La firma australiana de arquitectura Koichi Takada Architects, señaló que el edificio se ubica en el barrio de la ‘Plaza Verde’ en Sídney y cuenta con 20 pisos de altura.

5 No me gusta0

La firma australiana de arquitectura Koichi Takada Architects ha concluido ‘Infinity’, un edificio residencial de uso mixto en Sídney, cuya principal característica es una enorme esquina hueca.

De acuerdo con el despacho, el diseño no solo cumple con un atractivo estético, sino que esta abertura crea un efecto de enfriamiento natural que reduce considerablemente el consumo de energía.

“El agujero de ‘Infinity’ se visualizó como una idea de atraer viento y así lograr un efecto de enfriamiento natural de los espacios internos mediante diferenciales de presión, creando un efecto iceberg en un entorno muy urbanizado”, explicó Koichi Takada.

El edificio se ubica en el barrio de la ‘Plaza Verde’ en Sídney, Australia. Cuenta con 20 pisos de altura que albergan: 325 departamentos, 75 habitaciones de hotel boutique, un centro de conferencias para 450 asistentes, y más de 30 espacios de comida. Su forma aerodinámica y la gran abertura funge como entrada a la luz y ventilación natural.

Posee una gran piscina al aire libre situada justo en la base de la abertura; el resultado: Cuando el viento pase sobre el agua, ésta enfriará el aire, conduciéndolo al corazón de ‘Infinity’ donde se encuentra un patio público central. Al facilitar la ventilación de esta manera, el hueco se convierte en un componente clave para proporcionar una mejor calidad del aire interior, a la vez que brinda confort térmico a los residentes y reduce el consumo de energía al minimizar la dependencia de aire acondicionado.

De acuerdo con la firma, los paralelos entre un iceberg e ‘Infinity’ representan la tensión entre la naturaleza y el entorno. “Se sabe que el derretimiento de los icebergs es el resultado del calentamiento global; también se sabe que éstos ayudan a enfriar y retrasar el calentamiento en el hemisferio sur”, entonces, la arquitectura también puede diseñar con la capacidad de revertir este efecto en las áreas urbanas.

“Nuestra responsabilidad como arquitectos es optimizar el rendimiento del edificio aprovechando sus ubicaciones y formas. A esto lo llamamos arquitectura climatizadora”, concluyó.