha revolucionado completamente la concepción del diseño de oficinas en el mundo; pero, ¿por qué LEED es agente de dicha transformación?

LEED (sigla de Leadership in Energy & Environmental Design) es un sistema de certificación de edificios sustentables desarrollado por el Green Building Council de Estados Unidos, que inicialmente fue implantado en el año 1998 y, desde esa fecha hasta la actualidad, se implementa en varios países, entre los que se incluye México.

LEED se compone de un conjunto de normas sobre estrategias encaminadas a la sustentabilidad de edificios de todo tipo, entre las que están: eficiencia energética, mejora de la calidad interior y eficiencia en el consumo de agua. Existen cuatro niveles de certificacion: Certificado (LEED Certificate), Plata (LEED Silver), Oro (LEED Gold) y Platino (LEED Platinum)

La certificación es de uso voluntario y, desde su creación, ha tenido como objetivo avanzar en la utilización de estas y otras estrategias que permitan una mejora global del impacto medioambiental de la industria de la construcción.

Existen varios sistemas de evaluación, los cuales se establecen según el uso y la complejidad de los edificios. Inicialmente la certificación se enfocó en los edificios nuevos, pero posteriormente se ha ido trasladando a otros sistemas de evaluación, que incluyen interiores comerciales (LEED for Commercial Interiors) o edificios en funcionamiento (LEED Operations and Maintenance).

Uno de los aspectos a destacar de LEED es que considera a los edificios como parte de un sistema cuya filosofía plantea que lo más importante de las oficinas no son los inmuebles en sí mismos. Esto es, el sistema LEED no concibe que la mejor manera de hacer “productivo” un edificio sea reduciendo su costo de operación, sino que su valoración se concentra en la gente que lo ocupa.

La Torre Vistral ubicada en el corredor Insurgentes se construye con la certificacón LEED Gold for Core & Shell
La Torre Vistral ubicada en el corredor Insurgentes se construye con la certificacón LEED Gold for Core & Shell

 

Con ello, los ocupantes del sistema se constituyen en parte vectorial del objetivo y, en consecuencia, el brindar un entorno donde las personas puedan trabajar de la manera más óptima se convierte en su propósito primordial.

Si reflexionamos sobre lo anterior, encontramos, entre otros fundamentos, que si no tenemos buena calidad del espacio en donde trabajamos no podemos ser creativos ni, mucho menos, productivos. Las nuevas generaciones están muy conscientes de que una calidad del ambiente en el trabajo tiene relación con la calidad de sus vidas, sobre todo si consideramos la cantidad de horas que se pasan en la oficina.

En este sentido, si recordamos cómo eran los zoológicos de los años setenta, nos vendrán a la memoria jaulas depresivas de 4 x 4 metros, donde los animales literalmente agonizaban. A partir de este ejemplo, habrá que considerar cómo se originó el cambio conceptual para que los zoológicos de hoy en día, a diferencia de los de antaño, tomen en cuenta, como parte del diseño de sus espacios, lo que los animales necesitan para vivir y, con base en ello, recreen su medio ambiente en favor de una mejor calidad de vida de los especímenes que albergan.

Esta analogía debe constituirse en la base de nuestras reflexiones e intenciones acerca del ambiente que necesitamos crear para los seres humanos, especialmente en lo que se refiere a los espacios productivos.

Una buena calidad del aire, acceso a la luz natural, control del ruido, un entorno con materiales que no liberen tóxicos y, en general, la creación de un medioambiente en equilibrio, son parte de los puntos que se revisan en el diseño de los edificios que están en proceso de certificación LEED, de lo cual se deduce que no es la certificación LEED la que hace evidente y necesario nuestro acercamiento al sistema, sino que es la imperante necesidad de mejorar nuestra calidad de vida la que nos conduce a la certificación.

Para acceder a esta mejora en la calidad de vida, lo importante, a manera de aproximación al sistema, es iniciar un proceso que ponga sobre la mesa los temas de importancia en relación al saneamiento del ambiente laboral, partiendo de la base de que, al disponer de espacios equilibrados, se contribuye a que las empresas sean más productivas y más competitivas.

En esta parte inercial del proceso, LEED se convierte en una herramienta muy útil: una herramienta que nos impulsa y que nos guía hacia el establecimiento y la consecución de metas que antes no se habían planteado, y que los profesionistas debemos usar para elevar los estándares actuales en la calidad de vida y, con base en ella, comprometernos con el diseño de espacios que promuevan la vida y que impulsen una mejor relación con el entorno.

Actualmente el sistema LEED es accesible a todos. La educación y la tecnología nos ayudan a que cada vez más empresas recurran a él en busca de alternativas para disponer de edificios verdes. Nuestro reto es contribuir a que este propósito se alcance de manera rentable, para lo cual es importante contar con consultores especializados, comprometidos con la sustentabilidad, que definan directrices que tengan un mayor impacto en los espacios, teniendo siempre presente que el desafío de cualquier certificación no consiste en acumular puntos, sino en colocar al ser humano como parte horizontal del sistema, para que el esfuerzo de las empresas se traduzca en mejor calidad de vida para las personas y en mayores índices de productividad para sus organizaciones.

A manera de conclusión, quiero destacar que en México existen muchos despachos comprometidos con la sustentabilidad y que estos están debidamente calificados, por lo que no es necesario importar proveedores de servicios en esta materia. Destaco también que los edificios certificados han crecido trescientos por ciento desde el año 2010, gracias a que la certificación de terceros permite acceder a medidas definidas de éxito.

Finalmente, hago hincapié en que la certificación LEED ofrece credibilidad y apoya al mercado mexicano porque, a través de ella, se logran estándares internacionales y se certifica que los proveedores de servicios y los productos mexicanos contribuyen con los esfuerzos que se realizan a nivel internacional por elevar los índices de bienestar con base en un desarrollo sustentable. las decisiones de habitabilidad de espacios comerciales.

Euro+Ten está en vías de certificación LEED Gold
Euro+Ten está en vías de certificación LEED Gold


Texto Alicia Silva

Foto: METRÓPOLI ARQUITECTOS, CONSTRUDATA21, NORTEN ARQUITECTOS