La Cámara Guatemalteca de la Construcción señaló que actualmente están operando al 70% de su capacidad; esto, ante una nueva realidad de la crisis sanitaria.

0 No me gusta0

Ante la pandemia del Covid-19, el sector de la Construcción en Guatemala no estuvo parado al 100%, a pesar de que no era prioritario al inicio de las restricciones gubernamentales, se permitieron ciertas actividades, señaló el director ejecutivo de la Cámara Guatemalteca de la Construcción (CGC), Janio Rosales. En ese sentido, el directivo explicó que actualmente están operando a 60% o 70% de su capacidad, ante una nueva realidad de la crisis sanitaria. Rosales, detalló que estas operaciones se están llevando bajo un protocolo establecido por las autoridades sanitarias del país centroamericano. 

“La mayoría de los proyectos se paralizaron, el sector construcción ha sido uno de los sectores más afectados por la pandemia. El porcentaje de reapertura para el sector ha sido bajo y muy lento por eso se propone este protocolo para seguirlo implementando y reactivar el sector”, dijo. Janio Rosales agregó que además del protocolo de la CGC, la Cámara de Industria de Guatemala (CIG) también elaboro y socializo protocolos para varios sectores del país incluyendo para las actividades de construcción. 

“Ambos emiten requisitos similares o iguales respecto al distanciamiento social, uso obligado de mascarilla, constante lavado de manos y desinfección de áreas de trabajo, vestidores y área para comida”, refirió. Asimismo, añadió que el documento de CGC es más detallado para el sector respecto a ciertas operaciones dentro de la obra e incluye el protocolo de reanudación laboral, mientras que el de CIG incluye una guía general y para otros sectores.

“Las medidas establecidas se basan en requerimientos establecidos por el Ministerio de Salud, así como las Disposiciones Presidenciales emitidas en Estado de Calamidad Pública y Conred”, según el documento. “Con la finalidad de no afectar a los trabajadores y de no causar graves daños a los proyectos en curso, se ha propuesto la utilización de nuestro protocolo como guía para que las empresas del sector construcción elaboren, bajo su responsabilidad, sus propios protocolos que permitan prevenir los contagios en los centros de trabajo y se siga una cultura de higiene y cuidado en la salud y seguridad ocupacional”, puntualizó.