Fondos y grupos extranjeros invirtieron 28,000 mdd en activos inmobiliarios en Estados Unidos en el 2020, un 31% menos que en 2019.

6 No me gusta6

Según un estudio, diversos fondos y grupos extranjeros invirtieron 28,000 millones de dólares (mdd) en activos inmobiliarios en Estados Unidos en el 2020, un 31% menos que en 2019 y la menor cifra de los últimos siete años.

El capital proveniente de fondos de Europa, Oriente Medio y África (Emea) fue el que experimentó una mayor caída al reducir sus inversiones en un 63%, mientras que los grupos procedentes de Asia-Pacífico y Canadá mantuvieron los niveles.

Entre los activos preferidos por los inversores internacionales estuvo el de la logística, que experimentó un alza de las inversiones del 36%. Los activos multifamiliares descendieron un 23% respecto al año 2019. La inversión en oficinas y retail también permaneció débil desde el inicio de la pandemia.

CBRE señaló que los inversores procedentes de Corea del Sur y Singapur, que destinaron un 48% más de recursos al mercado estadounidense el año pasado, apostaron por oficinas Prime en localizaciones de primer nivel, como San Francisco y Seattle, también por los activos logísticos.

Por otro lado, el capital saliente de Estados Unidos cayó un 29%, hasta los 41,600 mdd, el año pasado. La logística fue el activo favorito para el inversor americano, que destinó un 31% más a este vector, una tendencia que continuará en este año, retomó EjePrime.

Los activos multifamiliares mantuvieron su posición, con un descenso de apenas el 2% respecto al 2019. Y por primera vez el segmento logístico e industrial superó al de oficinas como activos de mayor interés para el inversor estadounidense en mercados internacionales.

Cabe destacar que pese a la desaceleración acontecida en el segundo semestre del 2020, Reino Unido continuó como el mercado extranjero más popular para los inversores estadounidenses, con transacciones por valor de 12,000 millones de euros (mde) en el 2020, un 10% menos que en 2019.

Los Países Bajos registraron un aumento del 25%, principalmente en activos multifamiliares. En los mercados de Japón y China también crecieron las inversiones. En Europa, los inversores estadounidenses se sienten más cómodos en mercados de la  Europa Central y Oriental.