El diseño de la firma arquitectónica aborda la necesidad de entornos de trabajo seguros y cambios que podrían surgir a futuro.

1 No me gusta0

La firma de Norman Foster ha iniciado los planes de construcción de un nuevo complejo de oficinas en Belval, Luxemburgo, que contará con una superficie total de 18 mil 800 metros cuadrados, lleno de luz y vegetación.

El diseño de Foster + Partners aborda la necesidad de entornos de trabajo seguros y cambios que podrían surgir a futuro. Al respecto, Darron Haylock, socio de la firma de arquitectura, explicó que el proyecto −que lleva por nombre ICÔNE− está diseñado para tener espacios abiertos y flexibles que cubran la demanda de los modelos de trabajo actuales.

El edificio, diseñado en colaboración con el despacho de arquitectura local Beiler Francois Fritsch, está organizado como dos alas que encierran un atrio central, envuelto por un fachada y techo ortogonales, los cuales son ambientalmente sustentables bajo una calificación BREEAM Excellent y con una certificación WELL Bulding Standard.

Además, una parte integral del Plan Maestro incluye un esquema que permita relacionarse con los vecinos circundantes, a la vez que aborda las diferentes características de los ejes principales hacia el este y el oeste.