Del 5 al 12 de noviembre, la entidad pasó de 2,923 personas hospitalizadas a 3,227, 304 más personas ingresadas en los hospitales públicos y privados.

1 No me gusta0

El gobierno de la Ciudad de México (CDMX) determinó que la entidad se quedará del 16 al 22 de noviembre en el color naranja del Semáforo epidemiológico por COVID-19, aunque nuevamente con alerta, pues permanece el incremento en la ocupación hospitalaria y en los contagios.

De acuerdo con cifras de las autoridades capitalinas, del 5 al 12 de noviembre CDMX pasó de 2,923 personas hospitalizadas a 3,227, es decir, un aumento de 304 personas ingresadas en los últimos días en los hospitales públicos y privados COVID-19.

Mientras que la Zona Metropolitana del Valle de México pasó de 3,872 personas hospitalizadas a 4,247, en el mismo periodo, para un crecimiento de 375 personas ingresadas en los últimos días en los hospitales públicos y privados COVID-19.

En este sentido, Claudia Sheinbaum Pardo, jefa de gobierno, señaló que los nuevos casos registrados por el virus son muy similares a los registrados cuando inició la pandemia en la capital del país, en donde los mayores a 55 y 60 años de edad y aquellos con comorbilidades son propensos a enfermar. 

Nuevas medidas

Sheinbaum Pardo dijo que los bares, cantinas y antros en CDMX deberán permanecer cerrados, ya que son lugares de alto contagio, por lo que el programa ReAbre se suspenderá durante 15 días; este permitía la reconversión temporal de bares, antros, cantinas y salones de fiestas a restaurantes.

“La suspensión es resultado del incumplimiento de las medidas sanitarias y de que continuaron su operación como bar y no como restaurante”, indicó la mandataria capitalina en videoconferencia. Y añadió que en estos inmuebles interactúan muchas personas, sin sana distancia y hablan en voz alta, lo que propicia los contagios.    

En tanto, los locales de restaurantes seguirán operando con un aforo del 30% y en un horario de cierre hasta las diez de la noche. Mientras que los gimnasios, boliches, cines, teatros y museos recortarán su horario a partir del lunes 16 a las siete de la noche, cuando operaban hasta las diez.

Durante una videoconferencia, la funcionaria llamó a la población a no realizar reuniones de más de diez personas para no poner en riesgo a la población vulnerable, recordando que la capital está cerca de regresar al color rojo; traería otra vez una pérdida de  empleos y mayores problemas económicos.