Emaar Properties, desarrollador del edificio más alto del mundo, ha comenzado a aceptar las criptomonedas como pago por sus propiedades.

Despido de personal en el sector inmobiliario sería la causa.

Algunas demarcaciones de la capital han incrementado su demanda en proyectos premium.

Los 125 millones de habitantes en la República Mexicana, representan un volumen potencial de consumidores para segmentos hipotecarios.

Pretenden buscarle un valor más alto que el Bitcoin; tendrá el respaldo de un negocio inmobiliario y de desarrollo de complejos turísticos frente al mar.