La nueva sede de la Secretaría de Turismo depende de que el gobierno estatal regularice y otorgue en comodato ante la Dirección General de Zona Federal Marítimo Terrestre.

270 No me gusta10

El traslado de la nueva sede de la Secretaría de Turismo (Sectur) a Chetumal depende de que el gobierno estatal regularice y otorgue en comodato ante la Dirección General de Zona Federal Marítimo Terrestre; aunque estas nuevas oficinas pretendan ser una megaescultura en la región.

“Al ser una construcción que se hizo sobre un islote hace 16 años, requiere de los documentos de justificación de terrenos ganados al mar por parte de la Zofemat; el trámite se inició hace algunos años, pero se dejó inconcluso; es básicamente tener la legal posesión de ese predio para entonces poder otorgarlo en comodato a la Sectur”, dijo Marisol Vanegas Pérez, secretaria de Turismo en Quintana Roo.

Asimismo confirmó junto con el secretario de Sectur, Miguel Torruco que el traslado de la dependencia a Chetumal será tan pronto se tenga los documentos de dicha torre. El funcionario señaló que de haber adecuado las actuales oficinas que ocupa personal de la Subsecretaría de Planeación y Política Turística en el Centro Internacional de Negocios y Convenciones de Chetumal, habrían gastado en dichas obras 9 millones de pesos, independientemente de los 16 millones que les costará adecuar la Megaescultura una vez que la reciban en comodato por parte del gobierno estatal.

Enfatizó que “los papeles no estaban en orden; entonces tan pronto se regularice lo que falta será el traslado de la Sectur, no ha sido cuestión de un servidor, ni tampoco como han dicho que veo mal a los paisanos de Chetumal; eso es puro cuento. La orden del presidente Andrés Manuel López Obrador se cumplirá, voy a estar en la torre”.

La escultura había sido pensada para atraer a visitantes a través de una obra como la Torre Eiffel iniciándose su construcción en 2004 durante el sexenio de Joaquín Hendricks Díaz, quedando inconclusa, se extendió al sexenio siguiente con un presupuesto de 121 millones de pesos entre las dos administraciones, igualmente no se terminó. En el gobierno de Roberto Borge Angulo, el Poder Ejecutivo volvió a solicitar 100 millones de pesos para completar la obra, los cuales fueron aprobados por el Congreso local. La Megaescultura quedó nuevamente inconclusa.