La Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios calcula la inversión en el sexenio para iniciar la transformación del Valle de México.

La Ciudad de México requiere de 9,000 millones de dólares (mdd) para proyectos inmobiliarios durante el sexenio, según las estimaciones de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI). Entre 2013 y 2018 se proyectarán unos 15 millones de metros cuadrados en el país, de los cuales la capital mexicana recibirá 9 millones, que representan el 60% del total. Ello significa 39,000 empleos al año, 234,000 empleos en el sexenio durante la construcción y 30,000 puestos de trabajo permanentes.

Además, estas edificaciones albergarán a 500,000 empleados de los sectores financiero, gobierno, turístico, industrial, telecomunicaciones, educación y salud, que representarán una recaudación total de impuesto y derechos por unos 3,600 millones de pesos (mdp) y 240 mdp anuales en pago de predial. En los próximos años la inversión estimada para el Valle de México se repartirá en forma diferenciada entre el Distrito federal y el Estado de México.

Elías Fasja Lobatón<br />Presidente de la ADI
Elías Fasja Lobatón
Presidente de la ADI.

Se vislumbra un desarrollo del sector muy importante en los próximos años, por lo que prevemos los siguientes escenarios para el 2030: el 40% de la población de la zona metropolita del Valle de México vivirá dentro del Distrito Federal y el 60% restante en los municipios conurbados del Estado de México. Se estima que durante este lapso la población crecerá a ritmo moderado y que aumentará el ingreso familiar medio, así como el número de habitantes empleados.

También se vislumbra que para 2030 la zona metropolitana de la Ciudad de México tenga 2.3 millones más de habitantes que hoy, con lo que rondará los 21 millones. Se prevé que el ingreso familiar medio aumentará 56% y que se reducirá el 15% el número de pobres, lo que se traducirá en un impulso significativo al consumo.

Antara y Plaza Carso, Ciudad de México
Antara y Plaza Carso, Ciudad de México.

Estas condiciones harán necesaria la construcción de 2.26 millones de viviendas para llegar a un total 7.5 millones. Será necesario generar 6.3 millones de empleos, es decir, 300,000 plazas anuales en los próximos 13 años, para edificar esta demanda; de igual manera, durante ese lapso se crearán 452 mil nuevas empresas, cifra que duplica las hoy existentes.

También en ese periodo de tiempo, el total integrado por espacios de oficinas, comercio, hoteles, industrias, entretenimiento y educación, entre otros, deberá crecer a 110 millones de metros cuadrados (m2), así en una visión muy general, deberán duplicarse los espacios construidos en esta urbe. En lo que corresponde a la inversión inmobiliaria tenemos que aumentar la oferta de oficinas de clases mundial con estándares como los de Nueva York, Londres, Tokio o Hong Kong.

Actualmente en la capital del país tenemos una oferta de 5 millones de m2 de oficinas A y A+ con nuevos estándares, sin embargo es necesario triplicar la oferta en el segmento AAA, por lo que se debe  crecer la disponibilidad total hasta los 15 millones de m2, que se estima la demanda para el 2030.

De no hacerlo correremos el riesgo de que aumenten los precios, se frente el avance del Producto Interno Bruto de la Ciudad, se dejen de generar los empleos que se requieren y se detenga la recaudación fiscal.

Como referencia, ante la perspectiva de una apertura en el sector energético, el mercado de oficinas al norte y al poniente del D.F. ha comenzado a presionar. Bajo este contexto, al 2012 se colocaron 350,000 m2 de oficinas A y AA así como A+ en la Ciudad, la expectativa es que se dé una demanda nunca antes vista de espacio habitacional, de oficinas, comercio, turismo, entretenimiento, salud, cultura e industria. Actualmente la Ciudad es competitiva, pero podría mejorar esta oferta con más y mejores hoteles, salas de espectáculos, centros comerciales y otros espacios.

Otro de los factores que caracterizan a las urbes más importantes del mundo es la calidad de vida, que depende fundamentalmente de la acción del gobierno en ámbitos como el espacio público y el transporte, una oferta inmobiliaria caracterizada por una arquitectura de calidad, espacio semipúblico bien diseñado, estaciones suficientes funcionales y seguras y un adecuado mantenimiento.

Por eso debemos actuar responsablemente, planear y administrar adecuadamente el desarrollo urbano de la Ciudad, para resolver en poco menos de dos décadas sus graves problemas de pobreza y falta de infraestructura. Los principales factores que mejoran el grado de competencia en las ciudades más influyentes del mundo, son la disponibilidad de telecomunicaciones eficientes, comunicación aérea de calidad, seguridad pública eficaz, ambiente propicio para la inversión extranjera, nuevos servicios públicos, edificios de oficinas de clase mundial, ambiente cosmopolita y calidad de vida.

Con la inversión de 9,000 millones de dólares se generarán 30,000 empleso permanentes.

En las ciudades más importantes del mundo, el desarrollo inmobiliario sostenible ha dejado de ser una moda para constituirse en una tendencia que trae beneficios. Por ello nuestros agremiados trabajan para tener certificaciones como el LEED, siglas en inglés que significan liderazgo en energía y diseño ambiental. Por eso reforzamos este paso con el certificado ADI, con el cual los desarrolladores agrupados nos comprometemos a impulsar y promover la honestidad y la transparencia, puntos que están presentes en cada uno de nuestros desarrollos.

Parque Toreo, Estado de México
Parque Toreo, Estado de México.

 

Los Retos

Es impostergable mejorar las oportunidades de trabajo, multiplicar la oferta de infraestructura, mejorar las políticas públicas de desarrollo, simplificar trámites y requisitos. Es preciso asegurar legalidad y certidumbre a los proyectos urbanos para abatir los rezagos que afectan la calidad de vida en la Ciudad, como son las deficiencias en el transporte, abasto de agua potable y en general en los servicios que se deben consolidar, para convertir a esta metrópoli en la potencia que está llamada a ser.

Es necesario mejorar aspectos como la calidad del aire, movilidad y oferta cultural. Sin duda alguna la Ciudad de México cumple con los requisitos necesarios para pertenecer a esta selecta lista de metrópolis que son referentes en el ámbito internacional, sin embargo para que conserve su lugar será necesario mejorar todos estos aspectos.

Para hacer realidad este escenario debemos contar con una política urbana clara y sencilla que defina el rumbo de la Ciudad durante las próximas décadas; simplificar la normatividad que durante poco más de 10 años se complicó innecesariamente; otorgar a la industria inmobiliaria el reconocimiento que le corresponde como motor del cambio y del crecimiento de la ciudad, no como la fuente de sus males, además se deben diseñar e implementar programas de trabajo, de desarrollo de infraestructura y políticas de movilidad.

La renovación en números
  • Construcción inmobiliaria en México (2013 a 2018): 15 millones m2.
  • Construcción inmobiliaria en la Ciudad de México (2013 a 2018): 9 millones m2.
  • Inversión en el Valle de México: 9,000 mdd.
  • Empleos anuales en el Valle de México: 28,000.
  • Crecimiento de habitantes en la Ciudad de México a 2030: 2.3 millones
  • Total de habitantes de la Ciudad de México en 2013: 21 millones.
  • Necesidad de vivienda nueva en la Ciudad de México a 2030: 2.26 millones.
  • Total de vivienda en 2030 en la Ciudad de México: 7.5 millones.
  • Oficinas A y A+ en la actualidad en la Ciudad de México: 5 millones m2.
  • Necesidad de oficinas A y A+ en la Ciudad de México a 2030: 15 millones m2.

Otro aspecto sobresaliente de la Ciudad de México es que su desarrollo económico depende cada vez más de los servicios, prueba de ello  se representa en la industria manufacturera que aporta el 16% de su Producto Interno Bruto. De igual forma hay que hacer notar que, al igual que el Estado de México, tiene rezagos en la generación de empleos para jóvenes, que son lo que más demandan fuentes de trabajo debido a la composición de la pirámide de población, por lo que debemos poner especial atención a este sector para que sea atendido.

Otro aspecto por lo que se caracterizan los grandes centros de decisión mundial es el ambiente cosmopolita, el cual resulta de la mezcla de culturas y nacionalidades que dan los flujos migratorios y el aire de mundo, debido a los negocios que han establecido personas y empresas en esta ciudad. Por ello este entorno es propicio para la diversidad, expresada en manifestaciones artísticas y culturales como conciertos y exposiciones, conferencias y una amplia oferta gastronómica, entre otros muchos aspectos.

Los 51 miembros de la ADI están en condiciones de alistar los proyectos que el mercado y la política urbana demandan, tenemos salud financiera, amplio acceso a recursos, liderazgo joven, buenas estructuras, organización y experiencia en el desarrollo inmobiliario para la Ciudad de México. Estamos en condiciones de poner la parte que nos corresponde, para seguir con la transformación que convierta a esta urbe en una de las más modernas del mundo.


Texto Elías Fasja Lobatón

Fotos: GGI, SORDO MADALENO, ABILIA, BOSQUE REAL ASOCIADOS,