que busca ser una plataforma para el intercambio económico, científico, tecnológico a favor
de un desarrollo cultural, social y sustentable,
será uno de los momentos históricos de este siglo al presentar la idea de utilizar todo los elementos de las sociedades modernas a favor de la calidad de vida para todos los habitantes de la orbe.

 

El mundo en siete días

La Expo 2010 Shanghai está organizada en pabellones para cada país, estas edificaciones tienen por misión mostrar algo en sí mismas, a través de su arquitectura, así como transmitir un mensaje específico, propio del lugar que les dio origen. Esta es una muestra de los pabellones más importantes, sus propuestas y su significado.

 

China, la ubicación de la nueva Expo Mundial refleja los nuevos intereses de la comunidad internacional, ya que es un país con una historia milenaria, y circunstancias especiales al ser una de las civilizaciones más grandes del mundo, que deja ver la cooperación e intercambio internacional vitales en la actualidad. Llama la atención también que la Expo 2010 Shanghai representa la primera vez que un país “en vías de desarrollo” monta un evento de esta categoría a nivel internacional.

En sus inicios las Exposiciones Universales tenían la meta de mostrar los avances de cada nación, y servían efectivamente para el intercambio de conocimientos y tecnologías. Asistían los líderes mundiales, así como empresarios y científicos de todo el globo, ya que era una oportunidad única para entrar en contacto.

La característica distintiva de esta nueva Expo Mundial es que es la primera con el tema “Mejor Ciudad, Mejor Vida” en el contexto de las metrópolis del siglo XXI. Durante sus 184 días los participantes explorarán nuevas aproximaciones al hábitat humano, hablarán de lo que ocurre en sus naciones e intercambiarán experiencias de desarrollo urbano, estilo de vida y las condiciones laborales del nuevo siglo.

La temática de esta exposición no es una cuestión circunstancial, ya que refleja una de las necesidades culturales y sociales  para mejorar el espacio donde se vive. Desde la Revolución Industrial hasta nuestros días, la transformación, o mejor dicho la generación de las ciudades ha sido un tema fundamental en la arquitectura, el arte y las relaciones sociales. En la actualidad estos sectores buscan ya no sólo una tendencia moderna o de crecimiento, sino una que genere una mayor calidad de vida para la gente, así como un mayor aprovechamiento de los recursos naturales (ya no sólo explotación). Por ejemplo, la tecnología, como se presenta en esta exposición, tiene ya un objetivo específico; ayudar a mejorar  el mundo y las relaciones humanas.

Esta exposición donde se presentan más de 190 países y 50 organizaciones internacionales, así como la participación de 100 líderes mundiales en más de 100 los pabellones ha mostrado la importancia de rescatar los elementos distintivos de cada país a favor de un desarrollo sustentable, provocando una experiencia inolvidable y transformadora para todo aquel que la viste.

 

CHINA

 

Es el pabellón más imponente de la feria ya que puede verse desde cualquier parte de la Expo. Su color, rojo “Gugong” (el mismo de la Ciudad Prohibida) y su forma que trae a la memoria antiguos templos y palacios, son estandarte para la misión que tiene, que es la de mostrar los avances en desarrollo urbano que han tenido a lo largo de toda su historia. En el interior de la enorme pirámide invertida, se encuentran los pabellones de las 31 provincias de China, con sus diversas expresiones culturales y mostrando sus respectivos legados. Es pertinente mencionar que se desplegó una especie de monumento –ocho jeringas sobre una base- que invitan al mundo a recordar y pensar sobre la crisis del SARS, una de las crisis sanitarias más agudas de la última década. Lo visitaron alrededor de 8 millones de personas.

 

REINO UNIDO.

 

Este fue el pabellón más innovador de la feria, gracias a su estructura que llamaron “La Catedral de las Semillas”; una edificación espectacular creada con más de 60 mil varillas transparentes, que actúan como fibras ópticas llevando luz al interior durante el día y haciendo que la estructura brille al exterior durante la noche. Este pabellón refleja también el regalo de las Islas Vírgenes Británicas a China; una donación de semillas obtenida del Kew Millennium Seed Bank partnership, quienes ostentan la colección de semillas de plantas salvajes más grande del mundo. Además, los ingleses se precian de que Londres fue la primera ciudad en contar con un parque público, la primera en tener una institución dedicada a la investigación botánica, haber sido pionera en jardines individuales para casas y también inventado las jardineras de ventana. En sus palabras, Londres es una de las ciudades más ecológicas de Occidente y por tanto el pabellón refleja esta inquietud al incorporar vida en su manera más básica y poderosa; las semillas. Es una regalo de Inglaterra a China y el mundo, del origen de la vida  y de la conciencia ecológica. Lo visitaron alrededor de 8 millones de personas.

 

ESPAÑA.

 

El mimbre es un elemento común utilizado por el pueblo Chino y el Español, es por eso que a través de una arquitectura  vanguardista construyeron el pabellón con este material. Debido a su peculiar forma y materiales fue bautizado por algunos como el “pabellón cesto”. Tan original fue su diseño que fue galardonado con uno de los premios internacionales de arquitectura del Real Instituto de Arquitectos Británicos. La estructura es muy ligera, hecha de acero, y fue cubierta en su totalidad por formas onduladas creadas con mimbre, que llaman mucho la atención. Las propuestas e ideas detrás del pabellón se pusieron en manos de tres de sus más destacados directores de cine: Bigas Luna, Basilio Martín Patino e Isabel Coixet, en las tres salas que aloja contarán el cambio vivido por las ciudades españolas desde mediados del siglo pasado a los tiempos actuales, bajo el lema “De la ciudad de nuestros padres a la de nuestros hijos.” El objetivo es transmitir una visión contemporánea de España a través de contenidos que resulten comprensibles y atractivos para el pueblo chino. Aunque sin duda lo que más ha llamado la atención es su mascota “Miguelin” un bebé gigante que está sentado dentro del pabellón. Lo visitaron alrededor de 8 millones de personas.

 

ALEMANIA

Los alemanes quisieron que su pabellón fuera fuente de inspiración sobre cómo la calidad de vida y la diversidad en las ciudades puede ser mejorada al asegurar que los elementos que la componen interactúen en armonía. Alemania se presenta de esta manera como una nación múltiple, rica en ideas, con la mirada puesta hacia delante de un país que también establece grandes valores para la preservación de sus raíces y patrimonio. El mensaje de todo esto es que la diversidad y el equilibrio son vitales para las ciudades del mañana. A este concepto le llaman “balancity” y su propuesta consiste en el balance entre la renovación y la preservación, la comunidad y la individualidad. La globalización y el nacionalismo son los temas centrales de la exhibición. Esto puede apreciarse en su diseño, por principio de cuentas porque fue un conglomerado de desarrolladores, y no uno solo, los responsables del pabellón, y también porque los visitantes encuentran un complejo que nunca fue contemplado como un edificio, sino más bien una escultura tridimensional sin un interior o un interior claramente definidos. El viaje para los visitantes inicia en el puerto y el pabellón los va llevando a través de jardines y parques para terminar en la fuente de energía de la ciudad central. Lo visitaron alrededor de 7 millones personas.

 

 

DINAMARCA
el placer en la vida  de la sutentabilidad

En varios sentidos, el Pabellón de Dinamarca es importante, especialmente para el pueblo Chino, tan acostumbrado al uso de la bicicleta como medio común de movilidad urbana, ya que está totalmente cubierto de ciclo vías. En estos sentidos el mensaje que transmite, es un mensaje directo, práctico y asequible para los que visitan la expo todos los días. La propuesta está basada en tres elementos que representan lo mejor de Copenhague; El uso de la bicicleta como transporte cotidiano, el agua y un área para juegos y de picnic. A resaltar es que llevaron un tesoro nacional, la estatua de la Sirenita, símbolo de la ciudad, misma que estará en Shanghai durante los 6 meses de la Exposición. El edificio es una estructura monolítica totalmente blanca, lo que la mantiene fresca durante el verano de Shanghai. El acero de la estructura está perforado en un patrón que refleja las tensiones estructurales que el pabellón está experimentando; dejar ver el interior de las fuerzas subyacentes. Para los daneses, el diseño de vida sostenible no tiene que significar menos diversión, o negarse algunos placeres, y con el pabellón han conjuntado un puñado de experiencias de cómo una ciudad sustentable, como Copenhague, puede aumentar la calidad de vida. Lo visitaron alrededor de 7 millones de personas.

 

 

 

 

EMIRATOS ÁRABES UNIDOS

“La magnificiencia y desarrollo de los emiratos árabes a travez de la energía solar”

 

Inspirado de forma natural por el paisaje típico de las dunas de arena del desierto que es común a los 7 Emiratos, este pabellón es uno de los más grandes e imponentes del complejo. De un lado muestra una cara lisa, como una duna expuesta al viento, y otra con textura, misma que permite el paso de la luz. Todo esto forrado por una piel de acero dorada. Toda la estructura es una red triangulada de paneles hechos con acero inoxidable, unidos por nudos ajustables, y diseñada para que el pabellón pueda ser desmontado y construido de manera sencilla y económica. El pabellón se eleva hasta 20 metros de altura y el ingreso es a través de un cristal en su base. Al interior del recinto se aprecia una réplica de la Iniciativa Masdar, que busca implementar nuevas ideas sobre la producción energética. Masdar significa literalmente “la fuente” y es un proyecto de Abu Dhabi, una ciudad que dependerá enteramente de la energía solar y otras fuentes renovables de energía haciendo gala, además, de tecnologías que la harán 100% libre de emisiones de carbono. Además, el pabellón está diseñado para llevar al visitante en un simulacro de un “viaje de ensueño” a través de los EAU, en donde se puede apreciar la vida cotidiana de las familias Emiratis. Lo visitaron alrededor de 7 millones de personas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

JAPON


“tecnología y tradición a favor de un mundo mejor”

 

El concepto de “arquitectura que respira” –una estructura que respira como si fuese un organismo viviente- fue adoptada durante la construcción del pabellón del país del sol naciente. La estructura incorpora tecnología medioambiental que hace el mejor uso posible de la luz solar, reutilizar el agua pluvial y hacer que el aire circule por la misma de forma natural. El color que se escogió fue un violeta rojizo que surge de la armonía entre el rojo, que simboliza al sol, y el azul, que simboliza el agua. Desde afuera parece como un enorme hovercraft deslizándose sobre la superficie donde está construido. Un arreglo de celdas solares da energía a la edificación, misma en donde el visitante puede apreciar varios de los últimos juguetes y avances tecnológicos que hay en el mundo; Robots que tocan el violín, un piso que genera energía de las pisadas de la gente que lo va caminando, un automóvil concepto para un solo pasajero, el i-Real y hasta una cámara “mágica” de fotografías que es la más avanzada del mundo. El tema del pabellón es “El ibis vuela sobre el lago”, un tributo a China por ayudar a Japón a prevenir la extinción de dichas aves al mandarles parejas listas para procrear. En cuanto a propuestas, la delegación japonesa muestra tecnologías desarrolladas para luchar contra el calentamiento global, la escasez de agua y el envejecimiento de la población, problemas que aquejan en estos momentos al país del sol naciente y a todo el mundo. Lo visitaron alrededor de 7 millones de personas.

 

TURQUÍA

“aquí empezó todo… Turquía

 

La Cuna de la Civilización”, Turquía presenta un pabellón rojo inspirado en el tramado de sus primeros asentamientos. Los visitantes pueden apreciar una detallada historia de la relación de ambos países ya que la famosa ruta de la seda se extendía desde la milenaria ciudad China Xi’An hasta Estambul. Además, la referencia a ser la cuna de la civilización es parte importante del recorrido, en la sala dedicada se muestran artefactos y arte encontrados en los asentamientos más antiguos humanos que se conocen, los de Catalhoyuk, situado en Anatolia. Catalhoyuk era el centro más importante de la región en la era Neolítica (7400-600 antes de nuestra era). Aquí es en donde el visitante comprende el diseño exterior del pabellón, que presenta las mismas imágenes talladas en las paredes de Catalhoyuk, que incluyen animales ya extintos y son las imágenes más antiguas hasta ahora encontradas. Hablando de la Turquía moderna, hay una sala con una pantalla de 360 grados que proyecta imágenes sobre la vida actual en Estambul. Lo visitaron alrededor de 6 millones de personas.

 

 

AUSTRALIA

“calidad de vida en las grandes cuidades”

 

El pabellón fue diseñado por Wood Marsh y Think!OTS en un superficie de 4.8 mil m2. Su color recuerda los antiguos paisajes del país en contraste con la estructura que muestra la sofisticación de la Australia moderna, la fachada se elaboró en un acero Corten, con su distintivo tono oxidado, que describe una serie de agraciadas curvas sobre el contorno del edificio. Por dentro, hay un auditorio para mil personas con un atrio de grandes dimensiones y una rampa que conduce a los visitantes por seis distintas exhibiciones. El pabellón muestra la calidad de vida en las ciudades australianas, a través de sus grandes espacios, vida cultural y la integración armónica del hombre con el entorno natural. Lo visitaron alrededor de 6 millones de personas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SUIZA
“los contrastes urbanos de la vida moderna”

 

El pabellón Suizo está constituido por dos espacios cilíndricos que simbolizan tanto lo urbano como lo natural. Es una construcción de hormigón revestida de redes tejidas por miles de células fotovoltaicas. Cuando se está llegando al pabellón se rebela sólo su pretensión urbana, sin embargo, a través de su recorrido el visitante pasea a través de ambos volúmenes por lo que experimenta la vivencia de cambiar de un entorno artificial a otro natural. El visitante llega por la ciudad, pero muy pronto se le muestran paisajes, montañas, lagos y ríos. Todos los lugares comunes habituales de una Suiza idílica, de tarjeta postal. “Es el ying y el yang”, explica Andreas Bründler, el arquitecto de Basilea que ha construido el pabellón. “Jugamos con los contrastes, el prado simboliza el rol protector de la naturaleza, que sobrevuela el espacio urbano”. La meta era hacer un énfasis en el carácter simbiótico que existe entre ambas entidades, especialmente en países como Suiza en donde las ciudades no se han comido a los monumentales paisajes. El tema del pabellón, es en este sentido, el de esta interacción inevitable entre la ciudad y el campo, y como la cultura suiza ha logrado sacarle provecho a esta simbiosis en vez de acabar con la parte natural. Lo visitaron alrededor de 5 millones de personas.

 

 

RUMANIA
“modernidad natural”

 

Conocido como la Greenpolice, el pabellón rumano, es una atracción que en su género no tiene igual; con 2 mil metros cuadrados de construcción en cristal, la Greenpolice tiene el diseño de una manzana verde que representa la vida saludable, la naturaleza, el conocimiento, la frescura y la tentación. El diseño del pabellón de Rumania, además de tener un gran valor significativo, ofrece al público un espectáculo visual maravilloso, pues esta ciudad manzana, que durante el día tiene un atractivo color verde, durante la tarde cambiará a rojo y amarillo, hasta que en la noche iluminará todo el pabellón con una bella luz color azul. La intención de Rumania con este simbólico emblema es que las personas se hagan conscientes de  que a pesar de tener una ciudad moderna y productiva, también deben cuidarse los recursos naturales de ésta para que brinde una vida saludable a sus habitantes. Lo visitaron alrededor de 5 millones de personas.

 

 

HOLANDA
“la solución de los problemas urbanos a través de la integración social”

 

El pabellón holandés Happy Street fue diseñado por  Rijk Blok. La idea de  “Happy Street” es que se combine a lo largo de la acera una serie de edificios de diversas formas y funciones, para integrar cafés, casas, tiendas, oficinas, granjas o fábricas, y que con ello,  los habitantes se hagan conscientes de toda la interacción que en realidad existe en la vida social, y puedan dar soluciones integrales a los problemas que a ésta le competen. Happy Street, cuenta con 5 mil metros cuadrados en su estructura y se integra de 26 casas pequeñas que rodean la banqueta de las calles, todas éstas, integrado distintas funciones, con lo que se pretende dar una solución integral algunos de los problemas que se tienen en las ciudades modernas como son: la falta de comprensión de la diversidad cultural, una visión de crecimiento económico particularizada, la innovación sustentable tan sólo en algunos aspectos institucionales o industriales, así como la participación activa de todas las personas en una vida social. Lo visitaron alrededor de 5 millones de personas.

 

 

SUECIA

“la búsqueda de la cuidad natural”

 

El pabellón está conformado por cuatro cubos que dan lugar a un camino entrecruzado que simula la bandera de este país. Éste, cuenta con 3 mil metros cuadrados de construcción en aluminio y madera reciclada, su fachada presenta una secuencia de estructuras que asemejan una ciudad, sin embargo la decoración de éstas está repleta de imágenes de la naturaleza. El diseño del pabellón sueco estuvo en manos de estudio SWECO, despacho encargado de la fomentación y comunicación de proyectos sustentables e innovadores. Éste tiene el propósito de resaltar la importancia del reciclaje, la creatividad, la re-utilización de materiales y objetos, al igual que la renovación de estos. Lo visitaron alrededor de 5 millones de personas.

 

 

 

 

 

 

 

BRASIL

“las ciudades pulsantes”

 

El pabellón del gigante sudamericano, con un diseño de tipo bosque tropical, está inspirado el concepto de “Ciudades Pulsantes: La vida en las ciudades Brasileñas” y quiere demostrar así la diversidad cultural y dinamismo que imperan en las urbes de este país. La pulsación está representada por los paréntesis invertidos que constituyen la fachada y la cobertura cóncava que envuelve al edificio de base rectangular. Está hecha de madera reciclada pintada de verde y se sostiene sobre un bastidor metálico. El proyecto arquitectónico fue concebido así para presentar a los visitantes con un show interactivo, basado en estímulos audiovisuales utilizando modelos ya existentes en Brasil, como el museo del lenguaje portugués, y el museo del fútbol. El pabellón también es el encargado de mostrar al mundo los avances en sustentabilidad, como el desarrollo de tecnologías alrededor de la energía renovable, así como modelos de construcción de ciudades basados en políticas públicas que promueven la participación popular y la inclusión social. La simbología del pabellón es también un guiño al estadio principal de las olimpiadas de Pekín, el “nido de pájaro” diseñado por Herzog & De Meuron, con el que el país anfitrión deslumbró al mundo en su primera organización de unos juegos olímpicos. El futbol tendrá un especial protagonismo en el contenido de dicho pabellón, donde se promocionará de forma destacada el mundial de 2014 que se celebrará en el país sudamericano. Lo visitaron alrededor de 5 millones de personas.

 

 

 

CANADÁ

 

“las ciudad  vivientes: inclusiva, sustentable y creativa”

 

 

El pabellón se compone por tres estructuras de diseños curvos y a la vez angulados. Todo el exterior está forrado por madera proveniente de este país, anudados a una estructura de acero que le da soporte. Parte de los muros, especialmente los interiores, están cubiertos en su totalidad por vegetación y toda el agua de lluvia es redistribuida para su uso dentro del pabellón. Lo más llamativo de este pabellón, más allá de lo singular de su estructura, es que el proyecto fue diseñado por un grupo que normalmente tiene otras tareas. Si hay algo representativo de la cultura de este país  es el famoso “Cirque du Soleil”, de manera que no es de extrañar que el pabellón haya sido encargado a esta excepcional compañía. Por supuesto, esto implica que en el pabellón el tono festivo nunca termina. Más de 165 bailarines, músicos, artistas acróbatas y actores aparecen en escena durante diferentes presentaciones en la Expo. También cuenta con un festival literario, con la traducción en vivo a Inglés y Mandarín. Los visitantes tienen acceso a bicicletas para recorrer el pabellón, en donde se da la sensación de  estar pedaleando a través del país. Lo visitaron alrededor de 4 millones de personas.

 

RUSIA

“las ciudades de mañana en los niños de hoy”

La propuesta rusa versa alrededor de temas como el estar preparado energéticamente para un mejor futuro. Mejorar la eficiencia en la utilización de los recursos, innovaciones para la salud pública y el desarrollo social, tecnología atómica, exploración espacial y el desarrollo de tecnologías de la información son la vía de ese futuro. El concepto arquitectónico del pabellón consiste en tres elementos principales: 12 torres blanco con dorado, un cubo “tocando las nubes” que yace en la fundación de las torres y una detallada instalación interna. Las torres simbolizan el rápido crecimiento de las “mega-urbes” con edificaciones de arquitectura no lineal, el color simboliza a la Rusia histórica y las perforaciones de la parte superior de las torres. Realizado alrededor de ornamentos étnicos de las diversas comunidades del país. El mensaje del pabellón Ruso es claro, son los sueños y las invenciones de los pequeños de hoy los que darán forma al futuro. Ellos edificarán las nuevas ciudades, harán los descubrimientos científicos y crearán el estilo de vida del futuro. Lo visitaron alrededor de 5 millones de personas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ARABIA SAUDITA

“el barco luna”

 

Con una imponente construcción, Arabia Saudita presenta el Moon Boat, cuyo nombre no fue escogido al azar ya que es un navío con forma de media luna, sostenido por varios pilares. Esta idea de travesía representa el avance de las ciudades hacia la sustentabilidad. En la cima de esta embarcación, se encuentra un jardín compuesto por diversos árboles de origen saudita y chino, que en su conjunto simbolizan no sólo un enorme oasis, sino también la ancestral relación comercial entre el Reino Saudita y la nación anfitriona de la Expo. Su interior se encuentra adornado con motivos musulmanes, y cuenta con una espiral doble que va a través de la edificación y que refleja el balance entre progreso y desarrollo, encaminados a un “verde y hermoso futuro”. Asimismo, sus muros se encuentran revestidos con la pantalla artificial de mil 600 metros cuadrados de extensión, la más grande que se haya construido en el mundo. Ahí se presentan documentales sobre Arabia Saudita, así como los paisajes del Reino. Tanto el navío como los pilares muestran que mediante el trabajo conjunto y hacia una misma dirección, harán posible el crecimiento y desarrollo que se necesita en las ciudades del mañana. Lo visitaron alrededor de 5 millones de personas.

 

ISRAEL

“el diálogo del pasado, el presente y el futuro como base de una gran ciudad”

 

Este pabellón asemeja dos conchas de mar abrazadas, que simbolizan el trabajo conjunto de la innovación y la tecnología israelí. El Pabellón israelí se encuentra ubicado en un área de 2 mil metros cuadrados, cuenta con 1 200 metros cuadrados construidos y se levantan hasta los 24 metros de altura.  En este pabellón se sintetizan la historia de Israel en un diálogo entre el pasado, el presente y el futuro de una gran ciudad. Su estructura arquitectónica presenta bellas formas curvas que se entrelazan expresando la unión del ser humano y la naturaleza. Sin embargo, en su interior este pabellón estará dividido en tres secciones, entre las que se encuentra el jardín susurrante, un salón de la luz y el salón de la innovación;  en los que se presentarán toda clase de atractivos como un huerto con árboles que “susurran” mensajes en diferentes idiomas, una pantalla de 15 metros de altura con los mejores avances tecnológicos de Israel, así como espectáculos audiovisuales, pláticas y conferencias para impulsar un futuro mejor para las ciudades de hoy en día. Lo visitaron alrededor de 4 millones de personas

 

 

MÉXICO

“una ciudad para vivir mejor”

 

 

El pabellón construido bajo el lema “Viviendo Mejor”, tiene una extensión de 4 mil metros cuadrados, que le brinda el escenario a la propuesta del país para encontrar mejores formas de coexistir. Las propuestas giran alrededor de crear soluciones a las mayores conflictivas actuales de las grandes ciudades. Se trata de fomentar el vínculo que existe entre el desarrollo humano y social, de una manera sustentable. México muestra al mundo así sus cualidades en relación al turismo, a los desarrollos inmobiliarios, tecnologías e infraestructura de acuerdo al entorno de negocios. Además, las alianzas estratégicas que se están estableciendo para implementar nuevos modelos de ciudades, promover el comercio y atraer inversión, así como turismo. El pabellón México cuenta con un Centro de Negocios que está ubicado a un lado del pabellón México y tiene áreas especializadas para recibir a inversionistas e instituciones de todo el mundo, especialmente de China y el continente asiático. Realmente aunque la intención pudo ser buena, el pabellón dejó mucho que desear. México es mucho más que una pobre muestra de máscaras y papalotes. ¡México es grande! Y lamentablemente no lució su esplendor. Lo visitaron alrededor de 4 millones de personas.

 

China ha sorprendido al mundo entero con esta exposición en la que se ha vivido y dialogado las tendencias de construcción de las ciudades de la próxima década, así como las soluciones que se presentan en las grandes urbes en la actualidad. Sin duda, Expo Shanghai 2010 es una experiencia que ha dejado marcados a todos los asistentes; arquitectos, urbanistas, desarrolladores, inversionistas y simples ciudadanos.

Cabe mencionar que esta exposición gracias a la mezcla de culturas, mostró la parte humana de los avances tecnológicos, factor fundamental para creer que es posible un mejor mañana. Y los niños que estaban en cada uno de los pabellones sensibilizaron a todos con el mensaje: ¿Cuál es el planeta que les estamos heredando a nuestros hijos?

La feria fue una fiesta para hablar sobre las soluciones concretas y viables a través de los distintos conocimientos, vanguardias, innovaciones, detalles y sensibilidad de cada país.

Expo Shanghai 2010 es y ha sido el lugar en el que la conciencia y la innovación de han unido para renovar este mundo en el que vivimos.