Cuando una persona ya cuenta con una propiedad, la puede usar como garantía para obtener recursos a largo plazo y bajo costo.

11 No me gusta2

El uso tradicional que se le da a un crédito hipotecario es para adquirir una casa o departamento. Sin embargo, el uso que le podemos dar es más amplio y permite a las personas hacer ahorros importantes en sus finanzas personales.

Por ejemplo, entre el abanico de posibilidades que ofrecen los bancos en crédito hipotecario, se pueden consolidar deudas que se tengan de otro tipo de financiamientos, como crédito al consumo, personales, de auto, etc. y que normalmente son mucho más caros que el hipotecario.

En opinión de Juan Kasuga, director de Creditaria México, el crédito hipotecario tiene otras aplicaciones que pueden ayudar al bienestar de las familias mexicanas.

En entrevista con Real Estate Market & Lifestyle, describe en particular que hay productos como el crédito de liquidez, que ayuda a que la economía de las familias esté mejor y que es poco conocido.  Explicó que a través de éste, las familias pueden apalancarse a través del valor que ya ganó su propiedad en el tiempo y pedirle dinero prestado al banco dejando en garantía esa propiedad.

La ventaja que tiene es que en lugar de estarse endeudando a través de créditos personales o tarjetas de crédito, el crédito de liquidez tiene la ventaja de ser a largo plazo y a una tasa mucho menor.

Mucha gente se está apalancando actualmente con este tipo de productos, para poder liquidar sus adeudos que tiene de auto, de tarjetas de crédito, de créditos personales, es decir, para consolidar sus deudas de corto plazo y altas tasas de interés, y sustituirla por financiamiento a largo plazo y a mucho menor costo.

Por ejemplo, el crédito de liquidez puede rondar entre el 11 y 12% a diferencia de costos de 40 o 50% en tarjetas de crédito, nómina u otros.

Kasuga ejemplifica que una persona podría estar pagando 25 mil o 30 mil pesos por todas sus deudas de consumo, y con un crédito de liquidez lo pues bajar a 17 mil o 18 mil pesos, por lo que puede tener ahorros sustanciales apalancándose con la vivienda que ya es de su propiedad.

BBVA explica el crédito de liquidez con garantía hipotecaria: “Se trata de un crédito con monto fijo con el que cedes los derechos de retención contra una propiedad que esté a tu nombre como garantía de pago, a cambio del préstamo de una cantidad de dinero y un plan de pagos en el que tendrás que cumplir con el adeudo más un porcentaje de intereses para asegurar la devolución de los papeles de tu propiedad”.