• 18 Marzo 2020

    El modelo energético actual se caracteriza por un crecimiento constante del consumo global del mismo,  basado en combustibles fósiles: por lo que existe la necesidad de incrementar el desarrollo de fuentes de energías alternativas que las reemplacen. México, en particular, tiene mucho potencial para llevarlo a cabo, al grado de ser el cuarto país con mayor atractivo para inversiones en energías limpias.