En una carta dirigida a la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, aseguró que no se respetaron los acuerdos aprobados por las instituciones de gobierno.

103 No me gusta27

Luego de que la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, atendiera a grupos inconformes ante los cambios a las reglas de operación del Instituto de Vivienda de la Ciudad de México (INVI) -los cuales buscaban eliminar prácticas corruptas y a gestores que ejercían con fines lucrativos, además de favorecer la obtención de créditos para familias de escasos recursos- el Gobierno de la Ciudad de México dio a conocer la renuncia de Pedro Sosa Álvarez, quien fungía como director general de dicha institución hasta el pasado 1 de agosto que presentó su renuncia.

El mismo día que Sosa presentó su renuncia, Sheinbaum anunció que revisará nuevamente las reglas del Instituto de Vivienda a fin de atender a las organizaciones, aún después de que miembros de la Asamblea de Barrios bloquearon las puertas del Antiguo Palacio del Ayuntamiento. En la carta de renuncia entregada, el exdirector dio a conocer que las acotaciones a algunas reglas de operación del INVI tuvieron como objetivo impedir el mal uso de los apoyos y asegurar que los créditos para vivienda llegaran a los que menos tienen.

Ileana Villalobos Estrada, secretaria de Desarrollo Urbano y Vivienda, recibió la renuncia de Sosa Álvarez y agradeció su desempeño durante los siete meses de su cargo, en los que también brindó apoyo a la reconstrucción habitacional para las familias afectadas por el terremoto de septiembre de 2017. Acto seguido, nombró como encargado de despacho temporal a Rodrigo Chávez Contreras, director ejecutivo de Operación del INVI, mientras que se define al nuevo director de la institución, que deberá continuar con el plan de hacer valer el derecho a la vivienda digna y sustentable.