Desarrolladores de otras entidades, como Misión Obispado, encuentran un mercado inmobiliario sano, con condiciones propicias para la inversión y con socios estratégicos.

19 No me gusta0

La seguridad que prevalece en el estado de Yucatán, en particular en la Ciudad de Mérida, así como la apertura, transparencia y apoyo que las autoridades le dan a las inversiones productoras, son dos de las principales razones por las que Misión Obispado, desarrolladora de origen regiomontano, decidió incursionar en un mercado competitivo y exigente.

Con experiencia en otras entidades del país, incluso en los Estados Unidos, consideran que el mercado de vivienda media, donde se han especializado está muy sano en la capital de Yucatán. Por lo que, después de una evaluación de mercado, de temas regulatorios, seguridad y economía, tomaron la decisión de invertir junto con socios locales.

Misión Obispado inició su participación en el mercado de vivienda media de Mérida, horizontal y vertical, segmento en el que tienen una amplia experiencia y consideran que es un mercado sano, donde no hay sobre oferta y mucho menos riesgo de una burbuja de precios.

Además de su propio expertis, buscaron socios estratégicos locales para garantizar el éxito de sus proyectos.

Actualmente desarrollan dos proyectos, uno de ellos es Esmeralda Residencial, desarrollo de 1,650 viviendas, en donde se asociaron con Bterra –Bpensa, que son empresarios yucatecos reconocidos y muy importantes. Actualmente van en la cuarta etapa de un proyecto que originalmente se planteó para ser concluido en cinco años.

Punto Maya es su segundo proyecto, que contará con 3,500 unidades de nivel medio-alto, además de usos mixtos y zonas comerciales y de servicios. Este proyecto se trabaja de la mano con Vive Abitare, que es otro importante socio estratégico local.

Como parte de su modelo de negocio, buscan asociaciones estratégicas con inversionistas o empresas que cuentan con terrenos de un tamaño considerable para hacer buenos desarrollos y les ofrecen obtener un mayor beneficio al asociarse, entre 50 y 80% mayor, en lugar de vender el terreno de forma independiente.

Misión Obispado es dirigido por Miguel Cagnasso, quien considera que “Mérida es excelente plaza para que los desarrolladores inmobiliarias, e incluso los prestadores de servicios, inviertan. La seguridad y la transparencia de la autoridad han sido pilares para ello”.