Esta herramienta permite a propietarios o desarrolladores ofrecer precios más justos justos, servicios de calidad y/o mejorar la rentabilidad de sus bienes inmuebles.

237 No me gusta31

Esta herramienta permite a propietarios o desarrolladores ofrecer precios más justos justos, servicios de calidad y/o mejorar la rentabilidad de sus bienes inmuebles.

El Big Data permite que la industria del real estate sea más transparente y eficiente en el uso de su información. Actualmente, los compradores, inquilinos, propietarios, agentes, inversores, arquitectos y las inmobiliarias, pueden acceder a una gran cantidad de información rigurosa y en tiempo real; con la intención de tomar decisiones de forma más rápida, menos riesgosa y más efectiva.

Entre los beneficios de aplicar el big data al real estate están:

1. Precio justo. Gracias a la analítica de datos, los propietarios pueden establecer un precio justo para su inmueble según los costos promedio en la zona, las características del inmueble o el año de construcción.

2. Proyectar basados en la atención personalizada del usuario. Los desarrolladores ya cuentan con datos precisos para detectar tendencias de mercado y necesidades de la demanda.

3. Rentabilidad. La capacidad de anticiparse a los cambios hace que los inversores puedan planificar sus inversiones con base en datos objetivos y no percepciones, minimizando los riesgos financieros y obteniendo mayor rentabilidad.

4. Servicio de calidad. Contar con información transparente incrementa la confianza entre agentes y clientes, y así asegurar que la decisión final sea la correcta.

5. Marketing inmobiliario. El big data permite llegar a públicos similares a los que ingresaron a un sitio, como hace el remarketing, pero con la posibilidad de una segmentación y poder de conversión mayores.