Los vuelos internacionales no se verán interrumpidos, a excepción destinos que han reportado casos con la nueva cepa de Covid-19.

0 No me gusta0

Con la finalidad de controlar el incremento de casos positivos de Covid-19, y en la búsqueda por afectar “lo menos posible” la alta demanda turística de verano, el gobierno de Argentina optó por reducir las frecuencias en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, en la Provincia de Buenos Aires, a 30 por ciento.

Matías Lammens, ministro de Turismo y Deportes de Argentina, informó que si bien el gobierno nacional, no tenía considerado poner fin a la temporada de invierno, si se aplicarán “restricciones puntuales”. Asimismo, destacó una posible vuelta al confinamiento estricto.

“No se va a suspender la temporada, sino controlarla, más con algún tipo de restricción, sobre todo en la nocturnidad, porque es una situación que se está dando en todo el país”, sostuvo.

Lo anterior, tras admitir que la mayor problemática es el “relajamiento” por parte de la sociedad en materia de las medidas de prevención y las aglomeraciones.

Por su parte, Santiago Cafiero, jefe de Gabinete nacional, explicó en conferencia de prensa: “Lo que queremos es que la temporada continúe y sea de cuidados, atípica, como ha sido el 2020. Queremos que se extremen los cuidados para que la temporada pueda continuar”.

En cuanto a los vuelos internacionales, éstos no se verán interrumpidos, a excepción destinos que han reportado casos con la nueva cepa de Covid-19: Reino Unido, Dinamarca, Países Bajos y Australia.

/Con información de Hosteltur./