Jackson Clements Burrows edificó Moonlight Cabin; una casa para vacacionar de 60 metros cuadrados, revestida con madera de fresno victoriano.

82 No me gusta31

La firma de arquitectos australianos, Jackson Clements Burrows, diseñaron una casa que asemeja una caja de cartón de 60 metros. El proyecto, que lleva el nombre de Moonlight Cabin (Cabina bajo la luz de la luna), es una casa residencial que cuenta con una planta rectangular que alberga un salón, comedor, cocina, baño y dos dormitorios. Cabe señalar que todos los ambientes se comunican unos con otros, se adosan, de manera que los límites permanecen pero con una concepción diferente.

Lo que era un espacio de retiro, se convirtió en una casa de vacaciones, ubicada en la costa suroeste de Victoria y sus propietarios son una familia con dos hijos. Es preciso resaltar que toda la cabina cuenta con una fachada revestida de una madera local duradera y sostenible -fresno victoriano- que con el tiempo irá tomando un tono gris plateado. Llaman la atención las persianas perforadas que permiten que la luz y el aire alcancen el interior cuando interesa, aún estando cerradas.

"El clima aquí es duro, con viento muchas veces y lluvia. La cabina ha sido diseñada para ser adaptable”. Los arquitectos relacionan la fachada de esta casa con esas persianas perforadas al tipo de tejido denominado Gore-tex, un textil transpirable pero resistente a la humedad. "Al igual que una chaqueta de Gore-Tex, la casa está protegida de los elementos, mientras que la madera es libre de expandirse y contraerse según las condiciones climáticas”, explican desde el estudio.