La situación actual nos debe hacer reflexionar sobre la relevancia de contar con un testamento; con la intención de proteger la inversión realizada en todo nuestro patrimonio.

6 No me gusta0

Nadie pudo imaginar que el 2020 nos tenía preparada una situación como la que actualmente estamos viviendo, debido a la pandemia por el Covid-19. Fue literalmente imposible prever un escenario como el que hoy presenciamos. Lo más grave y lamentable, sin duda, es la enorme pérdida de vidas humanas, miles de familias que han sufrido la muerte de sus seres queridos de manera trágica y sorpresiva. Por si fuera poco, estas familias ahora deberán hacer frente a diversos trámites con la finalidad de atender los asuntos pendientes de su ser querido. Ahora deben resolver qué sucederá con sus bienes y deudas, con aquél inmueble adquirido a crédito pendiente de liquidar o con aquél otro pendiente de regularizar, entre otras interrogantes. Y para lo anterior, será fundamental resolver otra pregunta: ¿La persona otorgó testamento antes de fallecer?

[También te puede interesar: ¿Qué hacer para escriturar una propiedad en medio de la emergencia sanitaria?]

Si la respuesta es afirmativa, los familiares conocerán la última voluntad de su ser querido y podrán estar tranquilos sabiendo que el trámite de la herencia será más sencillo y económico, acorde a dicha voluntad. Si no fue así, no podrá conocerse su voluntad y será el ordenamiento legal el que decidirá quién debe heredar. La familia entonces deberá lidiar con mayores trámites y costos, y posiblemente, con pleitos y conflictos. Por ello, la situación actual nos debe hacer reflexionar sobre la relevancia de contar con un testamento. Cada inversión realizada, cada negocio, cada ahorro y cada acción tendiente a proteger a nuestra familia, quedará inconcluso mientras no elijamos libremente su destino ante nuestro fallecimiento.

También nos permite nombrar un tutor para nuestros hijos menores y hasta reconocer a los mismos si no lo hubiésemos hecho en vida. El testamento, por lo tanto, se convierte  en el acto más trascendental en el ámbito personal y patrimonial de la persona. Paradógicamente a su relevancia para la persona y sus seres queridos, el testamento es a la vez sumamente sencillo y económico de realizar.

[También te puede interesar: Actividad Notarial durante la emergencia sanitaria]

Se otorga ante notario público, brindando con ello la mayor seguridad jurídica. Basta haber cumplido 16 años, acudir personalmente ante el notario de su elección, identificarse plenamente, expresar libremente la manera de disponer de sus bienes y de cumplir o declarar deberes para después de su muerte. El notario lo asesorará y redactará el testamento, sujetándose estrictamente a la voluntad declarada.

No es necesario hacer una lista de bienes ni exhibir facturas o títulos de propiedad; tampoco hace falta que acudan testigos, pues solamente en caso de que el testador tenga alguna capacidad diferente o si así lo solicitaren él o el notario, deberán firmar 2 testigos. Es además un acto plenamente revocable.

[También te puede interesar: Se mantiene actividad notarial en CDMX al ser considerada esencial]

La pandemia ha provocado que la asesoría y atención inicial puedan realizarse vía remota, aunque para el otorgamiento del testamento, por su propia importancia, será necesario estar en presencia del notario, desde luego bajo las medidas de prevención que demanda la situación actual. Igualmente en atención a la pandemia, el testamento tiene en la Ciudad de México un costo reducido durante todo el 2020.

No podemos prever muchas situaciones, entre ellas el momento de nuestra muerte, lo que sí es posible prever es el destino de nuestro patrimonio y el cuidado de nuestros descendientes ante tal acontecimiento. Acudamos con nuestro notario y realicemos este acto que nos brindará paz y también a nuestras familias. Se trata de un acto de previsión, pero también de amor.

__________

* Notario 159 de la Ciudad de México

https://colegiodenotarios.org.mx/