Monterrey La ciudad más moderna del país

Definida por los expertos inmobiliarios como la ciudad más moderna del país y calificada como la de mayor influencia norteamericana, Monterrey es la ciudad más representativa del norte de la República mexicana.

Resguardada por el imponente Cerro de la Silla, es la capital del pujante Estado de Nuevo León, gobernado por el priísta José Natividad González Parás, y como cualquier otra de las grandes ciudades del mundo vive una transformación habitacional.


Fernando Shütte

Fernando Shütte, Presidente de Shütte

Grupo Inmobiliario, afirmó categórico:

“Definitivamente, Monterrey es la ciudad más moderna del país”. Asimismo, señaló que entre sus características sobresale el hecho de estar muy influida por las ciudades norteamericanas. Para el reconocido especialista mexicano, esa influencia ha mejorado enormemente la arquitectura, aunque también la ha deformado: “De hecho, en la parte más antigua de Monterrey, en la zona del centro, se hizo un nuevo río, el paseo del río, un poco evocando a San

Antonio Texas, y se ha rescatado mucho de la estupenda arquitectura vieja norteña.

Pero también, por ejemplo, en Monterrey hay casas con techos a dos aguas, siendo que allí no llueve con frecuencia”.

Cuando se le preguntó a Shütte sobre las diferencias importantes entre Monterrey y las grandes ciudades del país expresó que

Monterrey y las áreas conurbadas refieren a personas con un ingreso per cápita alto, totalmente distinto de lo que ocurre en el resto del país. Según el especialista, esto determina un acercamiento a un mercado inmobiliario más perfecto, porque la clase media es numerosa, y realmente hay oferta y demanda.

Además, es sabido que el Estado de Nuevo León ha invertido en el mejoramiento de sus ciudades, y respecto de esto Shütte dijo que “Monterrey tiene muchos atractivos, cuenta con una espléndida infraestructura, posee centros comerciales, parques, buenas vialidades, además de que permanentemente están pensando en progresar”.

Adrián Martínez Garza, socio Director de Inveregio, consideró que al igual que en la ciudad de México, en Monterrey existe preferencia por vivir en zonas reconocidas por su alta calidad de vida.

Todos sabemos que las sociedades son cambiantes y van ajustando costumbres, necesidades, gustos y preferencias, y por ello aparece lo nuevo, que finalmente se impone sobre lo que estaba establecido.

Ahora bien, existen factores importantes que afectan el desarrollo de una sociedad: crecimiento desordenado, inseguridad y falta de planeación urbana.

Sobre estos aspectos Martínez Garza expresó que “la tendencia en cuanto a lo que prefieren los compradores de vivienda sigue siendo la casa y el terreno propio”. Sin embargo, no hay duda de que crece la necesidad  e interés, y con ello la demanda, de vivir en condominios. “Esto último se debe, principalmente, a que allí hay mayor seguridad, vigilancia las 24 horas, accesos restringidos, menor costo de mantenimiento, derecho a servicios, como gimnasio, alberca, salones para fiestas, guarderías, estacionamiento techado, jardines, y muchos otros más”, aseguró Martínez Garza.


Catedral de Monterrey.

BOOM REGIO

Así como en las ciudades de México y

Guadalajara se presenta un boom en los bienes raíces habitacionales de niveles medio y residencial, en Monterrey ocurre lo mismo. Esto es explicable, entre otros factores, porque Nuevo León es el Estado que ocupa el segundo lugar en el país en relación con el mayor poder adquisitivo.

Para Martínez Garza, en Monterrey se viene presentando un boom inmobiliario desde hace algunos años: “En el caso de la vivienda media y residencial este crecimiento ha ocurrido tanto en desarrollos horizontales como en verticales. Hace cinco años, entre quienes buscaban comprar algún tipo de vivienda, sólo 5 % de esas personas consideraban como opción vivir en condominio.

Sin embargo, en los últimos tres años debido principalmente a una mayor estructura legal en relación con el cumplimiento del Reglamento del régimen para vivir y convivir en condominio, así como también a la seguridad y comodidad que un proyecto vertical ofrece el porcentaje de compradores potenciales ha reconsiderado la opción de vivir en condominio.

Así, es notable observar que el interés por este tipo de proyectos se ha incrementado de manera considerable”, afirmó Martínez Garza.

Por supuesto que todo está vinculado con la demanda que genera la actividad industrial y de servicios del Estado. Al respecto, Pedro J. Bárcena Poinsot, Presidente de Grupo Inmobiliario Bárcena, consideró que en Monterrey y su área metropolitana se observa un auge en desarrollos comerciales y habitacionales, principalmente, los desarrollos verticales de vivienda. En este sentido, Bárcena comentó: “En proporción, en el ramo industrial, aunque existe actividad, es menor. Como tendencia, se estima llegar a la sobreoferta en lo comercial (locales) y seguir cubriendo las necesidades de habitación por la actividad de negocios concentrada en la ciudad”.

Javier García Garza, Director General de Garden, coincide en que efectivamente se registra un boom en la construcción de vivienda media y media alta de Monterrey, segmentos que fueron desatendidos por muchos años, por la falta de créditos hipotecarios para este sector.

En opinión del Director del Instituto de la Vivienda de Nuevo León, Juan Manuel Fernández García, la tendencia del desarrollo inmobiliario residencial en casa habitación ha crecido en los últimos dos años. Según él esto se debe a la apertura de financiamientos bancarios, a los nuevos esquemas de financiamiento de la Sociedad Hipotecaria Federal, al crédito con apoyo del Infonavit y al nivel de ingresos con que cuenta la población para este nivel de vivienda.

Frente a la pregunta sobre las causas de dicho boom, José Ángel Puente Maciel, Director General de Puente Partners y Director

Comercial de Torres Verona, explicó que la tendencia que se observa en Monterrey responde a la oportunidad de atender la creciente demanda residencial de nivel medio y residencial de lujo. Fueron sus palabras: “Se observan importantes focos de expansión de vivienda horizontal hacia diversas zonas de la ciudad. Sin embargo, también observamos un importante auge en los desarrollos verticales, donde podemos encontrar diversidad de propuestas de nivel medio, así como desarrollos de clase mundial que ofrecen lujo y confort, en igual calidad que los mejores desarrollos del mundo”.


Adrián Martínez Garza.

LA TRANSFORMACIÓN

Históricamente, las grandes ciudades de nuestro país se han caracterizado por el crecimiento habitacional de casa privada.

Esta singularidad en el caso de Monterrey está mucho más acentuada. Según el último censo de población 91.34 % de los inmuebles en Monterrey son casas particulares y el porcentaje restante está constituido por edificios de departamentos.

Sin embargo, Carlos Rousseau, Director General de Maple, aseguró que, como en las grandes ciudades modernas del mundo, en Monterrey existe una clara tendencia hacia el desarrollo de condominios de tipo vertical y de tipo horizontal, donde se empiezan a considerar elementos importantes como seguridad, áreas verdes, alberca, gimnasio, entre otros.

En este mismo sentido, Rolando Sandoval Trigueros, socio Director de Grupo SDS, afirmó que se percibe una reeducación sobre este sistema de vida, simplemente porque se ignoraba este concepto. Y en segundo lugar se reconocen las ventajas que ofrece vivir en un desarrollo compartido por familias que pertenecen al mismo nivel sociocultural y con los mismos intereses.

Esto ayuda a eliminar los altos costos implícitos en estilos de vida demasiado elevados, haciendo posible vivir en un alto nivel pero a un costo más bajo. Según Sandoval

Trigueros: “Estas ventajas se ven reflejadas de mil maneras, sólo puedo añadir que cuando se conoce esta solución se convence de sus bondades hasta el más descreído”.


Javier García Garza.

Agregó que la vivienda residencial permea desde colonias de ingresos medios, hasta las muy exclusivas. Prácticamente, todos tienen un mismo interés: confort, individualidad, seguridad. No obstante dijo que “la individualidad es la más costosa, porque la topografía hace difícil plantear los desarrollos horizontales, por la escasez de tierra, además de que generan un mayor gasto en infraestructura. La tendencia de los desarrollos verticales no es nueva en nuestra ciudad, pero no se había difundido porque existía suficiente espacio para seguir haciendo habitación individual. El flujo temporal de empleos de alto nivel permite conocer las bondades de vivir en desarrollos verticales, a tal grado que cuando la solución se plantea en zonas residenciales de alto nivel donde los terrenos escasean hay un boom de oferta en departamentos, con una aceptación como nunca se había visto”. Además, entre otras bondades de los desarrollos verticales, hay que considerar que ayudan a una menor disgregación de familias, que quieren permanecer unidas en el sector, puntualizó Sandoval Trigueros.

José Puente fue más concreto, señaló que el municipio de San Pedro Garza García ha autorizado 55 desarrollos habitacionales, de los cuales 46 son condominios, mientras que en Monterrey se han autorizado 178 desarrollos, de los cuales 139 son condominios. Toda esta oferta está diseminada en un número importante de desarrolladores que han visto en Monterrey un buen momento para invertir.


José Angel Puente Maciel.

VERTICALIZACIÓN RESIDENCIAL

El Instituto de la Vivienda de Monterrey señaló que está comenzando una verticalización en cuestión residencial, y la tendencia es que se incremente. Reconoció que el fenómeno está sucediendo en los niveles socioeconómicos más altos, ocasionado por el alto costo del suelo para el nivel residencial y la escasez del mismo, así como el arraigo de las nuevas familias de vivir en determinada zona.

En opinión de Ramón Guajardo, Director

Comercial de Grupo Delphi, en Monterrey está pasando algo similar a lo que ocurre en las ciudades de México y Guadalajara, donde por razones culturales los mexicanos siempre hemos buscado un espacio de terreno propio, es decir, casa sola.

Sin embargo, empieza a generalizarse la tendencia a construir edificios de departamentos.

En palabras de Guajardo: “En Monterrey está pasando lo mismo que en las otras grandes ciudades del país, y esto se debe al crecimiento de la ciudad, al encarecimiento de la tierra, principalmente de los terrenos ubicados en las zonas ya acreditadas, que cambian su uso de suelo a multifamiliar, comercial y de servicios. Así, crece la demanda de departamentos, pues es una buena opción para vivir en las zonas de mayor demanda”.


Carlos Rousseau.

Raimundo Garza Barba, Director Administrativo de Grupo Edudvac, comparte esta posición, y esquematiza los factores que, desde su punto de vista, explican el fenómeno: escasez de tierra, simplificación de la forma de vida (servicios y confort), seguridad, costos de mantenimiento, distancia a escuelas y centros de trabajo.

Por su parte, el Director de Proyectos de Grupo Santos, Federico Santos, agregó que hay poca disponibilidad de terrenos y los que hay son muy caros. Por otro lado, expresó que los satisfactores han ido cambiando, que ahora la gente desea tener espacios de vivienda donde pueda disfrutar de una

casa-club, gimnasio, alberca y jardines para los niños, todo en completa seguridad.

Asimismo, reconoció el hecho del “desdoblamiento familiar”, es decir, la situación comprobada de que las nuevas familias tienden a vivir en la zona donde viven sus padres y bajo el mismo nivel socioeconómico.

Y junto a estos factores, destacó que los departamentos representan para personas mayores de 50 años espacios habitacionales extraordinarios, en cuanto a que no hay que preocuparse por el mantenimiento y la seguridad.


La Romana.

Un buen ejemplo de la tendencia al lujo que observamos en Monterrey para este tipo de edificaciones verticales, hay que mencionar el condominio residencial conocido comercialmente como “Torres Verona”, ubicado en Valle Oriente, en el municipio de San Pedro Garza García. Este proyecto ofrece ventajas básicas: excelente ubicación y buenos accesos. Además, integra todos los aspectos de un desarrollo de clase mundial, enmarcado en un moderno y sobrio estilo arquitectónico, y con vistas espectaculares a las montañas. El desarrollo considera otros factores fundamentales como: el equilibrio adecuado entre el número de familias y las instalaciones disponibles para lograr comodidad y exclusividad, así como la implementación de mecanismos de control que garantizan el nivel sociocultural de las pocas familias que tengan la posibilidad de adquirirlos.

Para José Puente, todo lo anterior constituye un buen punto de referencia para poner atención en los detalles en el momento de edificar o adquirir una residencia vertical de lujo. No es fácil obtener una gama tan amplia de posibilidades, por ello es importante que a la hora de tomar una decisión de compra se realice una cuidadosa evaluación de las características cuantitativas y cualitativas orientadas a elevar el nivel de vida, y que aseguren al inmueble una buena plusvalía en el largo plazo.

MAPA INMOBILIARIO


Ramón Guajardo.

De acuerdo con los especialistas inmobiliarios consultados, el mapa inmobiliario residencial de Monterrey está caracterizado por la localización del segmento de vivienda económica, interés social y media baja en las zonas norte, este y oeste, mientras hacia el noreste encontramos al segmento de vivienda media y en el sur la residencial.

A diferencia de Guadalajara, donde está completamente focalizado el desarrollo de torres verticales (prácticamente en el municipio de Zapopan), en Monterrey la construcción de vivienda media y residencial es más diversa.

Rousseau consideró las siguientes zonas como fuertes impulsoras de desarrollo inmobiliario:

Carretera Nacional, Cumbres, Anáhuac y Santa Catarina.

Rolando Sandoval agregó que la fuerza impulsora en San Pedro Garza García ocurre en sus sectores oriente y poniente y en la colonia Country, y coincidió con Rousseau en la zona de Cumbres y los desarrollos de la Carretera Nacional.

Todas las propuestas buscan dar mayor comodidad, concepto que abarca muchísimos aspectos, como estar bien ubicado, próximo a buenos colegios y cerca de infraestructura de primer orden con buen nivel de seguridad. Todo ello, desde luego, conservando el estatus al que cada cual pertenezca, agregó Sandoval.

García Garza explicó que la mayor parte de los desarrollos de casas habitación media y residencial se concentra en la zona

Valle y en el corredor del Cañón del Huajuco o Carretera Nacional.

Por su parte, Federico Santos agregó, además de los ya citados, a San Jerónimo, y puntualizó que en todos estos sectores tienden a hacer viviendas a la medida de los usuarios, con dos pisos como mínimo, construidas con materiales de concreto, acabados de mármol, cerámicos, duelas, tejas, alfombras y casi todas con instalaciones de aire acondicionado (por las temperaturas de la región) y con instalaciones subterráneas de todos los servicios.

ATRACTIVO PARA LA INVERSIÓN

En otro orden de ideas, Rousseau destacó algunas de las bondades de Monterrey: ser una plaza de inversión muy atractiva por su liderazgo en el país, en cuanto a industria, educación, servicios, gobierno, etc.

Además de contar con un excelente mercado interno, posición geográfica (cercanía a Estados Unidos), calidad de desarrollos, parques industriales, acceso a mano de obra calificada, etcétera. Estas características hacen muy atractiva la inversión inmobiliaria en Monterrey y en todo el Estado de Nuevo León.

García Garza señaló que “existen diferentes desarrolladores locales y de presencia nacional con una trayectoria de muchos años y con capacidades probadas en este ramo. Estas compañías invierten en Monterrey porque el mercado inmobiliario en la ciudad está en expansión y representa una buena oportunidad de negocios. Prueba de ello es la gran competencia que se ha dado en todos los segmentos de vivienda”.

Por ello, además de los desarrolladores locales, las grandes firmas nacionales, como Geo, Urbi y Ara, entre otras, en años recientes han puesto sus ojos y recursos en diversos proyectos.

Tradicionalmente, Monterrey ha contado con grandes desarrolladores, entre los que podemos citar a: Javer, Pulte, Ucalli, Internacional de Inversiones, Trazo Residencial,

Inmobiliaria Garza Ponce, Grupo

Santos, Vidusa, Marfil Constructores, Inmobiliaria

Cañón del Huajuco, Desarrollos

Convivir, Delphi, Condocasa, Grupo

SDS, entre muchos otros.

Según el Director del Instituto de la Vivienda de Nuevo León: “Los originarios de Monterrey invierten en esa zona porque son de allí, y los que no son de la región lo hacen porque consideran que es un mercado estable, por el nivel socioeconómico y el caudal de empleo del lugar, así como por el desarrollo económico de la entidad”.

En opinión de Santos: “Se invierte en

Monterrey porque existe poder adquisitivo, no hay problemas sindicales, la mano de obra es eficiente, existen profesionistas capacitados, ya que contamos con excelentes universidades, los trámites para construir son ágiles, aunque creo que podrían mejorar, hay tierra e infraestructura suficiente para nuevos desarrollos, se producen materiales de construcción a un buen precio y se tiene mucha diversidad”.

El municipio de San Pedro Garza García constituye un fenómeno inmobiliario que atrae inversiones, ya que se levanta al pie de una cordillera hermosa rodeada por sistemas montañosos, que constituyen un verdadero espectáculo, afirmó Puente. Y detalló: “En este entorno se han desarrollado importantes zonas residenciales, así como centros financieros y de negocios, centros comerciales, escuelas de excelente nivel, hospitales y toda la infraestructura que corresponde a una ciudad de primer orden. A San Pedro se la considera como una de las principales zonas residencialesde todo el país, por eso todo desarrollador e inversionista patrimonial que tenga la posibilidad buscará invertir ahí garantizando con ello una mejor plusvalía”.

¿APOYO GUBERNAMENTAL PARA LA INVERSIÓN?

Existen opiniones encontradas respecto al apoyo gubernamental, tanto federal como municipal, para la inversión inmobiliaria en Monterrey. Algunos señalan que es positivo que cada municipio tenga su propio plan de desarrollo. Asimismo, el gobierno del Estado, a partir de esta administración, ha estado muy interesado en la simplificación administrativa para el desarrollo de conjuntos habitacionales. Para esto, a través del Instituto de la Vivienda de Nuevo León ha celebrado convenios de simplificación con los municipios y dependencias de servicios (Agua y Drenaje, Comisión Federal de Electricidad, Catastro y Registro) que, en promedio, han logrado una reducción de 43 % del tiempo que llevaba realizar estos trámites. Guajardo acotó que cada municipio es diferente, pero en general todos tienen interés en el desarrollo, de modo que, en general, facilitan los trámites.

Sin embargo, Rousseau señaló que el apoyo por parte del gobierno podría ser mayor, en cuestión de agilidad en permisos para la construcción y demás trámites necesarios para el desarrollo de bienes raíces.

Expresó que “tardan mucho tiempo, además de la cantidad de trámites que se requieren.

Una propuesta considera segmentar estos procedimientos por tipo de proyecto y no generalizarlos, ya que no es lo mismo un desarrollo de cinco viviendas que uno de mil. En cuestión de infraestructura y servicios urbanos creo que el desarrollo se está quedando atrás si lo comparamos con el crecimiento natural de la ciudad, lo que complica los desarrollos nuevos, ya que los valores de los predios suben mucho y el tiempo de desarrollo no los hacen rentables”.

Para Bárcena se han intentado algunos adelantos en la tramitología expedita, en lo que se refiere a permisos de construcción, haciendo más claros los planes de desarrollo.

Pero, en su opinión, en las empresas paraestatales y de servicio se sigue con la complejidad y lentitud de siempre.

En contraste, Adrián Martínez Garza apuntó que existen ciertas dificultades, ya que en ocasiones el planteamiento propuesto en el plan de desarrollo de ciertos municipios no parece haberse actualizado al ritmo de los cambios dinámicos y con las nuevas necesidades de una ciudad en pleno crecimiento.

El apoyo se recibe en función de que los proyectos cumplan con los lineamientos que establece el propio plan de desarrollo y las autoridades están dispuestas a negociar ciertas modificaciones, cuidando el entorno y sin afectar a la comunidad.

Santos dijo que siempre que se realice un proyecto arquitectónico en consonancia con las especificaciones de seguridad, infraestructura de primer nivel, respeto ecológico y belleza arquitectónica, y que además cumpla con los requisitos de ley, contará con el apoyo gubernamental necesario.

José Puente hace referencia a que se nota un interés por parte de las autoridades para facilitar la construcción de desarrollos habitacionales, sobre todo verticales: “En el municipio de San Pedro Garza García, que es uno de los municipios de mayor nivel residencial en todo el país, se está empujando un nuevo plan urbano que incentiva la creación de desarrollos verticales en zonas bien demarcadas. Partiendo de la base de que es mucho más sencillo para los municipios crecer a lo alto que a lo ancho, confío en que tendremos apoyo, ya que buscarán reducir los costos de la infraestructura pública apoyando la edificación de este tipo de proyectos”.

MERCADO POTENCIAL

Rousseau reconoció que en Monterrey se empiezan a adaptar a vivir en un condominio y hacen de estos inmuebles espacios muy atractivos. Esto ocurre en particular en ciertos tipos de clientes, como solteros, viudos, divorciados, ejecutivos, estudiantes extranjeros y personas mayores.

La opinión de Adrián Martínez es que el tipo de comprador puede dividirse entre quienes buscan comprar una vivienda para vivir en ella y quienes buscan una inversión que produzca un rendimiento basado en una mezcla de plusvalía y rentabilidad inmediata vía renta.

“La plusvalía en un mercado libre resulta muy variable y puede depender de gran número de factores, tanto micro como macroeconómicos, así como de otras circunstancias, como la ubicación geográfica, la calidad y los servicios que el proyecto ofrezca. Sin embargo, se ha comprobado a través de los años, que la plusvalía de un bien inmueble ha superado la de muchos instrumentos financieros.

El mercado de las rentas en la vivienda es bueno, porque supera los rendimientos de otras opciones de inversión a través de los años”, puntualizó Martínez.

García Garza afirmó que los compradores de casas y departamentos en la ciudad de

Monterrey son aquellos que van a habitar en ellos, y que no es un gran mercado el de inversionistas que compren con la finalidad de rentar: “Las rentas de casa habitación no están en ascenso; sin embargo, pese a la sobreoferta de casas en renta en ciertos segmentos, muchos pequeños inversionistas prefieren una casa en renta que tener su inversión en renta fija”.

DIFERENCIAS CONSTRUCTIVAS

Los desarrolladores de Monterrey, así como de otras ciudades importantes de México, están enfocados a desarrollar proyectos vanguardistas, buscando mejorar la calidad de vida de los mexicanos.

Han utilizado materiales y diseños basados en estudios bioclimáticos para adecuar sus proyectos a las condiciones climatológicas de la entidad, logrando con ello mayor eficiencia en los sistemas de confort.

Pero, en esencia, según los especialistas consultados, las soluciones arquitectónicas son similares a otras regiones.

En particular, Rolando Sandoval dijo que, aunque en Monterrey los desarrollos verticales son relativamente novedosos, no ve mayores diferencias con otras grandes ciudades del país. Y en relación con el mundo expresó que “este nuevo concepto es novedoso porque propone una cultura residencial diferente, la cual es totalmente aceptada en las ciudades más importantes del primer mundo (Miami, Londres, Nueva York, etcétera)”.

Garza Barba opinó que por lo general cada ciudad tiene su estilo en los diseños constructivos, basados en el tipo de materiales que se producen en cada plaza, las costumbres de su gente y los paisajes de la zona. A diferencia de otras ciudades, los sistemas constructivos de residencias en Monterrey están utilizando elementos prefabricados, como cimbras, andamios, zapatas, escalones, losas, vigas, muros, cancelerías, cerámicos, molduras, es decir, menos artesanales, con mucha importancia a desarrollar la construcción más rápida y segura aunque el diseño de la casa sea tradicional, fueron los conceptos de Santos. Gran innovación constructiva es el aislamiento térmico, debido al clima extremoso de nuestra región.

Para Bárcena se ha adoptado el modelo “minimalista”: se crea un edificio de características austeras y línea sobria (uso de color blanco, vidrieras en tonos verdes o azules, losas sin aleros, etc.), lo que se refleja en economía y aumento de márgenes de negocio.

PRECIOS Y PLUSVALÍA

Respecto a los precios y plusvalías, Bárcena agregó que definitivamente la adquisición de inmuebles en etapa de preventa significa una oportunidad de aprovechar la plusvalía de la inversión. Los márgenes de plusvalía, dependiendo de la zona, calidad,

etc., pueden variar entre 10 y 30 % en los primeros seis meses en preventa. Según palabras de Bárcena: “En los últimos seis meses los adquirentes de nuestro fraccionamiento han visto incrementada su inversión en 33 %. Se estima que para los próximos seis meses se tendrá un incremento de 20 %”.

Santos coincidió en que en preventa la plusvalía crece en promedio 10 % al momento en que el fraccionamiento esté urbanizado y posea los servicios públicos de infraestructura necesarios. Mientras que en producto terminado, la plusvalía crece de acuerdo con la zona, en rangos que van de 10 a 25 % anual del valor del inmueble.

Sobre el comportamiento de los precios por metro cuadrado en producto terminado hay coincidencia entre los consultados de que, en el último año se ha incrementado entre 10 y 15 %.

Adrián Martínez agregó que el mercado inmobiliario es muy dinámico y hay que permanecer actualizado constantemente en busca de proyectos vanguardistas que ofrezcan valor agregado claro y definido para el cliente potencial. En un mercado altamente competitivo, como el de la vivienda, el precio no debe ser considerado como la mayor fortaleza, ya que el comprador actual es más cauteloso y analítico en sus decisiones de compra. Así expresó estas ideas: “En mi opinión, el producto es lo que marca la diferencia ante la competencia, el comprador actual busca mayor número de beneficios a un costo competitivo, pero nunca pierde de vista la calidad”.

Sandoval opinó que “indudablemente han aumentado los precios, principalmente porque el costo del insumo más importante, que es la tierra, ha aumentado en forma considerable: “Lo más importante es donde siembras tu dinero, por ello los desarrollos más interesantes se están dando en las mejores zonas residenciales de Monterrey”