La exposición está compuesta por seis núcleos temáticos como comercio y arquitectura;  la muestra es un viaje único que revive la historia y la importancia del corazón de la capital mexicana.

0 No me gusta0

Después de haber permanecido cerrado desde el 16 de marzo, el Museo del Objeto del Objeto (MODO) reabrió sus puertas desde el sábado 19 de septiembre con una nueva exposición: Centro Histórico, corazón de México.

De acuerdo con un comunicado, la exposición nos muestra una serie de destellos urbanos y sociales en los que figuran designios divinos, organización económica, religión institucionalizada, representaciones del pasado, actos presidenciales, descontento social y celebraciones masivas, arquitectura y comercio de esta zona icónica de la Ciudad de México.

Creada por el curador Aldo Sánchez, es un recorrido por las calles del Centro y muestra cómo miles de personas las han vivido a través del tiempo. Este viaje se nutre a partir de más de 500 objetos de la colección del museo y 250 fotografías, así como obras de importantes archivos y coleccionistas.

De acuerdo con el curador: "El Centro es el productor de imágenes más prolífico de México, desde el águila y la serpiente hasta el Callejón del Cuajo, habitada por la familia Burrón o el cabaret Savoy con las espectaculares presentaciones de Rossy Mendoza".

La exposición se compone de los siguientes núcleos temáticos:

  1. Fundación:

La imagen del águila posándose en un nopal devorando una serpiente ha trascendido como imagen identitaria de una región, primero, y una nación, después.  Este núcleo hace un recorrido de cómo, desde la crónica de Fray Diego Durán del siglo XVI hasta la actualidad, la imagen ha servido para fines tan diversos como emblemas nacionales hasta souvenirs vernáculos que dotan de sentimiento de pertenencia a mexicanos en territorio nacional y extranjero.

  1. Comercio:

El Centro fue un lugar de comercio en tiempos prehispánicos y lo sigue siendo hoy, como zona de intercambio mercantil desde la informalidad de los tianquiztli (tianguis) que concentraban la vida social y económica del México antiguo, hasta las tiendas departamentales modernas. El Centro es el lugar de peregrinación a donde acuden capitalinos y foráneos a comprar desde piezas de plomería, productos de belleza, piratería y alimentos, hasta ropones para bautizos, cojines de bodas y vestidos de XV años. Es el epicentro comercial del país donde la nostalgia es el producto más vendido.

  1. Vecindades:

La vecindad es el espacio del cual el cine de la época de oro se benefició enormemente, en el que los infortunios amorosos, las serenatas, el desengaño, las intrigas y los fiestones suceden entre pantaletas tendidas y lavaderos centenarios.

Los modos de vida en la colectividad, que el habitar tan “pegaditos” condiciona, incluyen oficios, costumbres y hábitos exclusivos de estos multifamiliares horizontales que facilitan la convivencia  comunal.

  1. Arquitectura:

Una invitación a pensar el Centro como un álbum familiar, a observar los cambios que ha sufrido cada uno de sus miembros desde su juventud hasta su estado actual, o incluso a atestiguar su desaparición. Rodrigo Hidalgo, asesor de arquitectura para la exposición comenta: "Es una celebración de la vida que todos los días transcurre entre sus muros, en sus jardines y plazas o en el tránsito de sus avenidas, y una motivación para salir a caminar con la mirada atenta de quien está a punto de descubrir una gran historia".

 

  1. Espectáculo:

El Centro ha sido escenario del espectáculo desde el siglo XVI en que se presentaban autos sacramentales interpretados en castellano, náhuatl y otras lenguas originarias en plazas públicas -tradición prohibida en el siglo XVIII- hasta los conciertos gratuitos en la plancha del Zócalo que se han instituido desde el 2000.  El siglo XIX representó un momento prolífico para los teatros, durante el gobierno de Antonio López de Santa Anna. En el Centro se abrieron los primeros cines de la ciudad, desde el silente Salón Rojo hasta los que protagonizaron el auge del cine del siglo anterior.

  1. Poderes:

El centro de la Ciudad de México, y en particular el Zócalo, concentra los poderes que rigen la nación. Desde los fundacionales como el Templo Mayor donde se adoraba a Huitzilopochtli y otras deidades, hasta los contemporáneos como Palacio Nacional desde donde actualmente gobierna el presidente.

 

El Museo estará abierto de lunes a domingo de 11:00 a 16:00 horas.

Facebook, Instagram y Twitter: @museoMODO