En América Latina se registraron cerca de 28 millones de metros cuadrados en el segundo semestre de 2020 (2S20), con volumen en construcción en proceso de ralentización.

2 No me gusta0

A lo largo del 2020 la incertidumbre fue la constante debido a la pandemia mundial, sin embargo, la vacuna contra el Covid-19 y las decisiones económicas que tomen los gobiernos en América Latina serán decisivas en el futuro próximo para poder establecer un plan de un crecimiento económico con vías de recuperación, principalmente en la industria de los bienes raíces.

En el reporte del cierre del año pasado para el mercado de oficinas en América Latina, realizado por Juan Flores y Diego León, de la división de investigación de mercados de Newmark, se destaca que la adaptación ante las restricciones fue la pauta a lo largo del 2020.

Se señala que el inventario de oficinas clase A en la región Latinoamericana registraron cerca de 28 millones de metros cuadrados en el segundo semestre de 2020 (2S20), con un volumen en construcción ralentizado.

Lo anterior, debido en gran parte, a las políticas gubernamentales impuestas en la mayoría de países y que dio un incremento en la tasa de disponibilidad en la región al pasar del 17.4% en el semestre pasado a 19.8% al cierre del 2020.

“En 2020 prevaleció la incertidumbre en el mundo y América Latina no fue la excepción; en el mercado de oficinas se registraron más desocupaciones que ocupaciones de inmuebles. (..) Hay optimismo en que una vez superada la etapa de vacunación y mayor confianza en la recuperación, se podría dar una mayor demanda de oficinas”, señaló Giovanni D´Agostino, presidente en México y director regional para América Latina de Newmark.

Ejemplificó que Costa Rica presentó al cierre del 2020, un inventario de 2,34 millones de metros cuadrados de área rentable total, un 4,2% superior al mismo periodo en 2019, con una tasa de disponibilidad del mercado A y B de 15,4%, debido a la migración de empresas a propiedades más eficientes y de mayor clase, así como por la demora en la negociación de nuevas condiciones de durante los últimos 9 meses del año, lo que dio una absorción bruta de 113 mil 400 m².

La absorción neta reportó -40 mil 450 m² y la tasa de disponibilidad ascendió a 4,8%, equivalente a 150 mil m². Es posible que en este 2021 se mantengan los ajustes de espacios, así como la migración hacia inmuebles más modernos y eficientes.

En el caso de Bogotá, Colombia, al cierre del 2020 el mercado de oficinas logró estabilizarse con un inventario de 1.9 millones de metros cuadrados, con una disponibilidad que aumentó el 0,9%, con respecto al tercer trimestre del año y cerró en 13%.

Este panorama se presentó por la liberación de espacios de oficinas debido a los cumplimientos obligatorios de las normativas aplicadas por el gobierno colombiano respecto a la emergencia sanitaria. Muchos arrendatarios decidieron entregar espacios, con lo que disminuyó la demanda y dio un giro a las prácticas del uso de oficinas, convirtiéndolo en un mercado más favorable para los intereses de los inquilinos.

El mercado de oficinas de Buenos Aires, Argentina cuenta con aproximadamente 2,51 millones de metros cuadrados totales de inventario Clase A y 1,59 millones de metros cuadrados rentables. El porcentaje de disponibilidad durante el último periodo del año cerró en 13,5% sobre el inventario disponible. La absorción neta del cuarto trimestre fue -40.444 m², arrojando una absorción bruta para el 2020 de -17.766 m².

En el caso del mercado de oficinas en Río de Janeiro, Brasil, a diferencia del tercer trimestre, que fue el mejor periodo del año para este mercado, el desempeño en el 4T no fue del todo prometedor, ya que se dio la desocupación de un buen número de oficinas; la absorción neta trimestral fue de -20.000 m² y resultó en una disponibilidad de 36,2%.

Para Santiago de Chile, el mercado de oficinas cerró 2020 con un escenario preocupante, más de lo que propietarios, inversionistas y ocupantes habían anticipado. La disponibilidad de oficinas Clases A y B aumentó en 1,7% para ubicarse en 6,4%. Se han observado a empresas de todos los tamaños reorganizando su estrategia inmobiliaria a largo plazo, pero también optimizando espacio y recursos en el corto plazo.

Al cierre del 2020, en Panamá se estableció en 1,74 millones de metros cuadrados de área rentable total, 1,1% superior al mismo periodo en 2019. La tasa de disponibilidad fue de 30,9% confirmando los efectos de varios excesos en el desarrollo de la oferta especulativa, demoras considerables en los tiempos de entrega de nuevo producto, y el impacto de la crisis sanitaria. La absorción bruta fue de 10.400 m², la absorción neta reportó -17.600 m² y la tasa de disponibilidad ascendió a 0,6%, equivalente a 28.000 m².

Finalmente, la Ciudad de México siguió de capa caída y nuevamente presentó puntos bajos históricos en algunos indicadores. Durante el último trimestre se registró la mayor cantidad de metros cuadrados disponibles desde que Newmark empezara a monitorear el mercado de la CDMX. Estos 1,38 millones de metros cuadrados desocupados vienen acompañados de una tasa de disponibilidad récord, que corresponde al 18,6% de los 7,44 millones de metros cuadrados que se tienen en el inventario clase A y A+.