La inversión residencial presentó un retroceso de -6.3% en el 1T20, respecto a su comparativo del año pasado, en tanto la inversión no residencial cayó -8.3% a tasa anual.

2 No me gusta2

Durante el primer trimestre de 2020 (1T20) la inversión en construcción cayó -7.3% en comparación con el mismo periodo del año pasado, profundizando la tendencia de su contracción de -3.7% de todo el año 2019, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Durante el tercer mes del año, en particular, el retroceso de la inversión en construcción fue a un ritmo anual del -7.2%, con una ajuste de -3.1% anual en la residencial y -11.3% en la no residencial. Analistas de Banorte indican que, en el corto plazo, los datos y evidencia anecdótica sugieren que lo peor se verá en abril y también exhibirá una fuerte contracción en mayo.

“Mientras tanto, las señales en la construcción son muy negativas, con las pérdidas de empleo formal en abril en niveles históricos (-197.2 miles), siendo el sector más impactado. En este contexto, creemos que la continuación de obras en el sector público, incluyendo proyectos insignia (con la inversión física en +22.2% anual real), no proveerá apoyo suficiente al sector, posiblemente siendo uno de los más afectados de toda la economía”.

Los analistas de la institución financiera mantienen una visión negativa sobre la inversión, hacia delante, al considerar que la incertidumbre continuará incluso después de que las medidas de distanciamiento social comiencen a retirarse, no desapareciendo del todo hasta que exista un tratamiento efectivo o una vacuna.

En Invex sus analistas opinan que “las perspectivas para la inversión son negativas. Si bien la reactivación económica de Estados Unidos ha cobrado relevancia (en particular después del sorpresivo dato de empleo publicado hoy), persisten los riesgos para la actividad interna en México. Entre estos riesgos destacan la falta de apoyo del gobierno al sector privado y un panorama incierto para la inversión en infraestructura (principalmente en el sector energético)”.

Sobre la inversión fija bruta en general, indicaron que aunado  a  esta  situación,  y  ante  las  fuertes  caídas  provocadas  por  la  parálisis  económica  derivada  del confinamiento, la inversión podría registrar variaciones negativas de dos dígitos durante el segundo trimestre del año y continuar en terreno negativo por varios meses más.