Los primeros sondeos y análisis demuestran que posterior a la vacunación, se deben seguir cuidando las personas.

0 No me gusta0

La Directora del departamento de Salud Pública del Ministerio de Salud en Israel, Sharon Alroy-Preis,  dio a conocer que la tasa de infección para las personas que recibieron la primera de las dos dosis de la vacuna Pfizer disminuyó  hasta en un 50% después de 14 días.

Según cifras oficiales, 4,484 personas fueron diagnosticadas con el virus entre los días 1 y 7 después de haber sido vacunadas, en comparación con 3.186 personas diagnosticadas dentro de los días 8 a 14 posteriores a la fecha de la inyección. Pero el dato significativo es que entre un periodo de 15 a 22 días después de la fecha de la primera dosis de vacuna, la cifra se redujo a solo 353 personas.

Además, el 73% de los israelíes de más de 60 años ya han sido vacunados con al menos una inyección, aunque la campaña de vacunación fue más lenta entre árabes y ultraortodoxos.

Anteriormente, Alroy-Preis había dicho que casi una quinta parte de los más de 1.000 pacientes actuales con COVID-19 graves habían recibido previamente la primera dosis de la vacuna de Pfizer, lo que enfatiza la necesidad de continuar protegiéndose después de recibir la inyección.

“17% de los nuevos casos graves de hoy, es decir 180 casos, son de personas que se dieron la primera dosis”, dijo a periodistas.

La campaña de vacunación en Israel, considerada como una de las más avanzadas del mundo, inició en diciembre, para la mayoría de los que recibieron la primera dosis aún no han transcurrido entre 15 y 22 días.

En general, desde que comenzó la campaña de vacunación, 375 de los que recibieron la primera dosis fueron luego diagnosticados con el virus y hospitalizados. Unos 244 de entre ellos fueron diagnosticados entre 1 y 7 días después de la vacunación, en comparación con 124 diagnosticados entre 8 y 14 días después de la vacuna.

Pero apenas 7 personas fueron diagnosticadas y hospitalizadas después de transcurridos 15 días o más después de la vacunación, lo que demuestra que los efectos de la vacuna se empiezan a sentir tras un periodo de tiempo.

Según los servicios de salud Clalit, la probabilidad de que una persona se infecte con el coronavirus se redujo 33% a 14 días después de haber sido vacunada. C

Por su parte, el proveedor de salud Maccabi mostró que la vacuna causó una caída del 60% en las posibilidades de infección 14 días después de recibir la primera inyección.

Independientemente de los resultados de los estudios preliminares, se espera que la vacuna alcance el potencial de protección total una semana después de la administración de la segunda dosis, etapa que comenzó en Israel esta semana.