El Banco Interamericano de Desarrollo, indicó que algunos países implementan medidas en el sector logístico para asegurar la circulación del transporte de carga de larga distancia.

1 No me gusta0

De acuerdo con un análisis, la expansión de la pandemia del COVID-19 afecta la forma en cómo las personas acceden a los bienes y servicios; y por tanto, la forma en cómo operan las cadenas de suministro en el mundo. Estas “enfrentan hoy un riesgo de disrupción no visto desde la Segunda Guerra Mundial”; señala el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Las interrupciones inmediatas de productos fueron similares y generalizadas en todo el mundo. En palabras de economistas, un shock de demanda de productos esenciales; señala el organismo. Por lo tanto y de manera simultánea, las cadenas globales de suministro también están sufriendo un shock de oferta.

El organismo refiere que algunos países están implementando medidas en el sector logístico para asegurar la circulación del transporte de carga de larga distancia; como España, Italia, Francia o Alemania. Asimismo, la digitalización y automatización de trámites relacionados con los procesos de cadena de suministro están siendo fundamentales. Pone de ejemplo el caso de China, en donde se facilitó la venta de productos online, mediante descuentos o eliminación de cargos por el uso de las plataformas, financiamiento y apoyo técnico a las empresas proveedoras.

En este contexto, inquiere el BID en su moviblog, ¿qué medidas puede explorar América Latina y el Caribe (ALyC) para solventar la cadena de suministro? Ya que es una de las principales regiones productoras de alimentos del mundo “con suficiencia para satisfacer las necesidades de sus habitantes”.

El BID refiere que algunas medidas son:

1.      Realizar acuerdos internacionales para definir protocolos específicos de bioseguridad

2.      Reformular protocolos de inspección y facilitar los trámites de comercio internacional para productos esenciales

3.      Incorporar tecnología de bajo costo para la inspección de la carga

4.     Eliminar restricciones a la carga aérea relacionadas a productos para atender la emergencia del COVID-19; así como autorizar derechos de tráfico para vuelos de carga (donde no existen) y eliminar/reducir tasas operativas en los aeropuertos para tales vuelos

5.    Finalmente, facilitar el comercio electrónico y la logística de última milla promoviendo la coordinación con las plataformas de entrega existentes será fundamental para garantizar el acceso a bienes de primera necesidad.