|  

Poco a poco las personas regresan a trabajar a las oficinas, pero aún es pronto para asegurar una ocupación sostenible.

2 No me gusta0

Desde que inició la pandemia, por primera vez la ocupación de oficinas superó el 40% en Nueva York, según datos de The City de la semana pasada, mientras que el ‘Barómetro de Regreso al Trabajo de Kastle Systems’, que mide la ocupación de oficinas por la entrada de personas a los edificios de oficinas’, subió un 41.2 por ciento.

Aunque el número de casos de covid en la entidad estadounidense se ha reducido en las últimas seis semanas, todavía es muy pronto para asegurar que el incremento en la ocupación será sostenible. Pero existe cierto entusiasmo entre los líderes inmobiliarios por el aumento.

 

A finales del año pasado, la variante Ómicron causó mucho temor entre los neoyorquinos, quienes dejaron de acudir a las oficinas, lo que provocó una caída de hasta 10.6% en los niveles de ocupación.

 

Así lo expresó James Whalen, presidente de la Junta de Bienes Raíces de Nueva York, al comentar que “esta es una buena noticia para la recuperación de la ciudad” y que con la presencia de oficinistas en el distrito comercial central se beneficiarán tiendas minoristas, restaurantes y otros comercios afectados.

El panorama general de oficinas sigue siendo sombrío, a pesar de un mayor número de trabajadores que regresan a sus escritorios. Un informe del Contralor de la Ciudad, Brad Lander, estimó un costo de 600 mdd en ingresos anuales por impuestos a la propiedad a causa de la disminución del valor de las oficinas.

 

 

Para el 2029, un análisis de NYU estimó que los edificios de oficinas de la ciudad perderán valor en un 28%, o 49 mil millones de dólares (mdd). Cabe señalar que en todo el país norteamericano, el regreso de las personas a las oficinas es desigual.

En toda la unión americana, la ocupación de oficinas alcanzó el 44% la semana pasada, también la más alta desde que inició la pandemia; por ejemplo, menos de un tercio de los trabajadores están regresando a las oficinas en San Francisco, donde la tasa de ocupación ronda el 31 por ciento.

 

Para los trabajadores, todavía es un problema el tener que trasladarse a sus lugares de trabajo, después de que podían ponerse a laborar sin necesidad de permanecer en el tráfico o subirse al transporte público.

 

/Con información de therealdeal.com/