• 26 Agosto 2021

    En 2006, Mérida era otro mundo, muy especial. Era una ciudad para los yucatecos, con un estilo de vida creado sobre décadas de costumbres y celosamente cuidado. Por aquellos años se veía poco desarrollo, turismo bajo y de poco gasto, ya que no había muchos lugares para consumir con el Centro Histórico y Paseo de Montejo abandonados.