El CEO de Mira reconoció que la falta de claridad en las políticas públicas han propiciado una menor inversión de proyectos nuevos.

87 No me gusta5

 

El cambio de gobierno, tanto a nivel federal como local, y la posterior regulación que aplicaron al sector inmobiliario -particularmente de la Ciudad de México-, han propiciado una menor inversión de proyectos nuevos y una baja comercialización. Así lo considera Javier Barrios, CEO de Mira.

Añadió que esta situación ha detonado una incertidumbre en la inversión, que ha tenido implicaciones en la inversión de activos inmobiliarios; y de apatía del inversionista, del desarrollador inmobiliario. “Desafortunadamente ya se está permeando también al inversionista extranjero y a las Afores”; advirtió el CEO de Mira.

En entrevista con la revista Inversión Inmobiliaria, señaló que la confianza de los inversionistas en el sector se ha convertido ahora en el principal reto para volver a arrancar los motores del sector. En este sentido, Barrios indicó que el freno a la actividad inmobiliaria se refleja en una caída de 7.5% al PIB de la Ciudad de México; además de un fuerte impacto a la generación de empleos, seguridad y mejores condiciones de consumo.

“El PIB del sector inmobiliario es aproximadamente el 15%; el año pasado se estima que se fue a la mitad la actividad; sólo por la parálisis de la construcción, bajó 7.5%. Eso es gravísimo porque entras en una espiral descendente de la actividad económica”, dijo el vicepresidente de ADI.

A esta situación, se agrega que los desarrolladores enfrentan la problemática de la coordinación entre las dependencias de gobierno que regulan la actividad de la construcción, lo que al final se convierte en un obstáculo para agilizar nuevas obras. Javier Barrios ejemplificó que “tenemos un proyecto que llevamos dos años y medio en gestión; nos agarró el cambio de gobierno y ahora estamos en un entorno donde hay absoluta incertidumbre de cuándo va a salir”.

Impacto de la regeneración urbana

Indicó que Mira apuesta por la regeneración urbana como una manera de capitalizar la infraestructura existente en las ciudades en crecimiento; como México, Monterrey y Cancún. Por ello, los proyectos buscan rescatar espacios públicos, mejorar la movilidad dentro de la retícula urbana y la seguridad de las calles con proyectos que interactúan con la vía pública y fomentan la peatonalidad.  En palabras del CEO de la compañía, esta regeneración es una manera de contribuir a la Ciudad de México.