El gobierno de Suiza decidió hoy flexibilizar el secreto bancario y se comprometió a reforzar el intercambio de información de los clientes con otros países cuando la solicitud sea "plenamente justificada"
271 No me gusta29
Por Notimex GINEBRA.- El gobierno de Suiza decidió hoy flexibilizar el secreto bancario y se comprometió a reforzar el intercambio de información de los clientes con otros países cuando la solicitud sea "plenamente justificada". El presidente de Suiza y ministro de Finanzas, Hans Rudolf Merz, hizo el anuncio y señaló que su país aceptará las normas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Aclaró, sin embargo, que "Suiza mantiene el secreto bancario y rechaza firmemente toda transmisión automática de datos" y afirmó que "la información privada de los clientes sigue protegida de las miradas externas injustificadas". El Departamento Federal de Finanzas precisó en un comunicado que "aunque el secreto bancario se mantendrá, Suiza aceptó retomar los estándares de la OCDE en materia de asistencia administrativa vinculada a temas fiscales, como lo marca el artículo 26 del Modelo de Convención". Las autoridades indicaron que la aplicación de esta decisión se hará mediante acuerdos bilaterales sobre la doble fiscalidad. "Esto no implicará que Suiza de información confidencial de los clientes de su plaza financiera nada más porque sí", precisó Merz. Las autoridades suizas intercambiarán datos con otros gobiernos "caso por caso" y solamente en respuesta a peticiones concretas y bien fundamentadas. Merz enfatizó de manera tajante que "no habrá pesquisas fiscales masivas" y añadió que "estos cambios aplican sólo para clientes financieros que residen en otras naciones". Señaló que los clientes que viven en Suiza "pueden estar tranquilos porque gozarán de los beneficios del secreto bancario en los términos actuales". SUiza dio a conocer la medida luego de fuertes presiones internacionales en el sentido de que el secreto bancario fomenta el fraude fiscal y el lavado de dinero. El jueves, los principados de Andorra, Lichtenstein y Bélgica se comprometieron a "flexibilizar"? el secreto bancario y a suministrar información sobre clientes que incurren en delito fiscal, por lo que según expertos, Suiza se vio obligada a tomar medidas similares.