Hay indicios de mejoría toda vez que aún existen proyectos desde 2020 sin concluir, además de un efecto favorecedor por el Plan de infraestructura estadounidense. 

10 No me gusta1

Aunque la industria de la construcción en México ha tenido un año difícil, en el 2022 tendría un escenario de mejora positivo. Esta industria, que representaba el 13% del Producto Interno Bruto (PIB) antes de la pandemia, en el 2020 tuvo una caída del 25 por ciento. 

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), indican que el valor de la producción que generaron las empresas registró un crecimiento mensual real de 1.7% en septiembre. La industria acumuló cuatro meses al alza a tasa mensual en septiembre, impulsada por la obra pública. 

Pero está un 9.9% por debajo del nivel que registró en febrero de 2020, antes de la crisis sanitaria por la pandemia. En este mes, los trabajos especializados aumentaron un 31.4%, mientras que las obras de ingeniería civil aumentaron un 11.5 por ciento. 

Los Indicadores de Empresas Constructoras señalan que la edificación en vivienda, edificios industriales, comerciales y de servicios, además del transporte y carreteras, caminos, puentes y aeropuertos alentaron el incremento en el mes de referencia.

Para los analistas de Ve por Más (Bx+), el panorama positivo del sector para el 2022 se fundamenta en que la industria de la construcción comenzó este año  con una  mejor perspectiva, particularmente porque tomaron marcha los proyectos suspendidos en el 2020, debido al confinamiento que interrumpió las obras en el país. 

Elisa Alejandra Vargas Añorve, analista bursátil de esta firma, mencionó que en el próximo año México comenzaría a ver beneficios por el Plan de infraestructura en Estados Unidos. Por ejemplo, GCC mencionó hace unos meses que la demanda de cemento se materializará hasta mediados o finales del próximo año. 

De forma general, la industria avizora  un escenario de precios positivo, cambios derivados de un enfoque ESG y la creación de nuevas tecnologías y productos, en tanto que tendría en contra las complicaciones por problemas en cadenas de distribución e inflación y los precios de energía altos.

Para la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), la construcción en México lleva una línea de decrecimiento, que se acentuó durante la pandemia derivada del Covid-19, y que en los últimos 13 años la caída es de al menos un 38 por ciento. 

Francisco Javier Solares Alemán, presidente de los constructores, mencionó en entrevista con adn40, que de la pandemia a la fecha, la industria muestra  una recuperación incipientemente y que cerraría el año con un 6% de crecimiento, una baja notoria en comparación con los niveles prepandemia.  

Estimó que la industria seguirá avanzando, pero son necesarias la certeza jurídica e inversión privada en los diferentes proyectos; “la certidumbre jurídica es fundamental, y con eso debemos seguir avanzando para invertir más dinero, que el gobierno acepte la inversión privada en proyectos públicos”.