Los precios de la vivienda en México no han dejado de subir pero han reducido su ritmo de crecimiento.

Según destaca Lamudi, hay una caída en la demanda del segmento de 43% a nivel nacional. Ante ello, diversas colonias y zonas resultan viables por costo y amenidades.

Especialistas inmobiliarios señalan que la nueva oferta se concentra en zonas que muestran una reconversión industrial.

La arquitectura y el urbanismo de carácter permiten que las comunidades accedan a edificaciones con un diseño adecuado.

Los activos inmuebles más afectados serán los locales comerciales, y el producto más rentable será el residencial.