El Gobierno de la Ciudad de México anunció la suspensión de actividades en 12 obras inmobiliarias por irregularidades en construcción, con el fin de atender reportes ciudadanos ante diversas anomalías detectadas en la autorización de 174 polígonos de actuación, los cuales se otorgaron en los últimos dos años de la anterior administración.

El procedimiento lo realizó la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) y el Instituto de Verificación Administrativa en las alcaldías Cuauhtémoc, Álvaro Obregón, Coyoacán y Benito Juárez.

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, afirmó que las construcciones han generado molestia entre vecinos y fueron autorizadas a través de la figura de Polígono de Actuación, es decir, una superficie delimitada del suelo integrada por uno o más predios para realizar proyectos urbanos mediante una autorización de Seduvi.

Sheinbaum destacó que en algunos casos las viviendas ya se encuentran habitadas sin que los ocupantes tengan conocimiento de las irregularidades, por lo que se llevará a cabo un procedimiento administrativo contra desarrolladores inmobiliarios, sin afectar a terceros, aunque no especificó los predios, compañías ni delegaciones afectadas.

Corresponderá a la Contraloría General de la Ciudad de México determinar las sanciones a los funcionarios públicos de la anterior administración que otorgaron las autorizaciones indebidas, o  que sea a través del Tribunal de Justicia Administrativa capitalino.

Hasta el momento son 48 irregularidades en 174 polígonos realizados entre 2017 y 2018, por lo que la Seduvi también realizará una revisión exhaustiva de estos polígonos de actuación durante 2016.

Por su parte, la nueva titular de Seduvi, Ileana Villalobos Estrada, señaló que se analizarán cada uno de los trámites para la construcción: “ (Seduvi) tiene la competencia para llevar a cabo estos trámites y, desde luego, recibir y registrar las manifestaciones de los polígonos de actuación, y en su caso, la autorización de este tipo de situaciones, ya sea las relotificaciones, cambios de uso de suelo, fusiones y subdivisiones, transferencia de potencialidad y, desde luego, el registro de las manifestaciones de construcción para la materialización de los mismos polígonos”.

Entre las irregularidades detectadas están la asignación de un mayor potencial de construcción, autorizaciones de mayores niveles de construcción y ampliación de la superficie de desplante, según un despacho de El Economista.