Gracias a las condiciones macroeconómicas y las expectativas relacionadas con las reformas estructurales, la edificación de oficinas clase A en el DF se ha detonado a niveles sin precedentes, siendo el corredor de Reforma en el que se construye la mayor parte.

En la Ciudad de México se construyen 1'461,000 m2 de oficinas clase A, un nivel histórico, lo que implica un crecimiento de 20% de incremento entre junio de 2014 y el mismo mes de 2013. Esto responde a la reactivación de proyectos que habían quedado suspendidos derivado de la crisis de 2009; adicionalmente, se percibe un clima favorable derivado de las reformas estructurales, mismas que impulsarán la demanda de espacios de todo tipo.