Oficinas en México: Inversión de largo plazo, el secreto del éxito.

La inversión con objetivos de muy largo plazo es hoy, en medio del contexto financiero internacional adverso, una de las grandes lecciones para desarrolladores en México. Un ejemplo de ello es Reichmann International, que desde su llegada a México hace 15 años, siempre ha planteado sus objetivos a muy largo plazo y no se ha equivocado.

La crisis financiera internacional que ha puesto al borde de la recesión a Norteamérica, Europa y Asia, está propiciando un freno a las expectativas de inversión y de negocios en todo el mundo. El sector inmobiliario mexicano no puede estar ajeno a ello.

Sin embargo, hay apuestas de largo plazo que deben ser un ejemplo digno a considerar en los negocios inmobiliarios en México, sobre todo, en épocas de crisis.

Por ello entrevistamos a Gerald (Rick) Ricker, el hombre fuerte de Reichmann International en México y experto en el tema del mercado inmobiliario corporativo (oficinas), quien compartió con Real Estate Market & Lifestyle algunos de los secretos que han determinado el éxito de esta firma en México y otras partes del mundo.

Para el director general de Reichmann International en México,"nuestra visión es ciertamente de largo plazo. Pensamos que la parte corporativa de desarrollo de oficinas es muy positiva a largo plazo".

La razón principal, dijo, es que la economía mexicana está cambiando a una de servicios, en lugar de una economía industrial y como los servicios viven en edificios corporativos, por lo mismo la demanda de éstos ha crecido en los últimos años.

Señaló que si la economía en su conjunto crece en un porcentaje entre 3 y 4 por ciento anual,"estamos pensando que la parte de servicios crecerá entre 4 y 6 por ciento, a diferencia de la parte industrial que lo está haciendo en rangos menores al 2 por ciento".

Y agregó:"Reichman siempre se fija una visión a largo plazo. En otras palabras, el Sr. Reichman planea siempre tener 100 por ciento o si no el mayor porcentaje de todos los proyectos que él desarrolla así que el valor más importante, que es un valor corporativo, es que nosotros siempre tenemos que trabajar de acuerdo al presupuesto, siempre haciendo las inversiones con una visión a futuro. No construimos un edificio y gastamos el dinero pensando en que en uno o dos años nos vamos a retirar, siempre pensamos que vamos a estar aquí por cinco, 10, 15 o 20 años y por lo tanto, considerar el impacto de la inversión o decisión que se está tomando hoy cuando se sientan los resultados dentro de muchos años". 

Eso es para ellos el valor que han tratado de transmitir a su equipo de trabajo, para que siempre piensen a largo plazo para el bien de México y no únicamente en lo que es bueno para el sexenio inmediato.

Cabe recordar que en los primeros años de operación de la Torre Mayor, estuvo ocupada quizá a la mitad y además en esos primeros años el precio de renta de las oficinas en México no era la más óptima. Sin embargo, eso no inquietó al desarrollador, quien hoy certifica que este edifico opera al 100 por ciento de ocupación, con cerca de 10 mil personas laborando diariamente.

La economía mexicana será más global en el futuro, y las compañías que compiten en el sector de servicios, estarán demandando mejores oficinas."

Agregó que han estado en México a lo largo de cuatro periodos presidenciales. Recordó que recientemente cuando fue la ceremonia de colocación de la primera piedra de Reforma 489, comentó con el nuevo embajador de Canadá en México, -tercer embajador canadiense que le toca-, que"nuestros proyectos van a sobrevivir mucho más tiempo que nosotros, pero el proceso en sí de un proyecto de gran escala como lo es Torre Mayor o incluso Reforma 489, toma un mínimo de cuatro o cinco años y a menudo de siete o diez años, y una vez que está terminado, éste permanecerá ahí durante unos 60 o 70 años. Por lo tanto, todas las decisiones del proceso deben tomarse con seriedad, diligencia y pensando en que el retorno de inversión es un proceso de largo plazo", señaló.

"Pienso que a largo plazo sí podemos crear otro proyecto, tal vez no tan alto como Torre Mayor pero seguramente igual de productivo, eficiente y significativo, entonces habremos cumplido con nuestro objetivo como la empresa Reichmann International en México". Y ese proyecto al que se refiere se le conoce hasta hoy como La Torre Diana.

Estancia larga, no especulativa

Ricker tiene 10 años en México y la firma Reichmann 15 años, por lo cual a la empresa le tocó experimentar la crisis de 1994-1995 y las secuelas de la misma.

Durante estos años han realizado inversiones en distintos puntos de la Ciudad de México, sin duda su proyecto más famoso es la Torre Mayor, en Paseo de la Reforma, el desarrollo inmobiliario de oficinas AAA más destacado de Latinoamérica, que cuenta con 76 mil 200 metros cuadrados en renta, con una ocupación del cien por ciento a costos de entre 26 y 37 dólares por metro cuadrado al mes, y que espera una recuperación total de inversión siete años después de su inauguración.

También han participado en Santa Fe, un proyecto de 80 mil metros cuadrados de terreno, que desarrollaron y vendieron en su momento; frente a la Alameda Central en conjunto con el Gobierno del Distrito Federal, que también se vendió en determinado momento al gobierno de la ciudad; también han participado en Bosques de la Lomas, edificio que fue vendido a un inversionista; actualmente invierten en un proyecto que está pegado a la Torre Mayor, en construcción con 7 mil metros cuadrados de espacios para oficinas, con 800 cajones de estacionamiento, que se proyecta entregar en marzo del 2009 y que está prearrendado en más del 90 por ciento.

Finalmente, viene un proyecto en puerta a un paso de la glorieta de la Diana Cazadora, donde adquirieron ya 6 mil 400 metros cuadrados de terrenos en donde se va a construir un edificio similar a la Torre Mayor en cuanto a calidad y servicios. Va a tener principalmente oficinas y habrá una parte para uso comercial. Se estima que sean 60 mil metros cuadrados de espacio de oficinas y, en término de altura, seis niveles subterráneos y 35 pisos arriba del nivel de la calle. Este proyecto se conoce como Torre Diana y el proyecto arquitectónico está siendo desarrollado por la firma KMD.

Cabe señalar que Reichman es un desarrollador que se enfoca en los centros de negocios, en los centros de ciudades, con desarrollos en Inglaterra, Nueva York, Toronto y la Ciudad de México. En estos dos últimos casos, se construyó en zonas que habían caído mucho y a raíz de los proyectos de Reichman resurgieron nuevamente.

Visión optimista para el futuro

Justamente por la visión de muy largo plazo, en medio de la crisis financiera y económica mundial, Ricker afirmó que hoy su visión es que en el futuro sabemos que va a ser mejor de lo que ha sido en los pasados diez años en el área de desarrollo de oficinas AAA en México.
"La economía mexicana continúa convirtiéndose aún en más global y las compañías que están compitiendo en el sector de servicios están creciendo y están exigiendo cada vez mejor espacio de oficinas y, ese es precisamente el producto que Reichman está proporcionando, así es que queremos seguir cubriendo esas necesidades", afirmó el entrevistado.
"En mercados emergentes, de países en desarrollo, nos sentimos muy positivos, estamos muy contentos con el progreso que ha tenido México en los últimos 15 años gracias al TLC, también por el progreso de la democracia y el progreso que se ha hecho para diversificar la economía, así que incluso en comparación con nuestra propia experiencia en países más desarrollados estamos muy entusiasmados en continuar en México en los próximos 10 o 15 años", puntualizó Ricker.

Trabajo en equipo, visión a futuro, oportunidad, disciplina, puntualidad, comunicación, son la clave del éxito dijo"el hombre que tocó el cielo de la Ciudad de México", que anunció que Reichman seguirá en México dando fruto, oportunidades de empleo y servicios de alto nivel a todos quienes tienen confianza en México, a través de su esfuerzo desarrollador.