En este número:

 

Editorial

El recorrido de Real Estate Market & Lifestyle por toda la República de Querétaro.

Su Mexicana hoy tiene su encuentro con el histórico, colonial y a la vez moderno estado posición geográfica y estratégica, la limpieza de su ciudad, la seguridad que se vive en la misma, su hermoso Centro Histórico, la calidad de vida y la gran oferta inmobiliaria, se conjugan para crear un destino ya sea para vivir o para adquirir una casa de descanso.

Su ciudad se ha vuelto receptora de población de todo el país, aunque predomina la demanda de la Ciudad de México, sobre todo en los segmentos medio y residencial.

Tiene un soporte económico muy importante, a través de su sector manufacturero consolidado y su creciente sector de servicios. De forma adicional, turísticamente resulta muy atractivo. Ha sido el segundo estado con el mayor crecimiento de 1994 a 2007 y en cuanto a recepción de turistas, se ubica detrás de Nuevo Vallarta, Riviera Maya y Cancún.

La oferta inmobiliaria es amplia y para todos los sectores, incluso cuando en principio parece que hay sobreoferta, por el fenómeno de migración proveniente de otros estados, al final hay un balance entre oferta y demanda. Por lo que respecta a los precios, sin duda comparativamente con la Ciudad de México resulta muy atractivo, incluso barato.

Lugar ideal para vivir o para no faltar ningún fin de semana, porque a pesar de estar creciendo muy rápido, lo está haciendo de forma planificada y con la generación de infraestructura necesaria para el futuro. Verdad es que es un modelo de ciudad y un ejemplo para otros estados del país.

Si bien Querétaro nos ha dejado un buen sabor de boca, no nos podemos abstraer de la coyuntura internacional, caracterizada por la crisis financiera desatada en Estados Unidos y la forma o manera en que impactará a México.

Es por ello que también en esta edición, se dedican varios reportajes con el objetivo de evaluar la situación, su impacto en los diferentes sectores del mercado inmobiliario nacional, en la parte de bursatilización de cartera en particular, así como el efecto que provocará en los precios para la construcción de vivienda.

No podemos dejar de lado el impacto económico sobre México, porque sin duda que esta situación ha modificado los pronósticos de crecimiento que se venían manejando para lo que resta del 2008, como para todo el año 2009, toda vez que seguimos dependiendo mucho de la economía estadounidense. Sin duda, viviremos en medio de un debilitamiento en cuanto a crecimiento, pero seguramente se evitará una crisis financiera interna.

Vale la pena recurrir a los expertos para que hagan algunas recomendaciones de lo que hay que hacer en estos momentos de crisis, para salir lo mejor librados posible. Seguramente los consejos nos pueden ayudar.