Corredores golfistas en México.

Los desarrollos inmobiliarios, apoyados con resorts de alta hotelería, hacen factible el buen mantenimiento y la  conservación de los campos de golf; con lo cual el golf se transforma en el imán que atrae la inversión para el desarrollo, constituyéndose en un binomio perfecto.  En esta nota, los principales inversionistas nos explican los fundamentos que los llevaron a elegir estos destinos para ubicar los desarrollos donde se harán cuantiosas inversiones.    

La mayoría de los desarrollos residenciales con golf en playa están en las costas del Pacífico, donde Los Cabos es la zona pionera, iniciándose allí la denominada “Escalera Náutica”, la cual continúa hacia los enclaves de San Carlos, Mazatlán, Vallarta, Costalegre, Manzanillo, Acapulco e Ixtapa-Zihuatanejo, hasta Huatulco en Oaxaca. Por otro lado, el Caribe mexicano busca reposicionarse a través de convertirse en un importante destino de golf con varios nuevos megadesarrollos, con lo cual México brindará opciones de golf en ambos océanos y un posicionamiento nacional sólido.


|Patrick Monney

En el Golfo de México existen tres campos de golf que se han concebido como de interés regional: Club de Golf Lagunas de Miralta, Club Campestre Tampico y Club de Golf La Villa Rica en Veracruz. En esta región no se ha detonado la fórmula de crear desarrollos inmobiliarios enfocados al turismo.

 
Cabos del Sol, Los Cabos.|CORTESÍA FONATUR

Entre los desarrollos prioritarios a consolidar por Fonatur durante los próximos tres años se destaca la presencia del golf y las marinas como parte de un reposicionamiento para atraer al turismo de alto poder adquisitivo y el fuerte apoyo en infraestructura de carreteras, telefonía y sistemas de aguas, entre otros. En la primera etapa será protagonista la Escalera Náutica del Mar de Cortés, el Centro Integralmente Planeado Nayarit y el Producto Integralmente Planeado Costa Maya. Para el primero se busca dejar listas para abril de 2006 al menos 12 de las 26 escalas náuticas que integran el proyecto, y cuatro rutas turísticas iniciales dentro de Baja California que ya ofrezcan servicios a la navegación e integren a las comunidades aledañas a las marinas para atender a los turistas.

En el pasado mes de abril se creó una marca: “Mar de Cortés, un mundo nacido de las aguas”. El objetivo es transformarlo en el primer desarrollo turístico regional sustentable en la historia del país, con la visión de hacer del turismo el sector productivo promotor de la conservación del ecosistema de la región. La misma se extiende a lo largo del Golfo de California y abarca los estados de Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa y Nayarit. El plan maestro se orienta a fortalecer el turismo en esta región, de manera que se pueda incrementar el potencial de sus atractivos, conectando los recursos turísticos entre sí, formando clusters y multiplicando los atractivos para las visitas con el fin de prolongar la estancia del turista, incrementar las oportunidades de gasto, difundir el desarrollo turístico hacia el interior y multiplicar las oportunidades para el surgimiento de iniciativas locales.

Fonatur acaba de celebrar sus 30 años de existencia, durante los cuales ha sextuplicado el turismo de internación en el país. En sus cinco centros integralmente planeados (Cancún, Ixtapa- Zihuatanejo, Bahías de Huatulco, Los Cabos y Loreto Nopoló) se concentra 40 % de la oferta hotelera, acogiendo      40 % de visitantes extranjeros, con lo cual recibe un capital que significa 54 % de todas las divisas turísticas que se captan anualmente.

 

Bajo esta directriz, en el Caribe, los nuevos proyectos denominados “detonadores” por Fonatur son: Puerto Cancún, Costa Cancún y Costa Maya en el Estado de Quintana Roo. Además del empuje dado a Loreto Bay, se encuentra en negociación para impulsar dos desarrollos con golf en playa: Puerto Escondido, en Loreto (que tendrá campo de golf y marina) y Golden Beach Loreto, con dos campos de golf, además del proyecto particular de Puerto Los Cabos.

Los campos de golf existentes, los que se están modernizando o remodelando, y los nuevos tienen en común gran calidad y el apoyo de resorts de alta hotelería, para atraer al golfista-turista o al turista que busque el estilo y la exclusividad del golf, ya sea nacionales o internacionales. El fin es tentarlos a prolongar al máximo su estadía con el objetivo de que su pleno disfrute lo lleve a querer quedarse con una propiedad. Además de los bellos parajes de la geografía mexicana se complementan con servicios como restaurantes-gourmets, spas, centros comerciales y actividades recreativas en contacto con la naturaleza, entre otros.

LOS CABOS

Primer destino golfístico del país Sobre el Mar de Cortés, Los Cabos es el primer y principal destino golfístico del país. Cuenta con la mayor cercanía a la costa oeste de Estados Unidos, así como con una excelente comunicación vía aérea.


Marina de los Cabos.|CORTESÍA FONATUR 

Los norteamericanos lo descubrieron y lo adoptaron desde los años treinta, durante la época de John Wayne, al convertirse en el lugar favorito de veraneo para artistas famosos, y en especial por la pesca deportiva, que a juicio de muchos es el mejor del mundo para ese fin. Al abrirse la famosa Marina Cabo San Lucas se transformó en destino náutico y subió el nivel adquisitivo de sus visitantes. Fue allí cuando se comenzaron a construir los primeros campos de golf, y con ellos su verdadero despunte. La combinación de pesca, ruta marítima turística, incremento de vuelos comerciales y hoteles de categoría mundial consumaron el desarrollo decisivo y continuo que se ve desde los últimos 10 años, y que se perfila con mucho futuro.

 
Vista aérea de Loreto.|CORTESÍA FONATUR

El corredor está comprendido en los 38 km que separan Cabo San Lucas de San José del Cabo y ofrece ya ocho campos de golf. Country Club, junto a San Lucas; Ocean Course y Desert Course en Cabo del Sol; El Dorado y Cabo Real en Cabo Real, además de La Querencia, Palmilla, de 27 hoyos, y uno de nueve hoyos que Mayan Palace le acaba de comprar a Fonatur. Por lo menos cinco de ellos fueron listados en los últimos años entre los 100 mejores del mundo. Además, se están construyendo tres más: Loreto Bay, Puerto Los Cabos y el de Pueblo Bonito, hacia Cabo San Lucas. Y en Loreto se encuentran en planeación tres nuevos campos: el de Puerto Escondido (que tendrá una marina), y dos en Golden Beach Loreto.

El Grupo Cabo Real inició en Baja California Sur, hace 18 años, con el desarrollo de 1300 hectáreas, estratégicamente pensado para compradores de California, Estados Unidos. Aunque parecía una aventura resultó un éxito total y es una de las obras maestras para los amantes del golf. Contó con varios diseñadores: el plan maestro es de Sandy & Babcok Inc. y el diseño de paisaje es de Donald Austin de FASLA. Hoy tiene dos campos de golf de 18  hoyos cada uno: Cabo Real, diseñado hace ocho años por Robert Trent Jones II, que muestra una arquitectura que se eleva dramáticamente desde la marea hasta los hoyos de la montaña, y El Dorado, diseñado hace cinco años por Jack Nicklaus, en el que varios de sus hoyos han sido nombrados de los más bellos del mundo y el campo está considerado por Golf Digest entre los 100 mejores del planeta. El desarrollo se complementa con seis hoteles: Casa del Mar, Dreams Los Cabos Golf & Beach, Las Ventanas al Paraíso, Westin Regina, Los Cabos Golf & Beach Resort y Meliá, los cuales ofrecen diferentes opciones entre boutique y de gran turismo, en alrededor de 700 habitaciones; además del Country Club Cabo Real.

La misma empresa está iniciando el proyecto Puerto Los Cabos, como una alternativa de inversión en la misma región, y gracias a la situación geográfica-topográfica que le permite construir una nueva marina para 500 embarcaciones en San José. El nuevo desarrollo abarcará 760 hectáreas,  tendrá dos campos de golf –uno firmado por Nicklaus y otro por Norman–, un hotel boutique, lotes hoteleros y terrenos para vivienda, así como otras áreas de esparcimiento y restaurantes.

El tradicional Cabo del Sol está ubicado a 30 minutos del aeropuerto, sobre la playa en el extremo sur de la Península de Baja California, entre San José del Cabo y Cabo San Lucas, en Bahía de Ballenas. Su hotel Fiesta Americana Grand Los Cabos es muy selecto –forma parte de la prestigiada colección The Leading Hotels of The World–, tiene vistas del Mar de Cortés desde todas sus habitaciones y ofrece acceso preferente al campo de golf Ocean Course diseñado por Jack Nicklaus, reconocido por la revista Golf Magazine como uno de los mejores 100 campos del mundo y el mejor de Latinoamérica. Es llamado la versión mexicana de “Pebble Beach”, literalmente se esculpió a mano a un costado del desierto y se encuentra alineado al Mar de Cortés. Este campo de campeonato cuenta con siete hoyos frente al mar, destacando por su espectacularidad los últimos tres. En 1995 y 1998 fue sede del Senior Slam del Champions Tour, además ahí jugaron Lee Treviño y Nicklaus en 1996c,on motivo del Shell Wonderful World of Golf. Dentro del conjunto cuenta con el excelente restaurante Rosato, con platillos italianos, y Vía del Mar, de cocina internacional, además de The Lobb Bar y Bikini Bar para cócteles. Algunas actividades complementarias son la pesca deportiva, el buceo, el snorkel y el surf.

En San José del Cabo se encuentra el Campo de Golf San José, a la vera del Mar de Cortés, y el multipremiado Club de Golf Palmilla. Este último tiene 27 hoyos y fue el primer diseño de Nicklaus en América Latina. Este campo ha recibido los siguientes reconocimientos del Top National Golf Publications, incluyendo Links, Golf Week y Golf World. La revista Golf Digest honró a Palmilla con 4 1/2 estrellas. En él se han llevado a cabo eventos como el Taylor Made Pro Am, en 1998 el World Pro Am y el torneo televisado nacionalmente Senior Pga Tour Senior Slam.

Grupo Mayan acaba de adquirir una propiedad de 560 hectáreas en Los Cabos, en la que se tiene proyectado hacer dos campos de golf y 500 casas y condominios en ocho años, con una inversión de cerca de 800 millones de dólares.

En septiembre de este año el megaproyecto Pueblo Bonito inició su cuarta etapa con 12 lotes de Ernesto Coppel Kelly, y pronto contará con un nuevo complejo de 300 cuartos y dos campos de golf. Se invertirán aproximadamente 400 millones de dólares. En la actualidad, Coppel tiene tres hoteles que representan alrededor de 800 habitaciones distribuidas en Pueblo Bonito Sunset, Pueblo Bonito Blanco y Pueblo Bonito Rose. Son cuartos de alto nivel, valuados en 500 000 dólares, promedio, contra 150 000, que es la media.

Más de Baja California
Una gran noticia de diciembre de 2003 es la del convenio entre Fonatur y TSD (The Trust for Sustainable Development), propietario de Loreto Bay, desarrollo que consolidará la región de Loreto-Nopoló, en Baja California Sur. Éste se localiza en Nopoló, entre la Sierra de la Giganta y al pie del Mar de Cortés, mar famoso por su biodiversidad, llamado “acuario del mundo” por el biólogo francés Jacques Cousteau. Allí se practica la pesca y se hacen paseos en crucero por las islas. Sus privilegiados paisajes tienen un contraste entre mar y desierto, tan inusual como espectacular, con las montañas entrando al Mar de Cortés, de tal manera que los lugareños lo describen como “el lugar donde las montañas bajan a nadar”.                                                                         

El fondo fiduciario canadiense TSD anunció que invertirá 3000 millones de dólares en los 15 años que tomará completar las nueve etapas del proyecto. En las 822.2 hectáreas que abarca su propiedad, Loreto Bay planea transformarse en un modelo internacional de desarrollo ecológico costero, que tendrá tres millas de costa para una comunidad planeada con alrededor de 5000 casas, a más de cinco millas al sur de Loreto. La ciudad  cuenta con vuelos directos a Los Ángeles y San Diego, y diarios de Phoenix a Hermosillo.

El desarrollo contempla dos campos de golf, y posiblemente sean tres, que diseñará la firma del campeón David Duvall, además de la marina y centro de pesca deportiva, entre otras actividades de esparcimiento, como cabalgatas y diversos atractivos (por ejemplo, senderos para llegar a las cuevas con pinturas rupestres de la sierra La Giganta), además de siete spas con diferentes terapias, desde las dedicadas al agua o hasta la rehabilitación leve.

El concepto del lugar tendrá como uno de sus ejes el que los conjuntos de villas costeras sean accesibles caminando, es decir, una propuesta a escala humana, que insten a recorrer a pie la propiedad y estén cerca del centro de la comunidad, todo esto con el lema: “Viva a plenitud. Camine ligero”. Y lo definen como “una comunidad de playa orientada a la salud y al estilo de vida de resort”.

Otro lema importante será la sustentabilidad. El proyecto contempla 5000 acres para la expansión de un estuario y reserva natural, se ocuparán de educar y promover el único Parque Marino Nacional en la zona de Baja California –adyacente al desarrollo–. Colaborarán con Ocean Alliance para la creación de un centro de investigación marina en Loreto Bay, que dará más energía que la que utilizará.

En Puerto Peñasco, Sonora, se ubica uno de los próximos proyectos del Mayan, pensado para 12 años, y que es verdaderamente ambicioso. Se invertirán más de 1000 millones de dólares en 5000 hectáreas para un desarrollo que contará con tres campos de golf, 10 000 casas de un promedio de 180 000 dólares cada una, 2000 condominios, y 500 casas arriba del millón de dólares, “dólar club”, cuyo valor supera el millón de dólares.

Al norte cercano a la frontera hay otros tres campos de golf, dos en Ensenada: Real del Mar (enclavado en tres cañones naturales, que le dan un grado de dificultad especial para el jugador debido a la corriente de aguas encontradas) y Bajamar (que tiene un campo de golf de 27 hoyos, diseño de Percy Clifford y Robert von Hagge, y rediseñado por David Fleming), que incluye hoyos a la orilla de los acantilados, con una impresionante vista sobre la costa del Pacífico.

MAZATLÁN

Los desarrollos con golf: moderna imagen del puerto

 
Paradise Village Country Club.|CORTESÍA PARADISE VILLAGE

Mazatlán es un destino que conserva la parte antigua de la ciudad con el Teatro Ángela Peralta y el segundo faro más alto del mundo. La imagen contemporánea del puerto ha surgido en la llamada Zona Dorada, al norte del antiguo poblado sobre la franja costera.

Destacan como la nueva imagen urbana las inversiones de El Cid Resorts, que además de contar con su campo de golf de 27 hoyos –18 de los cuales están certificados por el golfista Lee Treviño– tiene una de las marinas más importantes del Pacífico, con capacidad para 150 embarcaciones. El campo fue anfitrión del Pro Am Mexicano por muchos años, y ahora del Torneo Anual Internacional para Amateurs en noviembre, y la OGA, gira de Golf Benson & Hedges. A este grupo pertenecen 1300 de los 7000 cuartos del destino. Sin embargo, con ellos cubre 80 % de la oferta de cinco estrellas, además de tener más de 700 hermosas villas residenciales, así como los hoteles Cid Granada, Cid Castilla y Cid Marina, y sus ocho restaurantes, entre otras amenidades.

Otros proyectos han complementado el polo: Estrella del Mar –con oferta turístico-inmobiliaria– y Club Campestre de Mazatlán, a 10 minutos de la Zona Dorada. Este último es uno de los clubes más antiguos del país y el primero en el noroeste de México.

CORREDOR VALLARTA

Región de potencial crecimiento turístico

Este destino que partió del tradicional poblado de Puerto Vallarta, el que fuera asentamiento desde la época prehispánica, ha conservado su fisonomía de apacible poblado. Así es muy grato ver sus tejados rojos y blancos, los muros alrededor de la Isla Cuale y el Templo de Nuestra Señora de Guadalupe, sumado a galerías de arte y restaurantes gourmet, y ahora también unos nueve campos de golf.

Andrés Rossetto comparte los fundamentos que lo llevaron a elegir este destino para el desarrollo de Punta Mita: “Elegimos Vallarta porque está más cerca de nuestro mercado, al que queríamos tener como objetivo, que es el oeste de Estados Unidos, con las ciudades a las que consideramos potenciales para Punta Mita. En primer lugar San Francisco, Los Ángeles, y Arizona, Phoenix, Texas, sobre todo Dallas, algo de Midwest y de la costa este, pero en menor medida. Otra razón es que Vallarta tiene muy cerca un aeropuerto  internacional, principal  motivo, porque en México existen únicamente tres aeropuertos de playa con buenas comunicaciones internacionales: Cancún, Vallarta y Los Cabos. Y para hacer un desarrollo de alto nivel con clientela exigente y sofisticada se necesita estar cerca de un aeropuerto  internacional para que el cliente pueda llegar sin problemas y sin escala”.

Además añade: “Vallarta tiene un clima benévolo y su geografía es representativa y de gran belleza. Ayuda mucho que no sea plana como Cancún. En Vallarta hay montañas y paisaje tropical. Además, la diferencia es que Puerto Vallarta tiene historia, en comparación con Cancún, que ha sido un poco hecho en los últimos 30 años, al igual que Los Cabos. Vallarta es más auténtico y eso es importante, además de tenerlo a sólo 40 minutos y disfrutar de lo que ofrece México en cuanto a gastronomía, amabilidad de la gente, servicios, etcétera”.

Su imagen de actualidad la han dado los desarrollos que a la orilla de la Bahía de Banderas se han ido asentando al norte, a partir de Marina Vallarta, con su club de golf todavía en territorio del Estado de Jalisco, hasta la cobertura ya en terrenos costeros del Estado de Nayarit, como los de Nuevo Vallarta con los desarrollos inmobiliarios-hoteleros-campo de golf de Mayan Palace Nuevo Vallarta y Paradise Village Country Club. En Bucerías está el Club de Golf Flamingos y cerrando la Bahía de Banderas, en Nayarit, la más grande de México, está el Four Seasons Punta Mita.

Las líneas de la arquitectura mexicana del desarrollo Punta Mita sobresalen en la punta norte de Bahía de Banderas. Sorprende desde su elegante lobby en forma de palapa, decorado con muebles Ralph Lauren y dos esculturas de Adolfo Riestra que enmarcan una vista sin igual del océano Pacífico. Entre habitaciones y suites con vista al mar, distribuidas en especies de villas, que completarán unas 1000 unidades residenciales. Sobre una verde ladera y frente a una playa de arena de coral se ubica el único resort de playa en México de la prestigiada cadena Four Seasons –inaugurado en 1999–, evocando un pueblo mexicano de serpenteantes callejuelas que se pierden entre arbustos y flores tropicales, con reminiscencias de los indígenas huicholes.

Su fabuloso campo de golf de 18 hoyos, diseño de Jack Nicklaus, es el primero de tres campos que contempla el proyecto, destacan ocho hoyos que bordean el mar y un hoyo 19 par 3 opcional, con un green en una isla natural, llamada “Cola de Ballena”, que lo hacen único en su tipo en México. Para llegar hasta ahí hay que navegar en un vehículo anfibio si la marea está alta, ya que está situado a 150 metros de la costa. Para los fanáticos, el Four Seasons ofrece clínicas con análisis en video, una mesa de práctica, trampas de arena, renta de equipo profesional y una enorme Casa Club. Ahora está en construcción el segundo de cinco hoteles, esta vez de la cadena Rosewood.

El famoso campo El Tigre, en el club      de golf y country club del Paradise Village, en Nuevo Vallarta, diseñado por Von Hagge & Barril, tiene un campo de 18 hoyos, 11 de ellos con agua. El estilo de la arquitectura del conjunto es neocolonial y contemporánea.

También se pueden mencionar en el corredor otros dos campos de golf: Club de Golf Vista Vallarta, en Jalisco, diseño de Jack Nicklaus y Tom Weiskopf, que en el 2002 fue sede del EMC-World Golf Championship, y Nuevo Vallarta del Mayan Palace, con sus 140 hectáreas de categoría especial, de las que prácticamente quedan 280 propiedades por vender.

Además, en la costa de Nayarit, en una región que denominan “Litibú”, Fonatur y el gobierno del Estado planean una región costera que se desarrollará combinando los desarrollos inmobiliarios con campos de golf y hoteles de primera categoría. 

MANZANILLO Y COSTALEGRE

Tres proyectos de gran envergadura

Manzanillo, con sus dos bahías (la de Audiencia y la de Manzanillo), ofrece al visitante su belleza natural, escenario de películas gracias a las cuales este sitio fue conocido en el mundo como destino turístico. El hotel, resort y marina Las Hadas, creado por Atenor Patiño, a quien se conoce como “el rey del estaño”, hoy es operado por Hoteles Las Brisas. Este singular desarrollo presenta un estilo arquitectónico con sabor morisco mediterráneo, y destaca por sus blancos muros y cúpulas al pie de su campo de golf La Mantarraya. Este campo de 18 hoyos fue diseñado por  Pete y Roy Dye, galardonado con el “Tee de Oro” 1992-1993 por la revista M&C y mencionado como uno de los campos más bellos del mundo por la revista Golf Digest. En su proyecto se aprovechó el curso caprichoso del río Salagua, con obstáculos de agua que lo hacen un verdadero reto, terminando en su famoso y espectacular hoyo 18 frente al mar.

 
Tamarindos, en costalegre en la bahía de tenacatita.|PATRICK MONNEY

Dos proyectos que se han construido en la región han adoptado este modelo de negocio con personalidad propia dentro de bellísimos emplazamientos, y los dos adoptaron a Manzanillo como punto de llegada para el arribo por vía aérea: Isla Navidad y El Tamarindo.

El complejo turístico Isla Navidad Golf Course, Marina & Resort, enclavado entre el océano Pacífico y la Laguna de Navidad, a 45 minutos del puerto de Manzanillo, en Colima, se encuentra sobre una colina para alojar a los amantes del buen vivir. El lugar tiene una historia de 500 años, ya que era puerto de la ruta de las especias, descubierta por Hernán Cortés. Además, fue bautizada “Navidad” por el virrey Antonio de Mendoza, porque arribó al lugar en esa fecha. Aunque el megadesarrollo de golf y marina se construyó en 1997, este año se rediseñó su plan maestro para reinaugurar 500 hectáreas. Entre las mejoras, Robert von Hagge rediseñó su campo de golf, para merecer el premio Gold Medal Award de la revista Golf Magazine. Ahora, el campo tiene 27 hoyos, es una experiencia visual diferente en los tres grupos de nueve hoyos: campo-océano, campo-montaña y campo-laguna; con plataforma de prácticas, escuela de golf y una casa club con vestidores y jacuzzi. 

Además, se construyó una marina soberbia que recibe a más de 200 megayates, veleros, barcos de pesca deportiva, entre otros, y de hasta 200 pies de eslora. También contará con una segunda marina: Puerto Magallanes, que albergará más de 350 embarcaciones. El exclusivo Hotel Gran Bay ofrece alojamiento de categoría gran turismo, con arquitectura mexicana, sin llegar a lo rústico. El resort refleja lujo y exclusividad en sus amplias habitaciones color pastel y grandes balcones, que se pierden entre albercas y parajes ocultos. Tiene una elegante combinación de artesanías de talavera, mármol, azulejos terracota, vidrios biselados y emplomados, que se complementan con arcos españoles de reminiscencias coloniales, y sus patios y jardines. Uno de sus cinco restaurantes, Antonio’s, recibió el reconocimiento de cuatro diamantes, que fue otorgado por la AAA. La oferta turística se complementa con un increíble hotel boutique al estilo de una clásica gran mansión, nos referimos al Mesón de Doña Paz, de sólo 12 cuartos, con gran exclusividad.

A nivel inmobiliario ofrece una mezcla completa de productos inmobiliarios para el comprador nacional o internacional de alto nivel, en diferentes lugares y con maravillosas vistas de la península. Ya existen algunas villas y durante los próximos 10 años el proyecto contemplará condominios, duplex y villas en la playa, la montaña, las marinas, campos de golf y ranchos de tenis.

El Tamarindo se encuentra en Cihuatlán, al extremo sur de la región turística Costalegre, en la Punta Sur de la bella bahía de Tenacatita, bañada por las templadas aguas del Pacífico y en medio de arrecifes. El resort, operado por Starwood y bajo su selecta marca The Luxury Collection, cuenta con un frente de 15 kilómetros de costa y 800 hectáreas de jungla tropical, y alberga uno de los campos de golf de 18 hoyos más exóticos de México. Proyectado hacia el mar, por el diseñador David Fleming, creó un verdadero desafío para los jugadores sin alterar el equilibrio ecológico. En Playa Dorada, donde las olas estallan con fuerza contra los acantilados, el espectacular campo de golf se desarrolla a lo largo de tres paisajes en la misma costa: montaña, bosque y palmeras. El snack bar en el hoyo 9 ofrece una de las vistas más sublimes del Pacífico, desde lo alto de un cerro, y además el restaurante La Higuera es uno de los mejores de la región. El hotel cuenta con 28 cabañas de lujo estilo palapa, increíblemente decoradas con elementos rústicos; ofreciendo una atmósfera de exclusividad casual. En su construcción se emplearon materiales propios de la región, como maderas de guayacán para el piso, hojas de palma para el techo, piedra bola, conchas y caracoles. Cada villa ha sido provista de sala, comedor, jacuzzi, alberca, terraza, jardín privado y hamacas, así como de variadas amenidades.

ACAPULCO

El destino clásico que se acerca a los mercados

 
Acapulco Princess.|CORTESÍA FAIRMONT

El puerto de Acapulco cuenta con la merecida fama internacional por sus apacibles playas, embellecidas por acantilados. Allí están las exclusivas residencias de magnates y artistas hollywoodenses y latinos que escogieron este paraíso del Pacífico que goza de un clima ideal.

El desarrollo del puerto se ha ido extendiendo desde el llamado “Acapulco tradicional”, desplantado sobre las bahías de Caleta y Caletilla, cerca de La Quebrada, escenario famoso por sus arrojados clavadistas, hasta la Playa de Hornos, sobre la Costera Miguel Alemán. La última zona donde están los más modernos desarrollos se llama Punta Diamante, rumbo a  Puerto Marqués.

Recientemente se ha detonado un crecimiento inmobiliario en Acapulco, ante la mejora en las vías de comunicación terrestre, poniendo a la ciudad de México a tan sólo tres horas y media de este sitio internacional. Aunado a ello está el proyecto carretero, que en breve conectará al puerto con Morelia y su región. Ahora, Acapulco se ha vuelto un destino posible de fin de semana para los habitantes de la ciudad de México y de Puebla.

Este modelo de turismo se impuso en Acapulco gracias a los desarrollos alrededor del Resort Acapulco Princess y del Club de Golf Pierre Marqués. Hoy en día estos dos desarrollos son operados por la firma Fairmont. Más tarde, el Mayan Palace abre resort y campo de golf: y ahora el de más reciente apertura es el Club de Golf Tres Vidas, el que replantea el concepto y pone en el mercado una exclusiva oferta de villas y condominios para un selecto mercado.

Club de Golf Pierre Marqués y su Club Campestre están situados en uno de los más plácidos paisajes de la costa del Pacífico. Este campo fue anfitrión del Campeonato de la Copa Mundial de Golf en 1982, el diseño original de Percy Clifford fue remodelado por el mundialmente famoso Robert Trent Jones, Jr. El resultado fue una verdadera prueba para la habilidad de golfistas de todos los niveles: nuevas y esculturales trampas de arena le dan un toque diferente a los greens con obstáculos de agua en 12 de los 18 hoyos, y dan un cumplido a los difíciles pastos de Bermuda rough.

Sobre una prístina playa en la costa del océano Pacífico se ubica el hotel Acapulco Princess, de la cadena Fairmont, símbolo de lujo y hospitalidad. Entre palmeras, lagunas y cascadas destaca su arquitectura en forma de pirámide, evocando las culturas maya y azteca. Cuenta con 1019 habitaciones, albercas de agua dulce y de agua salada para sus ilustres visitantes, muchos de ellos estrellas de cine. Lo que más llama la atención es su campo de golf de 18 hoyos, que ha sido considerado como uno de los mejores de México. Aunque no es muy largo, ofrece desafíos significativos, ya que en varios de los hoyos por un lado hay castigo por límite de campo y por el otro hay obstáculos de agua en 12 de los 18 hoyos. Ha sido sede de torneos de Pro-Am de ocho diferentes secciones de PGA de EUA, Canadá, Inglaterra y Alemania, como testimonio de la habilidad y destreza de Ted Robinson.

Mayan Palace fue uno de los pioneros en apostar por el modelo de resort, con desarrollo inmobiliario y campo de golf en el país. El desarrollo consta de hotel de lujo, villas y condominios, tiene el famoso campo de golf Vidafel, con 18 hoyos diseñado por el arquitecto Pedro Güereca. Este campo está catalogado como uno de los más espectaculares del mundo y nombrado como uno de los 100 mejores campos del mundo por la revista Golf & Life. Completamente integrado a la naturaleza entre lagos y jardines que rodean los greens y su diseño vanguardista, esta atmósfera tranquila, suma a sus detalles arquitectónicos una cascada encima del muro de roca sólida en la casa club, en el centro del campo. la arquitectura, inspirada en el estilo maya, lo convierte en un lugar hermoso y místico