Grupos financieros prevén que está cerca el fin del periodo de relajación de la política monetaria por parte del Banco de México, luego de que el pasado viernes redujo por sexta vez este año su tasa de fondeo Por Notimex CIUDAD DE MEXICO.- Grupos financieros prevén que está cerca el fin del periodo de relajación de la política monetaria por parte del Banco de México (Banxico), luego de que el pasado viernes redujo por sexta vez este año su tasa de fondeo. En opinión de BBVA Bancomer, el Banxico podría bajar la tasa de fondeo en 25 puntos adicionales en su próxima reunión de julio y con ello dar fin al ciclo de relajamiento monetario. Señala que el balance de riesgos del banco central justificaba reducir la tasa de fondeo a estos niveles y mantener una larga pausa monetaria, en un contexto en el que la dinámica del tipo de cambio ha probado no estar vinculada a las acciones monetarias. Para el Servicio de Estudios Económicos de este grupo financiero, el Banxico ha confirmado que el balance de riesgos continúa sesgado a los de menor actividad económica, aunque se espera un mejor desempeño en el segundo semestre. A su vez, el Grupo Financiero Scotiabank expone que el banco central redujo el viernes su tasa de interés en 50 puntos base, tal y como se esperaba, "reducción que cumple con la agresividad mostrada por sus relajaciones a lo largo del año". En su opinión, el Banxico ha dado señales de que están por terminar sus relajaciones, y que acciones futuras serán de menor magnitud (es decir previsiblemente de 25 puntos base) si no hubiera sorpresas. "Siendo así, pareciera muy factible ver una nueva, y quizá última baja de 25 puntos base en la tasa de fondeo, para ubicarla en 4.50 a partir de julio, nivel en el que pudiera permanecer durante algunos meses", estima. Mientras que para Banamex, el Banxico fue especialmente claro al señalar que la siguiente acción de política monetaria podría ser la última de esta etapa y de menor magnitud. Por ello, previó un recorte de 25 puntos base en el fondeo en julio, lo que marcaría el final del ciclo de relajación monetaria local, con una tasa a un día de fondeo bancario de 4.5%.