Siete días y noches alrededor de Miami.

Una semana para descubrir la experiencia de Miami

HE AQUÍ ALGUNAS DE LAS ACTIVIDADES QUE USTED CON SU PAREJA, CON LA FAMILIA O TAL VEZ ACOMPAÑADO DE SU PROPIA PERSONA PUEDEN HACER EN UNA SEMANA EN MIAMI. LO QUE A CONTINUACIÓN SE DESCRIBE ES UNA MIRADA A LO QUE, SEGÚN SUS GUSTOS, SU IMAGINACIÓN Y SUS POSIBILIDADES ECONÓMICAS PUEDE EN VERDAD GOZAR DURANTE SIETE ESPECTACULARES DÍAS Y SUS NOCHES.

Primer Día

Tal vez es su primera visita a Miami.

Puede aclimatarse a Miami en domingo, listos para un “Brunch”. Para tal efecto lo mejor es South Beach. El 1220 at The Tides, el Sushi Samba Dromo, así como el Balans, son todos ellos excelentes. El resto de la semana existen lugares que ofrecen desayunos —todo el día, como el Big Pink, el Van Dyke Café y el 11th St. Diner.

Más tarde el domingo es ideal para caminar por las calles, o dirigirse al Distrito del Diseño y pasear por las diferentes exhibiciones en sitios como Kevin Bruk Gallery. También resulta atractivo visitar el centro de alguno de los diseñadores o decoradores de interiores posh de Miainternaciomi, como Holly Hunt y por supuesto Knoll. Para descansar, una limonada fresca o un té helado en el Picadilly Garden.

De ahí se puede uno dirigir otra vez hacia South Beach para pasear por cuantas boutiques eclécticas encuentren por el camino, como el caso de Base de Lincoln Rd., que vende desde ropa de verano, hasta CDs al estilo de los bares de los hoteles de cinco estrellas.

¿La cena? Siempre en domingo en Base, en el hotel Townhouse. Si le gusta la comida especiada, Rumi es la respuesta aunque claro, el menú es amplio y para todos los gustos.

A partir de la media noche comienza el espíritu joven de South Beach. Hay quienes prefieren los bares tranquilos o lounges como el del Portofino, muy neoyorquino.

Se ubica en South Pointe Dr. Si busca un lounge original, por supuesto B.E.D. en Washington Ave., donde solo puede sentarse en camas.

Para quienes son de “tirada larga” entre 2:00AM y 5:00AM es la hora perfecta, en mega clubes como Level por supuesto en Washington Ave., y Crobar en la misma avenida.

SEGUNDO DÍA

Vale la pena iniciar con un buen desayuno en A la Folie en Espanola Way, donde se puede saborear un delicioso Chocolate Parisien, que es chocolate con crema batida y vainilla, o un café au lait con uno de los famosos croissant del lugar, por ejemplo el de chocolate.

¿Lo suyo es el golf? El Crandon Park Golf Course, precisamente en el Boulevard Crandon, es uno de los mejores campos de la ciudad. Al terminar bien puede almorzar en el Rusty Pelican de Rickenbacker Causeway. Tiene una vista espectacular del centro de Miami.

¿Más deportes? La renta de jet esquís o waverunners en el Club American Watersport de Alton Rd. Es una buena opción. Claro está que las posibilidades son múltiples, como tomar un tour en waverunner de Miami Beach de la empresa Boucher Bros. y que ofrece varios puntos de embarque y desembarque en la zona de Miami Beach.

El mar se presta para múltiples opciones deportivas en Miami: parasailing, snorkeleo, pesca y por supuesto el buceo en zonas a donde uno es transportado como Coral Gables, impresionantes por los bancos coralíferos que en ella se encuentran.

Se puede después comer en Sundays on the Bay en Crandon Blvd. La especialidad son los mariscos al tiempo que se disfruta de la vista de la marina.

¿Bajar la comida? Un tour del Deering Estate o Propiedad Deering, también en Cutler, que es una zona protegida arqueológica y biológica. Muy cerca se encuentra el esplendor de los Jardines Tropicales Fairchild en Old Cutler Rd. Por la noche bien se puede cenar en Azul de Brickell Key Dr., que es un restaurante de comida mandarina con una vista excelente de los edificios y el centro todo iluminado de Miami. Los platillos más que mandarines son eclécticos. La chef es Michelle Bernstein. Su cocina más bien refleja los sabores internacionales que se fusionan en la ya propia cultura generada en Miami. Por cierto que Azul fue el primer restaurante propio de Miami en obtener el reconocimiento de prestigio AAA Five Diamond.

DÍA 3

Este día puede practicar una hora de tenis en el Flamingo Park Tennis Center, en la esquina de Jefferson Ave., que cuenta con 17 canchas de arcilla y un equipo de profesionales dispuestos a darle un buen entrenamiento en el deporte blanco.

Claro que si las preferencias del visitante son deportes “acelerados” los rollerblades son una buena opción. Puede practicarlo en Lummus Park de South Beach, a poca distancia de Ocean Drive.

La hora de las tiendas: en el centro Ball Harbour de Collins Ave. Se puede comprar, pasear y ver y visitar tiendas como Saks Fifth Avenue, Chanel, Cartier, Giorgio Armani, Gucci, Tiffany & Co., YSL y Van Cleef & Arpels, por mencionar algunos nombres.

¿La comida? Para ahorrarse tiempo vaya al tercer piso de Neiman Marcus al Café Zodiac. Es de festejar una ensalada de soufflé de naranja. A nadie le hace mal acompañar tal delicia con una copa bien fría de vino blanco.

Si se siente cansado y con hambre. Le recomendamos tratar de formar parte del club de las 48 onzas, un grupo muy selecto de unas 20 mil personas que han logrado terminar hasta el último bocado del steak Angus de ese peso en una sola sentada en el Don Shula’s Steak House.

Está ubicado en la Collins Ave. Los menús están pintados sobre pelotas oficiales de la NFL de, por supuesto, fútbol americano.

Un paseo por las calles puede bajar el alimento.

Pero si prefiere puede desde antes hacer reservaciones para las copas ya de desvelados y bailar en Jimmy Z en The Forge. Este es un perfecto lugar para terminar el día. Pregunte por el menú de su exclusiva cava de vinos y la amplia lista de champañas.

DÍA 4

Hoy es un día para tomar las cosas con calma. Un buen desayuno como unos huevos benedictinos con salmón ahumado.

Vaya por una ensalada de frutas primero y luego los benedictinos al Café Bar del Hotel Pelican en Ocean Dr. A lo mejor se encuentra ahí a Cameron Díaz o a Robert de Niro, quienes son comensales obligados, siempre que se encuentran por Miami. Lo que sí va a encontrar es una decoración llamémosla brutalmente ecléctica.

Después ¿Por qué no divertirse en la Isla de la Jungla de las Guacamayas, que se ubica precisamente en Parrot Jungle Trail, justo a la salida del Mac Arthur

Causeway. Es un parque zoológico especializado que se acaba de inaugurar este verano pasado. Cuenta con más de 500 árboles, plantas y cerca de 3 mil aves, orangutanes y muchos otros animales.

También tiene su serpentario y un zoológico de pitones. Puede comer un refrigerio en el Lakeside Café, que es una terraza exterior con vista al Lago Flamingo.

Después hay tiempo suficiente para visitar el Museo de arte Lowe antes de su cierre. Está en la universidad de Miami en Stanford Dr. Siempre encontrará exhibiciones de gran interés.

¿Cansado? Puede optar por un tratamiento en el Mandarin Oriental Spa en Brickell Key Dr.

DÍA 5

Hoy es un día importante. Es la jornada en la que se mezclan decisiones de negocio y placer. Desayuno temprano. Pasarán por ustedes temprano, de alguna de las empresas de Bienes Raíces, para llevarlos a conocer algunas de las propiedades disponibles que les interesan comprar en Miami. Desde encontrar el distrito residencial que va con su estilo de vida, con sus gustos y por supuesto, con su presupuesto. Pero después revisar cual de las propiedades es la más atractiva por múltiples razones y enseguida los planes de compra: de contado, a crédito, tasas, qué conviene con las bajas tasas de interés disponibles, cómo amueblar y decorar la propiedad; en fin tantos detalles por analizar.

Al terminar la visita de las propiedades y entender un poco más el tipo y monto de la inversión que destinará a una propiedad raíz en Miami, puede ir al centro comercial The Village of Merick Park en Coral Gables, en la Ave. San Lorenzo con Blvd. Ponce de León. De nuevo es la hora de las compras. Bien puede comenzarse por el almacén ancla de este centro comercial, que es Nordstrom junto con

Neiman Marcus. También encontrará boutiques de diseñadores como Bottega Veneta, Burberry, Canali, Carolina Herrera, Diane von Fürstenberg, Etro, Jimmy Choo y Sonia Rykiel entre muchas otras más.

Haga un detente para comer ligero. Unas tapas españolas en Café Ibiza, en el segundo piso. Cuenta con un buen menú de comida mediterránea; bien ambientado a ese mundo sofisticado, a la vez que espontáneo y directo, como el Mediterráneo.

Cerca de las cinco o seis de la tarde vale la pena sentarse en un diván rojo de Segafredo en Lincoln Rd. Ahí paladear un delicioso expresso con una vista perfecta de la casa de arte Teatro Colonial. Lo interesante de Segafredo es ver a la gente que acude a ese lugar. Hay bohemios, intelectuales de todas las corrientes, amantes del arte, de la literatura y del teatro. Por lo mismo las conversaciones en ocasiones se tornan al rojo vivo acerca de temas cinematográficos, coreográficos o de artistas que exhiben en las salas de exposición de Miami.

Después el día merece una cena. Barbarella esque Pearl, en One Ocean Dr. puede ser la opción. Además de que puede seguirse ahí hasta altas horas de la noche en la sobre mesa o pasar al bar para búhos desvelados, disfrute de la cena con la decoración impresionante del lugar, diseñada por Stephane Dupoux.

DÍA 6

Un buen desayuno en el Trop Art Café en el Hilton Fontainebleau en Collins Ave. Si lleva a sus hijos tendrán en qué entretenerse. Los menús los entregan con crayolas. Por supuesto que en domingo este sitio cuenta con el tradicional brunch americano.

Más tarde se puede nadar con los delfines en Key Biscayne. También ver el espectáculo con las ballenas asesinas en el Seaquarium de Miami, ubicado en Rickenbacker Un poco más al sur se llega a Metrozoo para apreciar a más de 900 animales que pasean libres por los pastizales.

Ojo: las puertas de este zoológico cierran a las 4:00PM pero puede permanecer en las instalaciones hasta las 5:30PM.

Si es día de niños o jóvenes usted sabrá lo que hace. Puede dejar a los niños o jóvenes por la noche en Gameworks en The Shops de Sunset Place. Es un lugar donde niños, jóvenes y adultos se divierten con los cientos de juegos de video de última generación. Los jueves hay una Happy Hour toda la noche para adultos. En ocasiones la comida es gratis entre semana para los jovencitos.

Puede llegar cerca de las 2:00AM y hasta el amanecer o más a Space 34.

Con sus espacios amplios, casi catedralescos y su terraza gigante exterior, Space 34 se vuelve un enjambre de seres humanos. Es todo un espectáculo cinematográfico asomarse por la terraza y ver hacia abajo ese mar de seres humanos empujándose por entrar al lugar.

DÍA 7

Último día en Miami. Ideal para visitar el famoso distrito del Art Decco, sea en tour o guiados por un mapa. Este distrito es la zona de arquitectura de los años veinte y treinta del siglo XX más grande del mundo. Podrá ver y aprender algo acerca de los huecos tipo queso suizo, las pestañas y líneas asimétricas dentro de muchos de los hoteles locales, de las tiendas y edificios de departamentos.

Una vez que se llega a la calle 16ª asegúrese de hacer una escala en el Sagamore en Collins Ave., para apreciar la entrada en forma de cero a la alberca, el cuarto de lectura y de café. Todo lo anterior por supuesto es parte del Miami Histórico donde es importante ver el Lobby  Galería de Arte de la Collins Ave., con su techo construido con arquitectura de una catedral gótica.

Por supuesto no puede dejar de visitar el Raleigh en Collins Ave. para fotografiarse en la famosa alberca con escapes a presión que crean figuras y efectos interesantes. Es aquí donde la famosa belleza de actriz también acuática de los treinta, Esther Williams, pasaba una buena parte de sus tardes. ¿Recuerda usted la película Escuela de Sirenas? Visite el Monasterio Español, la iglesia de San Bernardo de Clairvaux en West Dixie Hwy., la Venetian Pool en Coral Gables, ubicada en De Soto Blvd. Y muchos otros sitios de interés.

De regreso a pleno South Beach, puede refrescarse en el Harry’s Grille del Eden Roc, en Collins Ave., a la Hora Feliz y disfrutar del recién renovado ambiente del Viejo Mundo.

Con broche de oro se cierra el viaje: Una cena en The Forge, de la calle 41, uno de los restaurantes más antiguos de Miami y con un refinado gusto en la decoración.

The Forge hasta la fecha atrae a los famosos.

Si después de la cena y el tour caminado por la zona histórica de Miami, quiere mantenerse despierto, se puede dirigir al Tobacco Road en el centro de Miami, precisamente en South Miami Ave. Este lugar se construyó en 1912 y es la taberna de mayor tradición de la ciudad. Va a disfrutar de su bebida favorita con música en vivo: jazz, blues, rock, de todo un poco. El lugar ideal si a usted le gustan las bebidas de siempre, cervezas y la música en vivo de las grandes bandas.

Tal vez la noche aún sea joven para ustedes.

Pregunte ahí mismo el lugar perfecto para ustedes, según su estado de ánimo, para aprovechar este impactante mundo de sitios de entretenimiento en vivo, música disco, bares hasta el amanecer y muchas otras escenografías en las que pueda gozar de su momento y ver llegar el amanecer en South Miami. Recuerde intensamente cada instante de su viaje, de una semana inigualable en Miami. Comience entonces ahí, en ese espacio, con ese sabor, a paladear los planes para su próximo viaje a este paraíso del arte, del deporte, de la vida nocturna, que hace de Miami, el ambiente del

Bon Vivant que tiene la fortuna de controlar y decidir su propio destino.