El proyecto se trataba de una ciudad en Toronto, Canadá, de 325 hectáreas, en la que durante su primera etapa se pensaba edificar 4,9 hectáreas con edificios para apartamentos, oficinas, tiendas y una escuela.

3 No me gusta0

Debido a la incertidumbre financiera que deriva de la crisis del COVID-19 y que afecta al mercado inmobiliario, Google ya no construirá Quayside, la primera ciudad tecnológica y autónoma en Toronto, Canadá, que llevaban dos años desarrollando. Alphabet, la matriz de la compañía tecnológica dio el anuncio.

San Doctoroff, presidente de Sidewalk Labs, la rama financiera e inmobiliaria de la empresa, dijo que se “ha vuelto demasiado difícil hacer que el proyecto sea financieramente viable sin sacrificar las partes medulares del plan".

“La emergencia de salud actual nos hace sentir aún más fuertemente la importancia de reinventar las ciudades del futuro”, agregó Doctoroff.

Se trataba de una ciudad de 325 hectáreas en la que durante su primera etapa se pensaba edificar 4,9 hectáreas con edificios de elevación media para apartamentos, oficinas, tiendas y una escuela. Contemplaba también un sistema de calentamiento de calles para derretir la nieve y el hielo al contacto, así como sensores para monitorear el tráfico y ofrecer seguridad a los peatones.

 

Ante este revés, se aclaró que Sidewalk Labs seguirá trabajando en la construcción de muebles robóticos, electricidad digital y la búsqueda de nuevos materiales de construcción. Asimismo, que las ideas que se han desarrollado durante los años de duración del proyecto, serán útiles para abordar algunos problemas urbanos, particularmente en las áreas de sostenibilidad e inclusión. Por ejemplo, para regular los precios de acceso a la vivienda, mejorar la movilidad urbana, afrontar los desafíos climáticos, entre otros. 

Durante los dos últimos años, ambas firmas habían invertido tiempo y recursos en Toronto, incluida la apertura de una oficina para 30 personas en el paseo marítimo.

En octubre de 2017, Sidewalk Labs ganaba una oferta para la reurbanización y construcción de una Smart City en el borde del lago Ontario, en la costa de Toronto. Entonces, la subsidiaria lanzó una serie de propuestas de diseño, incluyendo varios vecindarios de madera maciza diseñados por Thomas Heatherwick y Snøhetta, así como un pavimento modular reconfigurable de Carlo Ratti.