La solicitud de crédito de México al FMI representa una buena señal de estabilidad para el país y un voto de confianza para la economía mexicana, ya que se otorga sólo a naciones con fundamentos económicos sólidos, coincidieron grupos financieros
193 No me gusta20
Por Notimex CIUDAD DE MÉXICO.- La solicitud de crédito de México al FMI representa una buena señal de estabilidad para el país y un voto de confianza para la economía mexicana, ya que se otorga sólo a naciones con fundamentos económicos sólidos, coincidieron grupos financieros. Para Banamex, la línea es positiva para México y los países emergentes en general, pues rompe con el estigma asociado a la solicitud de recursos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y constituye un movimiento proactivo -no reactivo- en el clima de crisis global. El anuncio provocó una reacción positiva en el mercado, con una revaloración cambiaria de 1.9 % frente al dólar y aplanamiento significativo en la curva de swaps de Tasa de Interés Interbancaria (TIIE). Además, aclaró Banamex, la línea no afecta el nivel de endeudamiento en el año aprobado por el Congreso de la Unión, por lo que no cancela la posibilidad de recurrir a otras fuentes de financiamiento multilaterales con el fin de, por ejemplo, financiar gasto en infraestructura. Considera que el hecho de que el secretario de Hacienda, Agustín Carstens, haya fungido como alto funcionario del FMI probablemente explica el desempeño de México en el exitoso lanzamiento del esquema, conocido como Línea de Crédito Flexible. También destacó que las autoridades locales dejaron claro que no hay intención de utilizar esos recursos, pero el hecho de que estén disponibles sirve a su propósito, que es atajar por adelantado la crisis de confianza que ha estado en el centro de la crisis global y reducir los temores asociados al desempeño de la balanza de pagos. A su vez, Ixe Grupo Financiero comentó que el gobierno de México no tiene problemas de deuda externa, pues representa apenas casi 4.0 % del PIB, con lo que el país llega en condiciones dierentes a las de otras crisis económicas del pasado. El nuevo crédito con el FMI es contingente a un año, por lo que México puede disponer de hasta 47 mil millones de dólares en ese plazo, con vencimientos que irán entre tres y cinco años. Así, el crédito es preventivo y, al no haber intención de usar esos recursos de forma inmediata, tampoco habrá entrada inmediata de dólares por este concepto, pero para el mercado cambiario la noticia es una señal positiva. Bajo esa línea, México puede asegurar un ingreso de dólares, pagando los pesos respectivos en tres meses. De corto plazo, el peso mexicano debería verse beneficiado buscando el nivel de soporte en 13.70 pesos por divisa, concluye Ixe.