Hace unos 10 años descubrí las bondades de la madera en estructuras. Las primeras construcciones de este material se han localizado en Polonia, datan del siglo VIII a.C. y desde entonces se ha usado la madera en la construcción.

 

Hace unos 10 años descubrí las bondades de la madera en estructuras. Las primeras construcciones de este material se han localizado en Polonia, datan del siglo VIII a.C. y desde entonces se ha usado la madera en la construcción.

Pero en grandes construcciones, ya como parte de grandes estructuras, prácticamente la madera se empezó a usar a partir de la mitad del siglo pasado, es decir desde 1950. Ahora se usan mucho, principalmente por la maravilla que es este material desde el punto de vista térmico y por lo agradable que resulta. Se podría decir que es un material muy amigo del ser humano. 

Hay otros factores importantes; uno de ellos es la contaminación del ambiente que ahora nos preocupa tanto. Para producir una tonelada de cemento se emiten a la atmósfera dos toneladas de bióxido de carbono; para producir una tonelada de acero se emiten cuatro, y para producir una tonelada de aluminio se emiten 20. Sin embargo, para producir una tonelada de madera se absorbe media tonelada de bióxido de carbono.

 

 

* Ingeniero civil Fernando Rubio y Villegas con 
experiencia en la
construcción desde 1951.
* Ingeniero civil Fernando Rubio y Villegas con experiencia en la construcción desde 1951.

 

La madera es, desde luego, un material renovable, siempre y cuando se hagan plantíos sustentables. Es un material que se afecta por la humedad y, en el pasado, los pegamentos perdían sus cualidades. Sin embargo, a partir de mediados del siglo XX, se han descubierto nuevos adhesivos que garantizan la estabilidad de las estructuras por más de 40 años. Eso nos permite a los constructores utilizar la madera como nunca antes se había empleado.

En Europa, en Estados Unidos, en Japón, entre otros países, se están haciendo estructuras formidables de madera y nosotros, aquí en México, apenas estamos empezando. Desde hace 10 años me he dedicado prácticamente sólo a estructuras de madera y he logrado cosas muy interesantes.

Por ejemplo, una cubierta que tiene 22 arcos tri-articulados de 45 metros (m) de claro; u otra preciosa cubierta de madera laminada que tiene 22 m de claro y 62 m de largo y que está hecha a base de arcos elípticos que se entrecruzan de manera laminada y terminada con duela de madera; así como una casa con unos marcos de madera laminada de 8 m de altura y 16 m de claro.

Usado madera de pino amarillo que traemos de los Estados Unidos -muy bien clasificada y muy bien tratada-, ya se tiene la ventaja de que actualmente se puede garantizar que la humedad y el hongo, no afecte las maderas, en especial estas maderas tan seleccionadas.

También se están usando mejores productos, pues hasta ahorita habían sido químicos que originalmente eran nocivos. Ahora son tratamientos a base de sales que se introducen en el material mediante un proceso de vacío, que lo vuelve resistente al hongo, a los insectos, al agua, etcétera.

 

“Ese es el camino que estoy siguiendo, creo que hay mucho por delante y que los arquitectos mexicanos están regresando su vista a la madera, por las ventajas que tiene sobre el hormigón y el acero”.

 

Entonces con la madera laminada obtenemos las mismas características de la madera convencional en cuanto a resistencias y comportamiento a la flexión, pero mucho más uniforme. ¿A qué se le llama madera laminada?, pues a las secciones de madera, vigas, arcos, etcétera, hechos a base de láminas de madera de 3.5 cm y que se ponen una sobre otra, pegadas con pegamentos novedosos y prensadas hasta que se obtiene la dureza de los mismos.

A la hora de hacer esos laminados se pueden hacer curvos o de muchas formas, no se dejan rectos. Doblamos la madera a la hora de laminarla, y como son láminas de 3 cm, se le da cierta curvatura a cada lámina, las cuales unidas forman en conjunto esa estética y práctica forma.

 

Casa con unos marcos de madera laminada de 8 m de altura y 
16m de claro.
Casa con unos marcos de madera laminada de 8 m de altura y 16m de claro.

 

Hemos hecho vigas muy largas, hasta de 60 m de largo y de una sola pieza, laminada obviamente. Si miras lo que se ha hecho en todo el mundo, verás que hay cosas maravillosas; en Sevilla, en Alemania, en Italia, hay estructuras de madera formidables. Y ese es el camino que estoy siguiendo, creo que hay mucho por delante y que los arquitectos mexicanos están regresando su vista a la madera, por las ventajas que tiene sobre el hormigón y el acero.

Los japoneses, los alemanes, los italianos, son los que más me han inspirado. Nosotros podemos hacer estas estructuras de madera en cualquier parte del país, en cualquier clima y bajo cualquier condición: en el mar, incluso a la orilla del éste o bajo el agua, en contacto con el líquido. Aquí mismo en México podemos hacer cualquier cosa.

Tengo varios proyectos, por ejemplo el de una cúpula de madera laminada de 30 m de diámetro, la cual todavía no tiene dueño, pero yo ya la tengo calculada y diseñada, incluso hecha en maqueta. Y desde luego, pretendo hacer escuela, dejar personas que sigan mi trayectoria y que sigan con las estructuras de madera.

En todos sentidos me ha inspirado el poder trabajar con madera y hacer estas estructuras. A los jóvenes ingenieros les digo: investiguen, métanse a las estructuras de madera, vale la pena, ¡es una chulada!


Texto:* Ingeniero civil Fernando Rubio y Villegas

Foto: Ingeniero civil Fernando Rubio y Villegas