Tras el Covid-19, en Latinoamérica, 57% de los consumidores bancarios preferían la banca por Internet, 55% usaron las apps móviles bancarias y 21% ya usaba chatbots para atender a clientes las 24 horas.

3 No me gusta0

Al menos, hasta febrero de 2020, en las calles de Londres, era raro ver a un joven millennial pagar su café en el centro de la ciudad con una tarjeta de la banca tradicional. Era cuestión de acercarse y corroborar que las nuevas generaciones ya usaban, desde hace meses, tarjetas de bancos como Revolut, Monzo, Atom o Starling.

Estas nuevas opciones, forman parte de una nueva generación de bancos digitales o neobancos que crecen a pasos agigantados en Europa y que se vislumbran también atractivos para la banca consolidada.

Aunque por el momento ofrecen algunos servicios (tarjetas de débito, cuentas corrientes y préstamos personales), los grandes fondos de capital riesgo los ven como posibilidades reales para expandir sus negocios y llegar a nuevos mercados, sobre todo, en un momento en que la pandemia obligó a cuidar la salud.

Tan solo la británica Revolut, a principios de 2020, ya tenía más de cuatro millones de usuarios en todo el mundo. En América Latina, México y Brasil son las dos naciones que encabezan el ranking de nuevas startups que manejan efectivo, aunque como segmento de neobanco, hay entre 10 y 12 en México solamente.

No son muchos

“Los neobancos no son muchos, Fintech sí. Los neobancos presentan muchas características de Fintech, están las que prestan dinero, las que procesan, las que ofrecen cuentas de débito, las que tienen tarjetas de crédito, y se relaciona con todo lo que son las tecnologías financieras”, destaca en plática con Real Estate Market & Lifestyle, Carlos Castañeda, CEO del neobanco Pagando.  

“Actualmente, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) tomó tres temas: crowdfunding, neobancos, y los modelos de open banking. México y Brasil son los países que más han crecido en número de fintech. Aunque somos alrededor de 500 fintech, básicamente estamos alrededor 90 que estamos solicitando permiso a la Comisión, pero solamente se han autorizado seis”.

El CEO agregó que como propuesta de neobanco como tal, en Chihuahua son la única opción, “aunque como esquema de neobanco somos entre 10 y 12 en todo el país los que estamos presentes”.

Cuestionado sobre cómo ven al mercado bancario consolidado en México, agregó que “los bancos adoptan diferentes posturas. Hemos visto que los bancos consolidados han estado comprando fintech en los últimos dos años. Hemos visto también cómo han generado sus propios neobancos, como Banregio, que generó Hey Banco!; Santander hizo un par de compras de fintech y Banorte, que ha anunciado la creación de una súper fintech”.

Crecimiento por pandemia

Según la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban), el Covid-19 en Latinoamérica propició cambios en el comportamiento de los clientes bancarios, donde se percibía mayor preferencia por entidades financieras digitales, ya que luego de la pandemia, 57% de los consumidores preferiría la banca por Internet, 55% prefería las apps móviles bancarias y 21% prefería los chatbots que pueden atender las 24 horas del día.

Castañeda afirma en este sentido, que “estamos esta nueva dinámica como empresa que ofrece todos los servicios financieros, particularmente bajo la tecnología. ¿Qué significa esto? Que desde el celular puedas utilizar todos los servicios con la mejor experiencia de usuario, y de manera sencilla tener una cuenta, una tarjeta física, una virtual, hacer compras por Internet, pagar servicios o lo que tanto gusta a las nuevas generaciones, como hacer compras en línea por e-commerce con clientes que atendemos en Veracruz, Jalisco, Chihuahua y Nuevo León”.

El CEO expresó que su propuesta nació a finales de 2017 con una idea que surgió de la industria del software, pero cuando migraron, lograron consolidarse hasta llegar a sus 30 mil usuarios actuales y la oportunidad de contar con una alianza con el equipo Bravos de la Primera División del Futbol mexicano.

Geolocalización, tema contemplado

Al preguntársele si la geolocalización es un tema que podría poner en riesgo al cliente, dijo que es un tema que ya estaba contemplado en la Ley Fintech de México desde 2018.

“La geolocalización ya lo contemplaba la Ley Fintech desde 2018; al tema lo tenemos contemplado desde que salimos. Es una herramienta interesante para combatir el lavado de dinero y el terrorismo. Las legislaciones certifican y dan validez para conocer a tu cliente y sus datos. La geolocalización sirve para detectar donde se hicieron las transacciones. No que esté peleado con la parte de privacidad, pero sí es un mecanismo y los sistemas operativos de IOS, Android y Huawuei, tienen que dar cierto permiso a las aplicaciones para que se les permita el acceso”.

Agregó que este tema ya venía de entrada en las fintech, pero en los bancos tradicionales no.

Alianzas y compras

Sobre el futuro de los neobancos, Castañeda dijo que se ve interesante, por las fusiones y las compras que están llevando a cabo los grandes bancos en México:

“Somos todavía los pequeños que queremos sentarnos en la mesa de los grandes, pero estamos haciendo cosas interesantes. Estamos llamando la atención de las personas y actualmente estamos creciendo en el mercado. Los bancos se están transformando, pero van con cierta lentitud”.

“Hemos visto la posibilidad de hacer alianzas. Esto lo Hemos visto esto con Rapid, que ya tiene su Fintech, pero se alió con otro banco para sacar su tarjeta de Mi Crédito; Banorte va a sacar su propia superfintech. Va a estar interesante. Creo que veremos alianzas y compras en estos meses y años que vienen”.

Los primeros neobancos en el mundo estaban en Reino Unido, como Revolut y Monzo; el mercado ha crecido en México. Aquí hay alrededor de 50 fintech que desean la autorización para realizar pagos, pero de ahí se pueden diferenciar los que van a sacar su wallet (El término que hace referencia a una cartera, billetera o monedero virtual para gestionar nuestros activos. Es un software o hardware diseñado para almacenar y gestionar claves públicas y privadas para monedas o criptomonedas).

Castañeda aseveró que en México hay por lo menos 15 fintech “que están fuertes por el momento. Esos siguientes meses van a ser vitales. Estamos entregando los requerimientos y vemos que la Comisión va en sus tiempos”.

Smartphones en lugar de sucursales bancarias

Al preguntársele si hay oportunidad de los neobancos para llevar servicios a las comunidades alejadas del país, tal como lo quiere el gobierno de la Cuarta Transformación, señaló que hay una posibilidad para las fintech.

“Actualmente no vemos dinámicas de las fintech con programas gubernamentales, pero sí estamos metidos en el tema de la inclusión financiera. La última encuesta de tendencias digitales, afirma que en México hay alrededor de 80 millones de teléfonos inteligentes, que ha democratizado la tecnología, y definitivamente, es más factible que una persona que tenga un celular en una localidad, pueda hacer algún tipo de transacción financiera, independientemente de que esté la construcción física de un banco o un cajero”.

El tema de la inclusión financiera ha beneficiado económicamente a países como la India, África y China, además de ser una gran oportunidad de brindar servicios para las comunidades que no tienen una logística bancaria para realizar pagos o tramitar tarjetas.

El dato:

Los neobancos pueden:

1.- Ofrecer seguridad. Varios neobancos cuentan con el aval para operar con la aprobación de la llamada Ley Fintech, que contempla la regulación de pagos electrónicos, financiamiento colectivo, administración de activos virtuales y oferta de asesoría financiera. Al ser entidades bancarias establecidas y reguladas por la ley, son seguras.

2.- Información disponible. Brindar información sobre movimientos, transacciones y estados de cuenta del cliente en tiempo real.

3.- Pago de servicios. Como luz, agua, teléfono, gas, streaming y la domiciliación los mismos, entre otros.

Con información de Expansión de España.