El presidente en México y director regional para América Latina de Newmark Knight Frank (NKF), señaló que no se debe de temer a la desaceleración.


El mercado inmobiliario no debe temer a la desaceleración económica, tampoco está en crisis, aunque su desempeño ha sido claramente heterogéneo en los primeros meses de 2019, más bien debe estar preparado para las oportunidades que se presenten. Así lo afirmó Giovanni D´Agostino, presidente en México y director regional para América Latina de Newmark Knight Frank (NKF), durante su participación en el Real Estate and Finance Mexico´s moment; Foro organizado por el Programa Full-time MBA del IPADE. Durante el evento consideró que se debe estar al tanto de los cambios, tendencias globales y disruptores en el mercado de los bienes raíces porque se presentarán oportunidades que requerirán de talento especializado.

Agregó que los bienes raíces son operaciones a largo plazo y aunque en México hay señales que no permiten que haya una cascada de inversiones, no hay por qué temer a la desaceleración económica, porque vienen oportunidades para quienes estén preparados para los retos. “No lo llamaría crisis porque al mismo tiempo de que no hay desarrollo en la Ciudad de México, se está dando un 14-15% de espacios de oficinas que tendrán que absorberse de una u otra manera, a diferencia de los ciclos naturales donde se sigue construyendo, lo mismo con los sectores de retail e industrial, donde tenemos indicadores saludables”, afirmó D´Agostino.

Apuntó que 2019 ha sido un buen inicio para el mercado industrial que presenta un inventario clase A que supera los 10.2 millones de m², un crecimiento del 2.4% en comparación al trimestre anterior, y una absorción trimestral de más de 250 mil m². En cuanto al mercado comercial presenta un escenario optimista, especialmente a largo plazo. Se estima que para 2024 el área rentable de piso de venta llegue a 32 millones de m²; en la actualidad existen alrededor 29 millones de metros cuadrados de piso de venta en todo el país, lo que dibuja un panorama favorable para los inversionistas.

Junto con otros especialistas del mercado que participaron en el evento, se pronostica que el mercado de bienes raíces se estabilizará en un par de años con la absorción de lo que hoy está en el mercado y destacaron que México, en los próximos 20 años, deberá estar entre los TOP 10 del mercado inmobiliario junto con Estados Unidos y Canadá, ya que se aprovechará su ubicación para el comercio transpacífico y alimentar a todo el mercado norteamericano, por lo que América Latina será el nuevo mercado, presentando oportunidades de expansión.