El italiano desarrolló el Gran Teatro de Provenza, el Teatro de la Ópera Arcimboldi, la Universidad Bicocca en Milán y el Centro Cultural Belém de Lisboa.

1 No me gusta1

El arquitecto italiano, quien diseñó el barrio ZEN de Palermo y el Estadio Olímpico de Barcelona, falleció a los 92 años por coronavirus. Vittorio Gregotti nació en Novara, Italia, en 1927. A los 14 años, comenzó a trabajar en la fábrica textil de su padre, interesándose por los derechos de los trabajadores. Persiguió la arquitectura tras una visita al estudio parisino del arquitecto Auguste Perret en 1947.

De vuelta en Italia, estudió arquitectura en el Politécnico de Milán. Desde 1955 a 1963 fue editor jefe de la revista italiana Casabella. Once años después, en 1974, fundo su firma Gregotti Associati International.

Un año más tarde, organizó una exposición sobre arquitectura para La Biennale di Venezia, antecedente para el establecimiento de la Bienal de Arquitectura de Venecia en 1980.

Diseñó edificios característicos como el Gran Teatro de Provenza, el Teatro de la Ópera Arcimboldi y la Universidad Bicocca en Milán, y el Centro Cultural Belém de Lisboa, por mencionar algunos. Y rediseñó el Estadio Olímpico de Barcelona en 1992 agregándole nuevas tribunas para darle una capacidad de 67 mil asistentes.

Su estudio tiene un fuerte enfoque teórico respetado dentro de los arquitectos en cuanto a planificación urbana; se dedicó, también, a examinar los movimientos modernistas y posmodernistas que enmarcaron el siglo XX.

Vittorio Gregotti murió en el hospital San Giuseppe el pasado fin de semana a causa de una pulmonía agravada por la pandemia de COVID-19 que ha afectado a las principales ciudades europeas; su esposa aún está siendo tratada en el mismo hospital.

La noticia fue confirmada por el arquitecto italiano Stefano Boeri, quien lamentó el deceso y lo llamó “maestro de la arquitectura internacional que hizo la historia de nuestra cultura”, a través de sus redes sociales.

Por su parte, Darío Franceschini, ministro de cultura de Italia, lamentó la muerte de Gregotti, describiéndolo como “un gran arquitecto y urbanista italiano que ha dado prestigio a nuestro país en el mundo”.