El Centro de Estudios para la Promoción y Difusión del Empleo Formal reconoció que será casi imposible recuperar los empleos que se perdieron.

0 No me gusta0

La meta de alcanzar cerca de un millón de empleos, entre directos e indirectos a través del Programa de Reactivación Económica de la Ciudad de México (CDMX), apoyado en la industria de la construcción y presentado por Claudia Sheinbaum Pardo, jefa de gobierno de la capital del país, es ambiciosa e irreal, considera el Centro de Estudios para la Promoción y Difusión del Empleo Formal (CEEF). “Esta propuesta se aleja de cualquier realidad histórica y aunque suena muy esperanzadora, la creación de 987 mil 183 plazas nuevas como fue anunciada, implicaría a fecha actual alcanzar en próximos meses el registro de 4 millones 259 mil 910 empleos formales registrados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social”.

El organismo señala que el máximo histórico más reciente del que se tiene registro para la CDMX en cuanto a generación de nuevos empleos formales data del 2014, cuando se logró un crecimiento anual del empleo formal del 5.9% al crearse 171 mil  362 nuevos puestos formales; según datos del mismo instituto. Por lo que estima que la propuesta de la mandataria capitalina supera cualquier pronóstico o realidad histórica de la que se tenga registro formal: “La meta de no sólo replicar este máximo histórico sino multiplicado por 5, nos parece muy engañosa”.   

CEEF recalca en un comunicado que “jamás se ha logrado crear una cifra tal de empleos formales y menos en un contexto de decrecimiento económico nacional y mundial al que nos enfrentamos en la actualidad, justo cuando las expectativas de crecimiento para el país han sido recortadas como lo dio a conocer el Fondo Monetario Internacional cuyos pronósticos de contracción del PIB para México se estiman ya en -10.5% para este 2020”.

Asimismo, considera que para una recuperación significativa de empleos en México, es importante que el gobierno federal y los estatales apoyen a las Micro, pequeñas y medianas empresas para estimular una amortización en los recortes, la posibilidad de generar recontrataciones y nuevos empleos formales a corto y mediano plazo. “De igual manera, hace falta reorientar las ayudas sociales para crear un programa real de estímulos y beneficios que permitan apoyar a aquellos empresarios y trabajadores, que han absorbido el mayor costo de esta pandemia”, finaliza el centro.