Por ejemplo, Michael Burry, quien predijo la crisis suprime de 2008, indicó que Tesla, GameStop, bitcoin, dogecoin, Robinhood y el mercado inmobiliario estadounidense tienen excesos especulativos.

2 No me gusta0

Inversores importantes a nivel mundial, entre los que destacan Michael Burry, Jeremy Grantham, Jeffrey Gundlach, Leon Cooperman, Stanley Druckenmiller, Gary Shilling y Robert Kiyosaki, advierten sobre los efectos de una gran especulación que no podrá mantener los precios de los activos, debido a que el mercado está sobrevalorado, y aunado a ello, anticipan que vendrá un crack bursátil de grandes proporciones.

Por ejemplo, el inversionista Jeremy Grantham destacó que "todos los ratios que se utilizan para medir la valoración de los activos se encuentran en niveles preocupantes, al igual que los indicadores de riesgo especulativo y los volúmenes de compra, operaciones individuales y las cantidades de acciones de centavo". Para el también cofundador de la firma de inversión GMO, podría venir mayor pérdida de valor de los activos bursátiles que se haya visto.

Leon Cooperman, el multimillonario inversor y responsable de Omega Advisors, considera que, cuando el mercado tenga una razón para caer, "lo hará tan rápido que la cabeza nos va a dar vueltas (…) Todo lo que veo me hace tener precaución, tanto a medio como a largo plazo”.

Por su parte, Michael Burry, fundador del hedge fund Scion Asset Management y famoso por predecir la crisis suprime de 2008, indicó hace meses que Tesla, GameStop, bitcoin, dogecoin, Robinhood y el mercado inmobiliario estadounidense estaban "al rojo vivo" y con excesos especulativos, lo cual podría desembocar en la "madre de todos los accidentes", debido a que los inversionistas están codiciosos, especulan  mucho, asumen demasiado riesgo y luchan por rendimientos poco realistas.

En este mismo sentido, Jeffrey Gundlach, inversor y fundador de DoubleLine Capital, pronosticó que las acciones caerían más del 15% cuando llegue la recesión. El llamado rey de la renta fija predijo que muchos inversores minoristas sufrirán un duro castigo cuando las acciones presenten una corrección inevitable a la baja.

Stanley Druckenmiller, fundador de Duquesne Capital, indicó que el mercado alcista le recordaba al boom de las puntocom, pero advirtió que los precios de los activos podrían seguir subiendo durante un tiempo. "No tengo ninguna duda de que estamos en una manía desenfrenada en todos los activos. Tampoco tengo ninguna duda de que no tengo ni idea de cuándo va a terminar", advirtió el multimillonario.

Gary Shilling, el analista financiero que alertó sobre colapsos del mercado, cree que tanto las acciones globales como las criptomonedas viven un presente comparable a la crisis de los tulipanes de Holanda en el año 1600, debido a que las políticas expansivas de la Reserva Federal y al Tesoro de los Estados Unidos inflaron los precios de los activos financieros. Agregó que los temores a un repunte de la inflación son exagerados e instó a los inversionistas a mantenerse al margen del frenesí de compras ante lo que estima será el estallido de una nueva burbuja.

Finalmente, el empresario estadounidense, creador y fundador de Cashflow Technologies, Robert Kiyosaki, advierte de un devastador desplome del mercado e insta repetidamente a los inversores a comprar oro y plata. "El mejor momento para prepararse para una crisis es antes de la crisis. La mayor caída de la historia del mundo está por llegar. La buena noticia es que el mejor momento para enriquecerse es durante una crisis. La mala noticia es que la próxima caída será larga", escribió recientemente en su cuenta de Twitter.

Críticas uniformes a la FED

La forma de actuar de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) hace coincidir a varios inversores, que no dudan que se ha inflado el mercado y se fomenta la especulación.

Desde "sobreestimular los mercados y devaluar el dólar" (Kiyosaki), ser la "responsable del dogecoin, bitcoin y otras criptodivisas, todas especulaciones" (Shilling), "amenazar el futuro del dólar con sus políticas expansivas" (Druckenmiller), ser la culpable de que los inversores asumieran mayores riesgos (Cooperman), hasta "acusarla de que no hay nadie al volante desde hace tiempo" (Grantham).

Con información de El Economista de España.